PREMIUM  PAMPLONA

Lo que el agua se llevó: descubren en la limpieza de Santa Engracia restos de un antiguo puente

Los trabajos de limpieza tras la rotura de la presa del río Arga a su paso por Pamplona han permitido retirar 62 toneladas de hierro, piedra y hormigón.

Imagen del azud de Santa Engracia en el río Arga antes de acometer los trabajos de limpieza. IÑIGO ALZUGARAY
Imagen del azud de Santa Engracia en el río Arga antes de acometer los trabajos de limpieza. IÑIGO ALZUGARAY  

El Ayuntamiento de Pamplona ha retirado más de 62 toneladas de hierro, piedra y hormigón del cauce del río Arga a la altura del puente de Curtidores y la presa de Santa Engracia.

La intervención se ha desarrollado durante las dos últimas semanas con el objetivo de "naturalizar el lecho del río y evitar efectos no deseados en al geomorfología en ese tramo", según ha informado el Consistorio en una nota de prensa.

Asimismo, se han retirado restos de arbolado y ramas para prevenir su arrastre por la corriente y el consiguiente riesgo de que colapsen los ‘ojos’ de los puentes y otras estructuras de paso situadas aguas abajo.

Entre el material retirado, se encuentran varias piezas de piedra del antiguo estribo del puente del Plazaola, así como una de las piezas más voluminosas de hierro que lo cerraban.

Algunos de los materiales recogidos serán colocados en Trinitarios, en colaboración con la Asociación de Amigos del Plazaola, que se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento para poder conservar piezas del antiguo puente y colocarlas ‘in situ’ en la zona de pradera de la margen derecha del río Arga.

El derrumbe de la presa de Santa Engracia la pasada primavera dejó a la vista residuos ajenos al río, algunos incluso provenientes del derribo del antiguo puente de piedra por la crecida de 1930 e incluso coladas de hormigón de arreglos posteriores en la misma presa o en el Puente de Oblatas.

Además, debido al “efecto desembalse”, algunos árboles de gran tamaño que se encontraban en la primera línea del bosque de ribera, se habían derrumbado sobre el cauce. Los restos de madera no retirados se han dejado sobre el terreno ya que, según los técnicos, no suponen ningún riesgo sino que crean zonas interesantes para la fauna del río.

El Ayuntamiento de Pamplona inició a finales de diciembre una intervención para retirar todos esos elementos con maquinaria retroexcavadora y otros medios naturales y mecánicos, trabajando desde la orilla para no afectar al cauce.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Lo que el agua se llevó: descubren en la limpieza de Santa Engracia restos de un antiguo puente