POLÍTICA

¿Fueron de verdad albóndigas? María Chivite tendrá que informar con más detalle de su comida ilegal en el Palacio

Navarra Suma ha reiterado su pregunta después de que Chivite informara de manera vaga e incompleta sobre el menú y el coste de esas comidad. 

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, durante su comparecencia este martes en el Parlamento para informar sobre las razones por las que no ha cesado al consejero Manu Ayerdi tras el Auto del Tribunal Supremo por el que abre una causa penal para investigarle por los presuntos delitos de malversación y prevaricación. EFE/ Villar López
La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, durante su comparecencia este martes en el Parlamento. EFE/ Villar López

María Chivite tendrá que informar con más detalle de la comida ilegal que celebró el 17 de noviembre en el Palacio de Navarra mientras estaban vigentes todas las prohibiciones y más duras restricciones debido a la segunda ola de coronavirus que se vivía en ese momento en la Comunidad foral.

¿Fueron sólo albóndigas con arroz o el menú fue realmente más suculento? ¿Cuánto costó a las arcas de los navarros esa cita?

Este periódico desveló la comida que desde Salud Laboral calificaron como imprudente y no autorizada, a la que acudieron 12 personas mientras todos los bares y restaurantes estaban cerrados.

El vicepresidente Remírez trató de justificar esa grave irregularidad alegando que los "actos institucionales" estaban autorizados, si bien en ningún caso fue comunicada a los medios dentro de la agenda del Gobierno, ya que se trataba de una cita privada y opaca que se quiso esconder.

Tras una pregunta escrita del grupo parlamentario de Navarra Suma, se ha conocido que María Chivite organizó, al menos, otras tres comidas más en esas mismas fechas que tuvieron lugar con una delegación de un gobierno extranjero, con el rector de la Universidad de Navarra, con el presidente de la CEN. 

Sin embargo, la respuesta sobre la comida más numerosa, con 12 personas en el Palacio, no ha satisfecho a los regionalistas, que han vuelto a solicitar con el visto bueno de los servicios jurídicos del Parlamento que se concrete con detalle el menú de la comida y su coste. 

El Gobierno en su respuesta inicial había sido muy poco preciso en su respuesta, evitando en todo momento informar con detalle de lo que se degustó y del gasto para las arcas públicas. La comida no fue preparada por los servicios de restauración del Gobierno, sino que fue encargada a un restaurante de Pamplona, justo cuando estaban cerrados para el resto de ciudadanos. 

"El menú estándar que se degusta consiste habitualmente en verdura, legumbre, arroz o ensalada de primero y pollo, albóndigas, en general carne, de segundo. En cuanto al postre, fruta o lácteo. Con pan y café o infusión", había respondido el Ejecutivo, tratando de hacer creer que a la cúpula directiva de la empresa Acciona les sirvieron un poco de arroz con albóndigas en el Palacio de Navarra

En su respuesta, además, el Ejecutivo había evitado indicar sobre el coste exacto de la comida, asegurando simplemente que se imputaba a una partida del presupuesto que contempla atenciones protocolarias y representativas.

En cuanto a la parte de incumplimiento de la norma, sólo esa comida debería haber costado a todos los participantes unos 9.000 euros en multas, entre ellos 3.000 para la propia presidenta por ser la organizadora de la cita irregular.  En la comida también participó el consejero Manu Ayerdi, que junto al resto de personas debería haber sido sancionado con 600 euros de multa por la comida con personas no convivientes. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Fueron de verdad albóndigas? María Chivite tendrá que informar con más detalle de su comida ilegal en el Palacio