PREMIUM  SOCIEDAD

Los activistas expulsados del Sahara acuden al Parlamento navarro para pedir una respuesta política

Los miembros de la Asociación Navarra de Amigos del Sáhara han comparecido para reclamar la actuación del Gobierno español en el conflicto del Sahara occidental.

Los miembros de la Asociación Navarra de Amigos del Sáhara, María Pérez de Larraya, Iratxo Bakedano y Alberto Jolis, junto con Ahmed Ettanji. TWITTER AHMED ETTANJI
Los miembros de la Asociación Navarra de Amigos del Sáhara, María Pérez de Larraya, Iratxo Bakedano y Alberto Jolis, junto con Ahmed Ettanji. TWITTER AHMED ETTANJI  

Los tres activistas expulsados recientemente del Sahara Occidental han reivindicado en el Parlamento de Navarra que el Gobierno español intervenga para solucionar el conflicto saharaui, ya que según el derecho internacional España “es la potencia administradora del territorio”.

“Es el momento de actuar por parte de los políticos del Estado español y en toda Europa, porque el Sahara Occidental ha sido una colonia española”, ha destacado el activista Ahmed Ettanji. 

Ettanji, que comparecía junto a los activistas María Pérez de Larraya e Iratxo Bakedano a petición de todos los grupos parlamentarios, ha denunciado que “España abandonó al pueblo saharaui de una forma vergonzosa”, por lo que ahora “debe actuar para solucionar el conflicto y asumir sus responsabilidades jurídicas”.

“Pedimos a los políticos de Navarra y de todas las comunidades que presionen al Gobierno español para que asuma su responsabilidad para solucionar este conflicto, porque el sufrimiento del pueblo saharaui ha durado mucho, más de 40 años”, ha añadido.

Tras solicitar al Parlamento Foral que asuma la sentencia del Tribunal Europeo contra el expolio de los recursos naturales, ha demandado a la Cámara navarra “que haga una moción de reconocimiento de la República Árabe Saharaui Democrática”. 

Ettanji, que ha asegurado que la del Sahara Occidental es una “situación muy grave que cada día se deteriora más”, ha advertido de que Marruecos “está intentando eliminar totalmente la cultura saharaui”. 

En este sentido, ha alertado de una situación de bloqueo militar e informativo, para, a continuación, criticar la expulsión de 17 periodistas y activistas en dos meses, además de diversas detenciones de menores y mujeres, intervenciones policiales contra manifestaciones pacíficas e incluso dos asesinatos. 

También ha querido poner encima de la mesa la situación de los más de 60 presos políticos que sufren torturas, malos tratos y vejaciones por haber cometido el “único delito” de “revindicar la aplicación del derecho internacional en Sahara Occidental”. Según ha recordado, este “es un territorio ocupado por Marruecos que ha sufrido un genocidio y un crimen contra la humanidad”. 

Por su parte, María Pérez de Larraya ha denunciado que el expolio de recursos naturales mueve millones de dólares a la semana, pues Marruecos "expolia" desde caladeros de pesca hasta arena para playas europeas, pasando por sal para carreteras, flora y fauna autóctonas, gas, hierro, diamantes y oro, entre muchos otros elementos. 

Tras lamentar que éste “es un expolio diario y sin opción a que la población autóctona pueda trabajar en estas industrias”, ha aseverado que “el 70 % del expolio de los recursos naturales que sale de allá es comercializado en el Estado español”.

“Estos recursos naturales están manchados de sangre saharaui y de lágrimas de madres que quieren tener a sus hijos cerca”, ha lamentado, para denunciar que “Marruecos quiere hacer desparecer todo lo que sea saharaui, da igual si son personas, flora, fauna o ecosistema marítimo, pero sobre todo quieren eliminar la identidad saharaui”.

“No podemos dejar de recordar que este problema es político, es el Estado español quien en el 75 abandonó y entregó el territorio a Marruecos, que ha hecho todo esto con la complicidad de todos los gobiernos que ha habido en el Estado español”, ha añadido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los activistas expulsados del Sahara acuden al Parlamento navarro para pedir una respuesta política