PREMIUM  PAMPLONA

Asirón estrena la nueva decoración del Ayuntamiento borrando las referencias a los reyes y a España

UPN ha criticado el "sectarismo" de Bildu: "Ha sido una estratagema para retirar los símbolos de la identidad histórica de Navarra”.

El alcalde Joseba Asirón, recibe al primer grupo de personas que participan en una visita guiada a la nueva decoración del zaguán. MIGUEL OSÉS
El alcalde Joseba Asirón, recibe al primer grupo de personas que participan en una visita guiada a la nueva decoración del zaguán. MIGUEL OSÉS  

Joseba Asirón ha cambiado por unas horas el bastón de mando del alcalde de Pamplona para ejercer de guía por el edificio del Ayuntamiento, que mandó redecorar hace un año para suprimir unos retratos de los reyes de Navarra y de España del siglo XVI y un escudo borbónico de 1735.

Ante las críticas recibidas por el cariz político de su decisión, el alcalde de EH Bildu, que ya fue condenado por apartar las banderas de España del salón de plenos, ha defendido que su idea es "crear un espacio funcional y accesible, a la vez que se traslada un discurso unitario de Pamplona".

Desde la oposición, el grupo municipal de UPN ha criticado que “la nueva decoración de las zonas nobles del Consistorio no es más que un parche improvisado por Asirón para tapar el sectarismo con el que descolgó con mentiras los retratos de los reyes".

Los regionalistas han recordado que el 9 de agosto de 2016 Asirón decidió retirar estos cuadros con la excusa de unas obras de remodelación. “Se trataba en teoría de pintar las paredes y pulir los suelos, aunque luego se demostró que todo era una pueril estratagema para retirar los símbolos de la identidad histórica de Navarra”, han explicado los regionalistas.

Tal y como ha subrayado UPN, “han tenido que pasar 13 meses para que el alcalde metido a decorador haya inaugurado con gran boato unas estancias para las que no se le ha ocurrido nada más original que colocar carteles de San Fermín”. Los regionalistas consideran que “estas obras, obviamente entrañables y queridas por los pamploneses, serían en realidad más adecuadas para un centro cívico o cultural” y que “cambiar símbolos históricos del devenir de nuestra tierra a lo largo de los siglos por carteles de San Fermín degrada la zona noble del Consistorio”.

“En cualquier caso, podía haber sido peor porque podría haber decidido colgar en el zaguán del Ayuntamiento el cuadro de Xabier Morrás en el que hipócritamente aparece retratado como supuesto defensor de Navarra y que ya ordenó colocar en el Palacio del Condestable durante semanas”, han explicado.

Sin embargo, han afirmado que “lo importante no es lo que ahora se ha colocado sino lo que se eliminó hace 394 días y las razones por las que Asirón tomó esa decisión sin informe alguno que lo avalara”.

NACIONALISMO POR ENCIMA DE LOS PROBLEMAS DE LA CIUDAD

Según UPN, “Bildu y el alcalde no soportan la realidad institucional de Navarra, foral y diferenciada, pero integrada en España y por eso se empeñan en retirar cualquier símbolo que lo atestigüe como si con eso la cambiaran”. “Asirón descuelga símbolos, cuadros y banderas e impone ikurriñas, queriendo dibujar una realidad que sólo existe en su imaginación y que no responde más que a las obsesiones del 15% que le apoyó”, han criticado.

Para los regionalistas, “es verdaderamente triste que una persona tenga la fortuna de ser alcalde de su ciudad y que, en lugar de dedicarse a trabajar para solucionar sus problemas, ocupe su tiempo con la decoración y la hoja de ruta del nacionalismo más rancio”.

Por último, UPN ha explicado que sus concejales no han asistido a la inauguración de la nueva decoración decidida por el alcalde Asirón porque consideran que “no hay nada que celebrar salvo la opacidad y el secretismo con los que Bildu ha gestionado el cambio”.

“Hemos pasado 13 meses preguntando sin respuesta por los planes del alcalde, solicitando copias de los informes técnicos que aseguraron que motivaban la decisión y que finalmente no existen. No vamos a participar en un acto programado exclusivamente para alimentar el inabarcable ego de Asirón”, han concluido.

ASÍ ES EL NUEVO ASPECTO DEL INTERIOR DEL CONSISTORIO PAMPLONÉS

El zaguán de la Casa Consistorial de Pamplona cuenta desde este miércoles con nueva decoración presidida por una copia en vinilo de la representación manuscrita y policromada más antigua que se conoce del escudo de Pamplona y que data de 1598.

Junto a él, en las escaleras de acceso a la primera planta, se han colocado carteles históricos de San Fermín y en el vestíbulo, las llaves y las mazas de la ciudad y un facsímil que reproduce el documento original del Privilegio de la Unión. Estos elementos simbólicos hacen referencia tanto a hechos históricos sobre la fundación de la ciudad como a la cultura y a las fiestas, según ha precisado el Ayuntamiento en una nota.

Los elementos, que son bienes del patrimonio cultural de la ciudad de titularidad municipal, han sido elegidos por los servicios de Cultura y del Archivo Municipal con argumentos históricos y artísticos y, a pesar de su valor, "eran hasta el momento poco accesibles para la ciudadanía".

UNA LEYENDA SOBRE "POMPELON Y LA TRIBU DE LOS VASCONES"

El nuevo escudo, además de ser una representación manuscrita única y de gran valor plástico, ilustra el primer inventario de los documentos del Archivo Municipal, realizado en 1598. Está vinculado a un pleito abierto en 1596 por problemas en la implantación del sistema administrativo moderno de la ciudad.

Por tanto, es también símbolo de la renovación y el funcionamiento de la institución municipal. Bajo la imagen se puede leer un texto de Estrabon (64 a.C.-24 d.C) que dice 'Pasada la Jacetania, hacia el Norte, se encuentra la tribu de los vascones, donde hay una ciudad llamado Pompelon, que es como decir la ciudad de Pompeyo'. Hasta el año pasado la pared central del zaguán contaba con un escudo barroco de madera policromada procedente del Consejo Real de Navarra con las armas de la monarquía borbónica.

La presentación de la nueva decoración ha coincidido con la primer visita guiada a la Casa Consistorial dentro del programa conmemorativo del Día del Privilegio de la Unión y que ha contado con la participación del alcalde de Pamplona, Joseba Asiron.

En los dos espacios laterales del zaguán, hasta el año pasado ocupados por bancos y plantas, se ha reforzado el discurso histórico de Pamplona. En la parte izquierda se ha colocado un facsímil del Privilegio de la Unión de 1423 en una vitrina y en las paredes un texto del primer capítulo del Privilegio de la Unión y una serigrafía con una representación de los tres antiguos burgos de 1423 revisada por Juan José Martinena. El facsímil es el referente documental de la ciudad, como verdadera acta fundacional de la Pamplona moderna. Hasta la fecha solo podía consultase en el Archivo Municipal o cuando se exhibía con motivo del Privilegio de la Unión.

Las mazas y las llaves de la ciudad, que se encontraban en el despacho de Alcaldía en la llamada Planta Noble de la Casa Consistorial, se exhiben en vitrinas en el otro espacio del zaguán. Las tres mazas simbolizan el poder municipal y la importancia de Pamplona como cabeza del reino. Datan de finales del siglo XVIII o comienzos del XIX, reutilizando algún elemento de la primera maza elaborada en 1555.

En cuanto a las llaves, seis de ellas se corresponden con las seis puertas que tenía antaño la ciudad fortificada y la séptima, la de toriles, símbolo de las fiestas tradicionales de Pamplona y ejemplar del XVIII que presenta las armas de la ciudad. Las paredes de esta parte del zaguán se han decorado con otro texto del capítulo 3 de Privilegio de la Unión y con una serigrafía de la fachada de la Casa Consistorial con la traza realizada por Zay Lorda en 1755.

OCHO CARTELES HISTÓRICOS DE SAN FERMÍN DE GRAN TAMAÑO

Para decorar las paredes de ambos lados de la escalera noble se ha optado por una selección de carteles históricos de las fiestas de San Fermín obra de Manuel Salvi (1903), José Galiay (1904), Enrique Zubiri (1919), Javier Ciga (1920), Jesús Basiano y Carlos Landi (1929), Locadio Muro (1934), Pedro Lozano de Sotés (1941) y Mariano Zaragüeta (1958).

Son originales litografiados de época que cumplen las características necesarias para su exhibición permanente en el Ayuntamiento, garantizando su conservación y seguridad. Ofrecen una imagen de la ciudad a lo largo de más de 100 años, muestran la evolución y los avances de la sociedad pamplonesa (costumbres, vestimenta, actos...), suponen un testimonio visual de la entrada en la ciudad de la modernidad (especialmente a través de la llegada de la industria, la tecnología) y reflejan la propia historia contemporánea del diseño gráfico.

Esos carteles han sustituido a los cuadros de reyes de Navarra pintados en el siglo XVIII por Diego Díaz del Valle. Los carteles, que ofrecen una multiplicidad de mensajes y lecturas desde diferentes perspectivas, recuerdan a las fiestas de San Fermín, el evento de mayor proyección internacional de la ciudad y uno de los aspectos más queridos por las personas de Pamplona y más demandados por quienes nos visitan.

La nueva decoración ha recogido también elementos externos de diseño que potencian el resultado final del conjunto decorativo. Entre ellos, la sustitución de la lámpara clásica que preside el zaguán y que no tenía valor ornamental por una pieza de diseño moderno de iluminación led de bajo consumo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Asirón estrena la nueva decoración del Ayuntamiento borrando las referencias a los reyes y a España