SOCIEDAD

Comienzan a repartirse las pantallas de protección impresas en Pamplona tras ser validadas por expertos

El Ayuntamiento de Pamplona dará a las 130 empleadas del Servicio de Atención a Domicilio mascarillas y protecciones impresas en la Casa de la Juventud.

Una trabajadora del tajo textil del Ayuntamiento de Pamplona cose una mascarilla. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA
Una trabajadora del tajo textil del Ayuntamiento de Pamplona cose una mascarilla. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA  

Las pantallas de protección 3D impresas estos días en Pamplona por particulares, instituciones y empresas han recibido el visto el bueno de los sistemas de calidad del Gobierno de Navarra.

En estos momentos más de 1.000 pantallas están usándose en hospitales centros de salud, residencias o unidades de barrio, según informa el Ayuntamiento de Pamplona.

Los resultados de esta iniciativa en red de particulares, empresas e instituciones, como el propio Ayuntamiento de Pamplona a través de la Casa de la Juventud, seguirán destinándose a cubrir las necesidades del Complejo Hospitalario de Navarra, la Clínica San Juan de Dios, los centros de salud de la ciudad o diversas residencias de ancianos, entre otros servicios.

La Policía Municipal de Pamplona se está encargando de su distribución una vez montadas y desinfectadas, según el Consistorio que indica que la distribución del material de seguridad se ha hecho cumpliendo los requerimientos del Colegio Oficial de Enfermería de Navarra.

Lo que se imprime, mediante un sistema de capas, es una ‘diadema’ que se fija a la parte superior de la cabeza y en la que se inserta una lámina de acetato transparente. El elemento se termina con unas gomas que ayudan a fijarlo al rostro.

El diseño fue inicialmente acordado por los makers de Navarra con el Colegio Oficial de Enfermería de Navarra; ahora este colegio profesional, junto con el de Médicos y el de Ingenieros Industriales, trabajan conjuntamente en un único diseño que homologue el Centro Tecnológico Naitec, una entidad que cuenta con experiencia en impresión 3D en el campo de los materiales sanitarios.

PROTECCIÓN PARA EL SERVICIO DE ATENCIÓN A DOMICILIO

El Ayuntamiento de Pamplona ha anunciado el reparto entre las 130 empleadas del Servicio de Atención a Domicilio (SAD) de mascarillas y pantallas de protección para evitar contagios por coronavirus.

Se trata de una medida transitoria, con los medios propios del Consistorio, hasta que el Gobierno foral suministre los equipos de protección adecuados, según precisa el Ayuntamiento en un comunicado, y añade que ha solicitado formalmente la equiparación de estas trabajadoras con el personal sanitario en lo que a dotación de medidas de protección se refiere.

Las trabajadoras recibirán mascarillas elaboradas en los distintos servicios municipales y que aunque no sean profesionales desde el punto de vista sanitario sí que suponen una primera barrera ante secreciones respiratorias y están además preparadas para poder incluir filtros de carbono.

A estas mascarillas se suman las pantallas faciales fabricadas en la Casa de la Juventud con la ayuda de impresoras 3D que han sido elaboradas siguiendo los estándares marcados por el Colegio Oficial de Enfermería de Navarra, compuestas por una fijación en forma de diadema y una lámina de acetato transparente que cubre el rostro.

El Ayuntamiento añade que dispone de "stock suficiente de guantes y geles hidro-alcohólicos" y reservas menores de batas y mascarillas desechables, por lo que prioriza su uso según lo establecido en la Orden Foral 130/2020 de medidas preventivas, aunque ha recibido diversas donaciones de material que ha puesto a disposición de sus servicios asistenciales (5.000 guantes, 100 buzos desechables y 70 mascarillas).

El Servicio de Atención Domiciliaria (SAD) es un recurso para personas en situación de vulnerabilidad confinadas en sus hogares, que carecen de los apoyos familiares oportunos y que requieren ayuda en las labores básicas del día a día, como su higiene personal y del hogar, lavado y planchado de ropa o comida, así como el acompañamiento educativo y preventivo, a centros asistenciales y de ocio, y la sensibilización del entorno familiar y vecinal.

Se trata de una prestación garantizada, recogida dentro de la cartera de servicios del Gobierno de Navarra, de ahí que su funcionamiento venga regulado por la normativa foral, que pretende que las personas con ciertas necesidades puedan permanecer en su entorno natural, su casa y su barrio, pero manteniendo una adecuada calidad de vida mediante apoyos externos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Comienzan a repartirse las pantallas de protección impresas en Pamplona tras ser validadas por expertos