PREMIUM  PAMPLONA

Caída y moratón en una villavesa: la denuncia de una pamplonesa sobre los peligros de la 'amabilización' del tráfico

La reducción de dos carriles para cada sentido a uno solo ha provocado las primeras situaciones de peligro en el centro de la ciudad.

Dos villavesas circulan por el centro de Pamplona.
Dos villavesas circulan por el centro de Pamplona.  

Reducir de dos carriles a uno la principal entrada al centro de la ciudad tiene sus riesgos; que se lo pregunten, si no, a Laura Arroba Izquierdo, una vecina de Pamplona de 41 años que no dudó en relatar en las redes sociales su indignación con los cambios de Cuenca y Asirón tras vivir un peligroso episodio que, afortunadamente, quedó en un susto en el interior de una villavesa.

Al parecer, según relata esta vecina de Pamplona, un camión de bomberos y una ambulancia necesitaban acceder al centro de Pamplona por una emergencia y, como consecuencia de la reducción de carriles, se vieron obligados a invadir el sentido contrario de la circulación provocando un brusco frenazo de la villavesa en la que viajaba, y que terminó con una chica joven por el suelo y un moratón para recordar la 'amabilidad' de estos cambios.

Ocurrió en el mediodía del viernes 1 de septiembre, sobre las 14.15 horas. Si bien es cierto que los cambios aún no habían entrado en vigor, las obras ya estaban prácticamente terminadas. Laura Arroba Izquierdo iba montada en la línea 3 en sentido Rochapea y el suceso se produjo en la calle Taconera.

"La villavesa iba llena. No quedaban asientos libres y la gente iba también de pie", ha señalado esta habitual usuaria de transporte público a este medio. El autobús se encontraba estacionado en la nueva parada montada por el Ayuntamiento, a escasos metros de la anterior, cuando los pasajeros observaron que se acercaba un camión de bomberos "con todas las señales puestas para indicar su urgencia".

UN BRUSCO FRENAZO PARA DAR PRIORIDAD A UNA AMBULANCIA

En este caso, no ocurrió nada. Los servicios de emergencia invadieron el carril contrario y pudieron pasar. Sin embargo, los problemas llegaron cuando la línea 3, en la que viajaba Laura Arroba Izquierdo, reanudó la marcha y en el carril contrario, por el que previamente había subido el camión de Bomberos desde Trinitarios, se encontraba otra villavesa (línea 16) bloqueando el paso para que los pasajeros accedieran al servicio. Un hecho que antes no ocurría al haber dos carriles para cada sentido.

En ese momento irrumpió una ambulancia que también llevaba las luces y las sirenas encendidas y, al invadir el sentido contrario para poder avanzar, provocó que el conductor de la línea 3 tuviera que dar un frenazo brusco. "Una chica salió volando contra mí hasta casi la mitad del pasillo", ha asegurado. Como resultado de ese choque, a Laura Arroba Izquierdo le salió un hematoma en el brazo "sin importancia". Sin embargo, la chica cayó al suelo del autobús comarcal.

"Afortunadamente era joven, pero podía haberse tratado de una persona mayor", ha explicado Arroba. La chica resultó ilesa tras este suceso que pudo haber sido más grave y que ha puesto de manifiesto los problemas de limitar a un carril los sentidos de circulación en el centro de Pamplona.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Caída y moratón en una villavesa: la denuncia de una pamplonesa sobre los peligros de la 'amabilización' del tráfico