• sábado, 15 de mayo de 2021
  • Actualizado 00:47

 

 
 

PAMPLONA

Pamplona atiende en sus casas a más de 150 menores con dificultades de adaptación

Los menores que se benefician de la intervención presentan carencias en distintos ámbitos y/o conductas desadaptadas en una o varias esferas de su desarrollo.

Dibujo de una familia con dos hijos. ARCHIVO
Dibujo de una familia con dos hijos. ARCHIVO

El Ayuntamiento de Pamplona atiende cada año, en sus domicilios, a más de 150 menores que tienen dificultades para su adaptación personal, social y escolar.

En concreto, el Programa de Intervención Familiar (PIF) trabajó durante el año pasado con 165 menores y 117 adultos. La inversión municipal para esta iniciativa asciende a 663.134 euros y el contrato es gestionado por Kamira Sociedad Cooperativa de Iniciativa Social.

El Programa de Intervención Familiar comenzó a funcionar en 2003 y está destinado a familias en situación de dificultad social con menores entre 0 y 18 años, valoradas previamente por el Equipo de Atención a la Infancia y a la Adolescencia (E.A.I.A.) del Ayuntamiento por presentar varios factores de riesgo en un nivel moderado.

Los menores que se benefician de la intervención presentan carencias en distintos ámbitos y/o conductas desadaptadas en una o varias esferas de su desarrollo.

Las unidades familiares incluidas cuentan con factores de riesgo como falta de apoyo familiar, crisis del ciclo vital, problemas graves de salud mental, presencia de violencia de género, separaciones conflictivas o reconstituciones con dificultades en la relación e, incluso, familias que han estado en el programa y a las que se suma un nuevo menor.

PROFESIONALES

Como metodología de trabajo directa, se interviene en el espacio familiar para eliminar o disminuir los factores de desprotección y de dificultad de adaptación en niños, niñas y adolescentes.

El PIF también ayuda a progenitores y tutores legales porque la idea es trabajar de forma integral sobre el entramado de relaciones familiares para modificarlo y reducir las situaciones de dificultad y desprotección infantil.

De esta forma, la actuación especializada evita la separación de menor y familia o, si esta ya se ha producido, se rehabilita a la familia para que críe y cuide de forma adecuada, permitiendo que vuelvan los menores al hogar, desde el centro o familia de acogida donde se encuentren.

La intervención con cada familia se establece, en general, entre 4 y 7 horas semanales y de 18 a 24 meses, aunque se adapta a cada caso.

Los profesionales del programa, entre los que se encuentran especialistas en Psicología, Trabajo Social y Educación Social, establecen con la unidad familiar planes de trabajo personalizados para mejorar las competencias de los adultos de forma que sean capaces de afrontar las necesidades básicas de sus hijos e hijas, tanto las físicas y emocionales, como las cognitivas y sociales.

Durante el año 2020 el Programa de Intervención Familiar intervino en un total de 88 casos formados por 165 menores y 117 adultos. De las familias atendidas, el 57% eran monoparentales.

En cuanto a su procedencia, un 63% son población extranjera, el 32% son de origen autóctono, un 4% son de minorías étnicas y un 9% de procedencia mixta.

De la totalidad de los casos atendidos, la violencia de género es un escenario que está presente en un 18% de las familias.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona atiende en sus casas a más de 150 menores con dificultades de adaptación