• miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 16:29

 

 
 

REMONTE

El pamplonés Javier Urriza hace historia con su séptimo título en el torneo de Parejas

Junto a Jagoba Labaka se impone con apuros (40-37) a Imanol Ansa e Ibai Martirena en la gran final del campeonato.

Javier Urriza impulsa la pelota con rabia en la gran final del parejas. Foto Maialen Andrés.
Javier Urriza impulsa la pelota con rabia en la gran final del parejas. Foto Maialen Andrés.

Javier Urriza y Jagoba Labaka revalidaron el título del Torneo de Parejas después de imponerse por 40-37 a Imanol Ansa e Ibai Martirena en una final con más emoción que juego en el frontón Galarreta. El pamplonés Urriza se quita así la espina de la derrota en el torneo individual jugado en septiembre. La pareja campeona revalida el título conseguido las pasadas navidades.

Los ganadores llevaron la iniciativa en un partido revoltoso, pero los azules lograron empatar casi al final e incluso se pusieron 34-36 y 36-37 por delante. Al final, un error de Ansa a dos paredes, que se fue por pocos centímetros y la solidez de los colorados sentenciaron el partido con un parcial final de 4-0.

Es la séptima txapela para Urriza que se coloca como el remontista con más txapelas del Parejas. Iguala con Patxi Zeberio. Eso sí, Labaka es el primer compañero que repite txapela con el campeonísimo de Pamplona. Sus anteriores parejas fueron Lizaso, San Miguel, Etxeberria III, Barrenetxea IV y Larrañaga.

Esta vez para ganar el título tuvieron que sudar la gota gorda. El partido tuvo más trabajo y oficio que brillantez. Los zagueros estuvieron algo nerviosos y los delanteros llevaron la iniciativa y el mando del partido. Un mando que no tuvo dueño hasta el empate 1a 15. Las igualadas se sucedían hacia un lado u otro.

A partir de ese momento llegó un pequeño bajón de los azules. Ansa se tuvo que marchar al vestuario en un par de ocasiones por un tirón en el muslo que fue tratado por el masajista Bixente Artola.

Del empate a 15 se pasó a un peligroso 29-22 en contra de Ansa II-Martirena, pero demostraron que saben sufrir. A base de lucha, entrega y esfuerzo lograron no solo igualar el partido a 30, sino que se pusieron por delante por dos tantos en el 32-34 y 34-36. 

Los dos zagueros ya más metidos en el partido estuvieron mejor en el tramo final y algunos saques de Martirena fueron claves para ponerse por delante y varias defensas y dos pelotazos brillantes de Labaka permitieron por ejemplo el 35-36 que les metió de nuevo en la pomada. 

El Empate 36 llegó gracias a un pelotazo de Urriza, el 36-37 era de Ansa y el empate a 37 y el 38-37 fueron fruto de la solidez y el brazo del delantero de Pamplona. El 39-37 fue clave, ya que el dos paredes de Ansa se iba a la contracancha por centímetros. El 40-37 llegaba gracias a un pelotazo arrimada a la pared de Labaka. 

Al final los campeones se fundían en un abrazo y los perdedores les felicitaban sabiendo que lo habían intentado y luchado aunque sin premio. La mayor solidez de los colorados fue fundamental. Una vez más los que menos errores cometieron fueron los ganadores.

Destacaron más los delanteros con Urriza a la cabeza con 23 tantos y dos fallos. Buscó mucho a Martirena sabiendo la debilidad del zaguero azul en el rebote y le salió bien. Ansa también buscó mucho a Labaka y tuvo éxito ya que hizo hasta 21 tantos, pero también cometió seis errores que penalizaron mucho.

En la zaga Martirena estuvo más activo en una lucha también pareja. Labaka cuatro tantos en el peloteo, cuatro en el saque y cometió cuatro errores. La mayoría al inicio del choque. Martirena hizo también cuatro tantos en el peloteo, competió solo dos errores y con el saque hizo seis tantos por una falta de saque. 

Los cuatro protagonistas hablaron después para comentar que el partido no fue vistosos, pero quedaron a gusto por el partido realizado. Labaka aseguraba que estaba "muy feliz. Hasta el primer descanso me ha costado, luego estaba más cómodo, aunque el parón de Ansa por el problema muscular me ha enfriado".

"Me he salido del partido y lo he visto perdido, pero hemos reaccionado. Le dedico la victoria a mi madre y a mi padre". Urriza más experimentado citaba que "la solidez fue clave. Lo hemos sudado al máximo, pero sabe muy bien. Aunque no ha sido brillante las finales están para ganarlas". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El pamplonés Javier Urriza hace historia con su séptimo título en el torneo de Parejas