• martes, 28 de septiembre de 2021
  • Actualizado 19:58

 

 
 

PAMPLONA

La enorme tabla periódica de la Plaza del Baluarte se traslada a otra ubicación en Pamplona

Tras permanecer en la Plaza de Baluarte durante 15 meses, los 118 cubos de hormigón cambian de escenario.

La tabla periódica gigante que se ha instalado en la Plaza del Baluarte con motivo de su 150 aniversario. GOBIERNO DE NAVARRA
La tabla periódica gigante que se ha instalado en la Plaza del Baluarte con motivo de su 150 aniversario. GOBIERNO DE NAVARRA

Llegó para convertir la Plaza de Baluarte en espacio de divulgación científica durante alrededor de treinta días y ha permanecido 15 meses.

Ha formado parte del paisaje exterior de Baluarte desde finales de mayo del pasado año y hoy toca despedirse de la exposición que representa una tabla periódica de grandes dimensiones, con un cubo de hormigón por cada uno de los 118 elementos químicos.

Fue la primera actuación del Convenio de la Ruta de la Ciencia firmado por Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Universidad Pública, NICDO y Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, coincidiendo con la proclamación de 2019 como Año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos por parte de la Asamblea General de Naciones Unidas.

La exposición se traslada a la explanada del Planetario de Pamplona, donde se instalará de manera permanente para formar parte de las actividades "periódicas" del centro.

Un nuevo escenario acorde con las circunstancias actuales y que permitirá al Pamplonetario realizar actividades en el exterior junto con el Jardín de la Galaxia y la observación de las estrellas.

Por medio de paseos científicos y talleres se podrán conocer algunas de las historias curiosas de cómo se ha ido entendiendo la tabla, qué son los elementos, de dónde vienen y cómo se descubren, así como realidades desconocidas de algunos de los elementos más comunes. 

La tabla periódica, realizada con 118 cubos de hormigón, de medio metro de lado, y con un peso total de más de 350 toneladas, es una de las más grandes que se conocen y conmemora los 150 años de la publicación de los trabajos del químico ruso Dmitri Mendeléyev.

Cada cubo de hormigón muestra información del símbolo de cada elemento, su número atómico, su distribución electrónica, y alguna de sus aplicaciones en cuatro idiomas, euskera, castellano, inglés y francés. Además, cada elemento dispone de un código QR que permite ampliar la información sobre el elemento y sus propiedades.

El Convenio de la Ruta de la Ciencia rubricado el pasado año tenía como finalidad extender el conocimiento científico a toda la población, así como potenciar un entorno favorable a la ciencia y la investigación. Además, el Convenio pretendía mejorar la percepción por parte de la sociedad del valor de la ciencia, la investigación y la innovación como motores del desarrollo económico y social, así como de la protección medioambiental


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La enorme tabla periódica de la Plaza del Baluarte se traslada a otra ubicación en Pamplona