PREMIUM  PELOTA

Irribarria entra por la puerta grande en el Manomanista

Con su pegada sometió de principio a fin (22-13) a Urrutikoeetxea, a quien también supo apuntillar.

Iker Irribarria se proclama como el ganador más joven del Manomanista. ASEGARCE
Iker Irribarria se proclama como el ganador más joven del Manomanista. ASEGARCE  

Iker Irribarria pone su nombre en la historia del Manomanista, y desbanca a Rubén Beloki como campeón más joven de la modalidad, tras su contundente victoria (22-13) sobre Mikel Urrutikoeetxea. Ha nacido un campeón de apenas 19 años. El guipuzcoano supo llegar a la final tras eliminar a pesos pesados (Olaizola II, Bengoetxea VI) y se impuso en la final imponiendo su pegada, y apuntillando después al que era vigente campeón, que en ningún momento gozó la pelota. Incluso cuando atacaba miraba la espalda al nuevo txapeldun de Arama.

Al saque inicial se le concede mucha importancia en las finales, y desde el primer pelotazo gozó Irribarria, quien en el primer tanto dejó bien calaras sus credenciales. Atarás, atrás y atrás para acabar en un formidable dejada a la que no llegó Urruti.  El guipuzcoano anotó dos tantos atrás, pero sobre todo apuntilló adelante, en media docena de dejadas, un doble dos paredes, y una cruzada al ancho que cogió apurado en el txoko. También dejó un gancho. Vaya, que no puede decirse que ganó a base de pelotazos. Con ellos sometió a su rival, pero lo remató adelante, donde más duele.

Urrutikoeetxea no encontró manera de cambiar la dinámica del juego. Su botillero, Pablo Berasaluze, le llamó a la silla una y otra vez para cortar el ritmo del joven guipuzcoano, pero daba igual. No había manera. En ningún momento pudo imponer su juego. Anotó dos dejadas, un dos paredes,  un pelotazo atrás, dos ganchos desde el cuatro, pero nunca dio la impresión de controlar el juego. Todo lo contrario, sumaba sin convencer, sin dar sensación de poder revertir la situación. Ambos cometieron el mismo número de fallos (7).

Pese a jugar lejos del frontis, los dos abusaron del juego de aire. Quizás Urrutikoeetxea tendría que haber templado más para retomar la iniciativa, pero se empeñó en el sotamano, y en media docena de ocasiones llegó tarde a él desde muy abajo. El caso es que Irribarria se le subió pronto a las barbas al ya ex campeón, a quien el 2-9 inicial le pesó como una losa. Arriesgó y sumó tres, pero hasta la txapa se le volvió en contra. Dos veces le cantó la txismosa, y aunque se acercó y acortó distancias (8-12, 10-13, 13-17), el nuevo txapeldun se sintió cómodo con su juego y siempre caminó muy seguro hasta el cartón final. Media decoena anotó en la tacada final. Ha nacido un nuevo campeón

ESTADÍSTICA

Frontón: Bizkaia de Bilbao. Lleno. Final Manomanista.

Duración: 56 minutos, 20 segundos.

Pelotazos: 271.

Marcador: 0-1, 1-1, 1-3, 2-3, 2-9, 5-9, 5-10, n6-10, 6-11, 8-11, 8-12, 9-12, 9-13, 10-13, 10-15, 11-15, 11-16, 13-16, 13-22.

Saques: 3 Iribarria.

Tantos:  6 Urrutikoetxea, 12 Iribarria.

Errores: 7 Urrutikoetxea, 7 Iribarria.

Botilleros: Pablo Berasaluze con Urruti, Jon Aoezetxea con Iribarria.

Dinero: 60 a 40 por Iribarria.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Irribarria entra por la puerta grande en el Manomanista