• domingo, 29 de mayo de 2022
  • Actualizado 07:39

 

 
 

PELOTA

Olaizola y Albisu se llevan con autoridad el torneo de San Fermín (22-14)

El inicio arrollador de los ganadores (12-0) marcó la final sanferminera, en la que Irribarria y Barriola consiguieron maquillar el marcador y Aimar Olaizola fue nominado mejor pelotari.

La pareja Olaizola y Albisu se llevan el torneo San Fermín 2016 frente a Irribarria-Barriola
La pareja Olaizola y Albisu se llevan el torneo San Fermín 2016 frente a Irribarria-Barriola

Desigual final del Torneo San Fermín, pero entretenida. El dominio de Olaizola y Albisu no encontró la contestación deseada en Irribarria-Barriola, que pese al desequilibrio de fuerzas plantaron cara y resultaron dignos finalistas. Además, entre aciertos propios y errores ajenos lograron arreglar el marcador, algo que se les puso muy cuesta arriba con la tanda inicial de los azules, que anotaron 0-12, algo que  les pesó como una losa. Destacó Olaizola en la dirección del juego, completada con 14 remates y se llevó el trofeo al mejor pelotari.

Si Aimar hubiese acertado con otros cuatro remates francos que se le marcharon fuera del frontis, su estadística habría sido apabullante. El goizuetarra, muy centrado, cogió la manija desde el primer momento, dispuesto a no dar tregua. Bien secundado por Albisu, que cuajó un gran partido, Olaizola marchó directo al cartón duodécimo con ocho remates y forzando los tres fallos de Irribarria y uno de los tres de Barriola. A continuación falló en un dos paredes que se fue a la contracancha y el partido tomó unos derroteros más igualados, pero sin poner en cuarentena el triunfo azul.

Los colorados se rehicieron y escalaron en el electrónico (3-12, 5-13, 6-14, 11-17, 14-20) en una pelea con nivel pero desigual, porque Irribarria tardó en encontrar su sitio, y nunca acertó a buscarle el hueco a Aimar. Dio muestras contadas del poderío de su golpe en dos rebotes y sus dos saques, pero solo doblegó adelante en tres remates claros al ancho. Además acusó nervios y cierta bisoñez. La pelota se le cayó al suelo en repetidas ocasiones camino de su primer saque, signo inequívoco del mal trago. En cambio, superado el bache inicial, Abel Barriola dictó una nueva lección en la zaga. En ningún momento perdió el sitio o el juego. Aguantó carros y carretas, Albisu no pudo ejercer sobre él un dominio claro. Cometió tres errores por puro derribo, y cubrió las carencias de su compañero. Fue muy aplaudido el leitzarra.

Las apuestas habían salido 100 a 40 por los azules, por lo que la cátedra no se equivocó. A lo largo de los 55 minutos de partido y 480 pelotazos nunca peligró la victoria de Olaizola-Albisu. Resultó premiada la labor individual del navarro, pero bien pudo merecerlo también la del guipuzcoano, muy serio a lo largo del torneo, sin fallar en ningún partido, marcando terreno en la zaga y permitiendo a Aimar jugar cómodo. Anotó una en el ancho, que pudo considerarse escapada pero que él celebró como una dejada en toda regla, y suyo fue el pelotazo que cerró la final. La pareja salió como favorita en la presentación del torneo, y no decepcionó. Cumplió expectativas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Olaizola y Albisu se llevan con autoridad el torneo de San Fermín (22-14)