SUCESOS

Enrique Maya responde a las amenazas recibidas: "No me van a amedrentar, es de gente de muy mala calaña"

El alcalde de Pamplona ha informado que se ha puesto en contacto con la UPNA.

Enrique Maya, alcalde de Pamplona. PABLO LASAOSA
Enrique Maya, alcalde de Pamplona. PABLO LASAOSA

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, no ha tardado en reaccionar a los ataques y amenazas que ha sufrido durante la mañana del lunes en la cuenta de Twitter de la UPNA.

Los mensajes ya no están en la cuenta de la UPNA, durante horas han permanecido en la red social.

Maya, ante el micrófono de Navarra Televisión, ha señalado que estaba en la junta del Gobierno cuando le han contado lo que estaba sucediendo en las redes sociales.

"Me he puesto en contacto con la UPNA y he hablado con el rector y el gerente. Me han dicho que se iban a poner manos a la obra", ha señalado.

Además, también ha querido agradecer la llamada del vicepresidente foral, Javier Remírez, el cual le ha manifestado su apoyo.

Sobre las amenazas que ha recibido, el alcalde ha señalado que se trata de "descerebrados y de gente de muy mala calaña" los cuales, a su juicio, no admiten las reglas democráticas.

"No le doy mayor importancia desde el punto de vista personal, pero sí se la doy desde el familiar. Para ellos es duro y desde luego que la denuncia va a caer en breve, hay que intentar pillar al que lo hace", ha informado.

Por último ha querido dejar claro un mensaje: "No me van a parar en el ejercicio democrático de mi papel como alcalde, porque la democracia se basa en la libertad. A mí esto no me va a amedrentar de ninguna manera", concluye.

No es la primera vez que sucede algo así. El pasado mes de agosto en la cuenta oficial del Ayuntamiento de Pamplona, en la red social de Twitter , fue hackeada para difundir mensajes contra Maya.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Enrique Maya responde a las amenazas recibidas: "No me van a amedrentar, es de gente de muy mala calaña"