PREMIUM  PELOTA

Iribarria revalida la txapela a base de pegada ante un Urrutikoetxea que le siguió el ritmo hasta el punto 18

Urrutikoetxea estuvo a punto, lo tuvo hasta la igualada a 18, pero a partir de ahí, fue prácticamente arrollado (20-22).

El pelotari Iker Irribarria (d) levanta el trofeo tras derrotar a Mikel Urrutikoetxea (i) en la final del Campeonato Manomanista 2019 que se ha celebrado en el Frontón Bizkaia de Bilbao. EFE/JAVIER ZORRILLA.
El pelotari Iker Irribarria (d) levanta el trofeo tras derrotar a Mikel Urrutikoetxea (i) en la final del Campeonato Manomanista 2019 que se ha celebrado en el Frontón Bizkaia de Bilbao. EFE/JAVIER ZORRILLA.  

Final trepidante, disputada, dura (285 pelotazos), con emoción, ritmo, juego y espadas en alto hasta el último pelotazo. Recupera la txapela Iker Iribarria tres años después (20-22), tras disputar el partido con fidelidad absoluta a su estilo de pegador. Anotó ocho tantos atrás, pero sobre todo tuvo sometido a Mikel Urrutikoetxea con su golpe para apuntillarle media docena de veces adelante. El ‘junco’ de Zaratamo sabía que se iba a encontrar y trató de impedir hacer su juego al azul, algo que no siempre consiguió. Llevó el peso del partido hasta el empate a 18, pero desde entonces, Iribarria fue un vendaval.

Los dos pelotaris se batieron de lo lindo, sin descanso a lo largo de una hora. Apenas fallaron (cinco veces Urruti, y seis Iribarria, dos de ellas de saque, un fleje y una pasa), que solo el tramo ultimísimo rompió la igualdad existente. Entonces el guipuzcoano de Arama tiró de potencia y desequilibró las estadísticas para acabar con 14 tantos finalizados, tres más que el vizcaino, que por otra parte anotó un saque menos (3), si bien exhibió repertorio más amplio en el juego.

Sabía Urrutikoetxea que su primer objetivo consistiría en no dejar su juego a Iribarria, que si acertaba con su golpe le iba a arrollar. Esto le obligaba a un trabajo ímprobo, a bajarle la pelota, rasearla y moverla continuamente de lado a lado de la cancha. Los dos son buenos pegadores, pero el golpe del guipuzcoano resulta más contundente. El ‘junco’ de Zaratamo consiguió su objetivo en buena medida, gracias a lo cual se anotó la tacada del partido, ocho tantos, pero lo pagó caro, porque su desgaste físico le pesó en el tramo decisivo, principalmente en forma de decisiones equivocadas que dieron vida y pelotas a Iribarria.

Remató primero Urruti (2-0) que, pese a la reacción de Iker (4-7), cogió ligeras ventajas (12-7, 15-10). Sin embargo le costaba excesivamente maniatar a su rival, que nunca le perdió el resuello y logró igualar a 15, 17 y 18. Entonces Iribarria, que basó su defensa en el aire, tanto en la volea como en el sotamano, además de en la buena forma física para llegar a los remates, soltó dos pelotazos y forzó a Urruti en una volea fallida, para ponerse en 21. Alia iacta est.

Con el 18-21 el partido pareció sentenciado. Al nuevo txapeldun se le veía más entero, mientras que Urruti no acertaba a dar velocidad a la pelota, ni a bajarla, ni a ponerla lejos. Una pasa en el saque dio aire al de Zaratamo, que con un saque-remate al txoko parecía intentar lo imposible, pero ahí quedó, en 20. Otro golpe de Iribarria le cogió a medio camino entre devolverla de sotamano o esperar al bote. Ni una cosa ni otra. Los nervios y el cansancio le nublaron. La txapela sigue en Guipúzcoa.

ESTADÍSTICA

Marcador: Urrutikoetxea 20, Iribarria 22

Frontón: Bizkaia de Bilbao. Lleno. Final del campeonato Manomanista entre el vizcaíno Mikel Urrutikoetxea, de rojo, y el guipuzcoano Iker Iribarria, de azul. Ambos la habían conquistado una vez.

Pelotazos: 285

Tiempo: 62 minutos y 23 segundos.

Marcador: 2-0, 2-2, 3.2, 3-3, 4-3, 4-7, 12-7, 12-10, 15-10, 15-15, 17-15, 17-18, 18-21, 20-21, 20-22.

Saques: 3 Urrutikoetxea, 4 Iribarria (con dos fallos, uno al fleje y una pasa).

Tantos hechos: 11 Urrutikoetxea, 14 Iribarria.

Errores: 5 Urrutikoetxea, 4 Iribarria.

Apuestas: A la par con tendencia favorable por el nuevo txapeldun.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Iribarria revalida la txapela a base de pegada ante un Urrutikoetxea que le siguió el ritmo hasta el punto 18