PREMIUM  TIEMPO

La punta de la crecida del Arga no causa afecciones graves en la Cuenca de Pamplona

Tras las precipitaciones de nieve registradas durante el fin de semana, la AEMET ha activado la alerta naranja por el riesgo importante de que se produzcan aludes en los Pirineos.

Río Ulzama a su paso por el puente viejo de Arre (4). IÑIGO ALZUGARAY
Río Ulzama a su paso por el puente viejo de Arre (4). IÑIGO ALZUGARAY  

La punta de la crecida que experimenta el río Arga ha sobrepasado la Comarca de Pamplona esta tarde, con desbordamientos puntuales que no han causado afecciones graves. Por otra parte, tras las precipitaciones de nieve registradas durante el fin de semana, la AEMET ha activado la alerta naranja por el riesgo importante de que se produzcan aludes en los Pirineos, por lo que el Gobierno de Navarra ruega a quienes vayan a los montes de la zona que extremen la precaución para evitar posibles avalanchas.

La punta de la crecida llegará luego a Etxauri a final del día, con caudales de entorno a los 850-875 metros cúbicos por segundo, que podrán generar igualmente desbordamientos puntuales con algún posible corte de carretera, pero sin llegar a cascos urbanos.

También se ha activado el nivel de alerta en las estaciones de aforo de los ríos Arakil, Larraun y Ultzama, que están experimentando crecidas importantes y continúan subiendo sobre todo en el caso de los dos primeros, donde sus cauces están llegando al límite. No se esperan graves afecciones, pero el Gobierno de Navarra continúa vigilando sus caudales.

En la cuenca del Baztan-Bidasoa se ha activado en nivel de prealerta en las tres estaciones disponibles, Baztan en Erratzu, Baztan en Oharriz y Ezkurra en Elgorriaga. Sin embargo, a las 8 de la mañana se alcanzó el máximo en la estación de Erratzu, encontrándose la estación estabilizada y en proceso de descenso, por lo que no se prevén afecciones significativas en Elizondo ni en poblaciones aguas abajo.

En el resto de ríos, en especial el Aragón, no se van a registrar caudales importantes, pero la aportación del Arga junto con el resto de afluentes, hace que se esperen en el eje del Ebro a partir del martes caudales del entorno de 1.500 metros cúbicos por segundo, lo cual implica un seguimiento de las motas del eje del Ebro en Navarra, aunque estos caudales deberían ser soportados por las defensas.

A partir de mañana cesan las precipitaciones y se esperan temperaturas muy bajas el resto de la semana, con lo que la situación de los ríos mejorará notablemente, según apuntan desde los servicios de Protección Civil y de Economía Circular y Agua.

LLUVIA CONSTANTE

Cabe recordar que desde el pasado viernes 13 se han venido registrado precipitaciones de manera persistente en la mitad norte de Navarra, una parte de ellas en forma de nieve. El sábado se registraron precipitaciones débiles del entorno de 20 l/m2 en las partes altas de las cuencas pirenaicas, Arga y Bidasoa, con cantidades mucho menores en el resto de Navarra. Esto generó subidas moderadas en los caudales de los ríos de dichas cuencas, que ya habían experimentando la primera crecida del año el pasado miércoles 11.

El domingo entró un nuevo frente frío por el norte que se va a prolongar hasta hoy lunes y que ha generado precipitaciones mucho más intensas, superando ampliamente los 100 l/m2 en 24 horas en las cabeceras del ríos (120 l/m2 en Gorramendi y 125 l/m2 en Beruete) y del orden de 30-60 l/m2 en cotas medias, lo cual unido a un ligero ascenso de las temperaturas y de la cota de nieve, ha unido a las lluvias una fusión parcial de la nieve acumulada, por lo que se han generado crecidas en los ríos de las cuencas de Bidasoa, Arga e Irati.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La punta de la crecida del Arga no causa afecciones graves en la Cuenca de Pamplona