PREMIUM  PAMPLONA

Aparcar más de 2 horas en el centro de Pamplona, misión imposible con el 'arcoíris' de estacionamiento

La zona naranja que permite estacionar hasta 24 horas previo pago ha quedado relegada a los barrios más alejados del Casco Viejo y el Ensanche.

Varios conductores sacan el ticket de aparcamiento en la nueva zona roja y verde de aparcamiento rotatorio en horario comercial en el Ensanche de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Varios conductores sacan el ticket de aparcamiento en la nueva zona roja y verde de aparcamiento rotatorio en horario comercial en el Ensanche de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY  

Aparcar en las calles del centro de Pamplona ya era casi misión imposible y desde esta semana es más difícil todavía.

La entrada en vigor de nuevas zonas de estacionamiento limitado ha generado gran confusión entre los vecinos y conductores y ha supuesto además la merma de aparcamientos naranjas cerca del centro de Pamplona.

La zona naranja es la única que permite a conductores no residentes en la zona aparcar por un periodo de más de dos horas, hasta un máximo de 24, previo pago del ticket correspondiente.

Tras el malogrado 'Plan de Amabilización' que impide desde hace un año circular por el centro de Pamplona sin una autorización por parte del Ayuntamiento, los alrededores del parque de la Taconera se habían convertido en una de las zonas más demandadas para acercarse con el coche hasta el Casco Histórico de la ciudad y que ofrecían la posibilidad de dejar el coche por un periodo superior a las dos horas.

Desde este pasado miércoles, 1 de agosto, la reorganización de la zona de estacionamiento limitado ha supuesto la desaparición de estas plazas naranjas que se encuentran en los exteriores de la Sociedad Deportiva Ciudadela y el Club Larraina.

Ahora estos aparcamientos se han transformado en zona verde, de forma que se reservan únicamente para el estacionamiento de vecinos de los sectores 1 y 2.

Parte de los aparcamientos de zona naranja, reconvertidos en zona verde, en los alrededores de la Taconera, la Sociedad Deportiva Ciudadela y Club Larraina. ARCHIVO

Los conductores que no vivan en el centro de Pamplona y necesitan ahora en esta zona deben hacer uso de los estacionamientos azules o rojos, aunque ambas cuentan con la limitación de que no se podrá aparcar por un tiempo superior a las dos horas.

A las zonas azules convencionales en el Ensanche y en parte de Iturrama y San Juan se suman ahora 110 nuevas plazas rojas que se han habilitado en las calles Navas de Tolosa, Estella, Arrieta, Amaya y Paulino Caballero.

Estos aparcamientos rojos funcionan como una zona azul, con pago de ticket por un máximo de dos horas, de lunes a viernes de 10 a 14 horas y de 16 a 20 horas, y los sábados de 10 a 14 horas; el resto del tiempo se reservan como plaza verde para residentes en los sectores 1 y 2.

Con la reducción de plazas naranjas, quien necesite aparcar más de dos horas no podrá hacerlo en el centro de Pamplona a no ser que opte por un parking. La otra opción pasa por buscar las zonas naranjas más próximas, que ahora quedan relegadas a los barrios aledaños al Casco Histórico y al Ensanche pamplonés.

Imagen de las zonas naranjas para estacionar hasta 24 horas en la zona San Juan y Ermitagaña. POLICÍA MUNICIPAL DE PAMPLONA

De esta forma, los conductores que busquen desde esta semana un nuevo aparcamiento para acudir al centro a trabajar, realizar compras o hacer recados que lleven más de dos horas deberán desplazarse a San Juan, Ermitagaña, Menebaldea, Iturrama, Milagrosa o la zona de la cuesta de Beloso.

El Ayuntamiento de Pamplona mantiene así varias calles con zonas naranjas de estacionamiento en el barrio de San Juan, como los alrededores de las dependencias de la Policía Municipal o las vías cercanas al parque de la Vaguada.

La Avenida de Barañáin es otra de las calles donde aún se mantienen varias plazas de aparcamiento naranja, así como Monsaterio de Vadoluengo y parte de Monasterio de Urdax.

Imagen de las zonas naranjas para estacionar hasta 24 horas en la zona de Hospitales y el barrio de Mendebaldea en Pamplona.

Otra opción para dejar el coche estacionado en la calle durante más de dos horas pasa por el barrio de Mendebaldea y sus zonas aledañas.

El eje entre la calle Ermitagaña y la calle Irunlarrea ofrece un buen número de aparcamientos de esta modalidad, aunque ya más alejados del Casco Histórico de la capital navarra.

Imagen de las zonas naranjas para estacionar hasta 24 horas en Iturrama. POLICÍA MUNICIPAL DE PAMPLONA

En Iturrama el color naranja de los aparcamientos convive con el azul, por lo que los conductores podrán encontrar aún algunas calles donde estacionar hasta 24 horas.

No se habilitan las zonas naranjas en las calles principales, aunque al menos una veintena de vías mantienen estas plazas naranjas.

Imagen de las zonas naranjas para estacionar hasta 24 horas en la zona de la Avenida Baja Navarra y el Seminario.

Además, la zona de Baja Navarra más cercana al edificio del Seminario sigue manteniéndose como aparcamiento naranja dentro de la parte del Ensanche más alejada del centro.

Las calles Valle de Egüés, Media Luna, Baztán y Valle de Roncal son otra opción para conductores que necesiten estacionar el coche durante horas en una zona que se acerca al centro de Pamplona.

La información detallada sobre las diferentes zonas de aparcamiento de Pamplona puede consultarse a través de un mapa habilitado en la página web de la Policía Municipal de Pamplona, aunque a 2 de agosto de 2018 los últimos cambios todavía no se han aplicado, como ocurre también en el mapa adjuntado en la web del Ayuntamiento de Pamplona.

Ante la falta de información, son decenas los conductores y vecinos del centro de Pamplona que se han mostrado indignados y han solicitado que se detalle con más rigurosidad dónde y a qué horas se puede aparcar en las zonas de estacionamiento limitado de la capital navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Aparcar más de 2 horas en el centro de Pamplona, misión imposible con el 'arcoíris' de estacionamiento