• domingo, 25 de julio de 2021
  • Actualizado 20:53

 

 
 

PAMPLONA

El Programa de Intervención Familiar de Pamplona atendió el año pasado a 165 menores y 117 adultos

La Junta de Gobierno Local ha aprobado la primera prórroga de los dos programas con una inversión municipal de 970.000 euros.

Una niñera cuida a un niño durante las vacaciones de verano ante las dificultades de las familias para conciliar el trabajo y las vacaciones escolares. ARCHIVO
Una mujer juega con su hijo. ARCHIVO

El Ayuntamiento de Pamplona atendió, el año pasado, dentro del Programa de Intervención Familiar (PIF) a 165 menores y 117 adultos y en el programa Date una Oportunidad (DUO) a 42 mujeres y 57 menores. Este lunes, la Junta de Gobierno Local ha aprobado la primera prórroga de los contratos de gestión de ambos recursos con una inversión municipal de 970.859 euros.

El Programa de Intervención Familiar, que funciona desde 2003, se centra en atender en sus domicilios a menores que propone el Equipo de Atención a la Infancia en Dificultad Social (E.A.I.A.) del Ayuntamiento por presentar varios factores de riesgo en un nivel moderado.

Así, como metodología de trabajo directo, se interviene en el espacio familiar para eliminar o disminuir los indicadores de desprotección en niños, niñas y adolescentes. Para este año, se ha aprobado una partida de 663.134 euros y el contrato es gestionado por Kamira Sociedad Cooperativa de Iniciativa Social.

El programa DUO de atención integral de mujeres y sus hijos en dificultad social y/o con problemática de violencia de género comenzó su andadura en 1996. Las apoya y asesora para lograr su incorporación sociolaboral y que alcancen una mayor estabilidad, tanto en lo personal como en aspectos básicos de alojamiento o cobertura económica, siempre teniendo en cuenta la perspectiva de género, en coordinación con el Servicio Municipal de Atención a la Mujer. Kamira Sociedad Cooperativa de Iniciativa Social también obtuvo la adjudicación de este contrato. El presupuesto para este año es de 307.725 euros.

INTERVENIR EN EL ENTORNO FAMILIAR CON MENORES Y ADULTOS

Durante el año 2020 el Programa de Intervención Familiar intervino en un total de 88 casos formados por 165 menores y 117 adultos. Han causado baja 23 casos. De las familias atendidas, el 57% eran monoparentales. En cuanto a su procedencia, un 63% son población extranjera, el 32% son de origen autóctono, un 4% son de minorías étnicas y un 9% de procedencia mixta. De la totalidad de los casos atendidos, la violencia de género es un escenario que está presente en un 18% de las familias.

El PIF está destinado a población infantil y adolescente de 0 a 18 años, pero también ayuda a los progenitores y tutores legales porque la idea es trabajar de forma integral sobre el entramado de relaciones familiares inadecuadas para modificarlo y reducir las situaciones de desprotección infantil, ha informado el Consistorio. De esta forma, ha añadido, la actuación especializada evita la separación de menor y familia o, si esta ya se ha producido, se rehabilita a la familia para que críe y cuide de forma adecuada, permitiendo que vuelvan los menores al hogar, desde el centro o familia de acogida donde se encuentren.

MEJORAR LAS HABILIDADES DE HIJOS

La intervención con cada familia se establece, en general, entre 4 y 7 horas semanales y de 18 a 24 meses, aunque se adapta a cada caso. Los profesionales del programa establecen con la unidad familiar planes de trabajo personalizados para mejorar las competencias de los adultos de forma que sean capaces de afrontar las necesidades básicas de sus hijos, tantos las emocionales, como las cognitivas y sociales.

Los menores que se benefician de la intervención tienen perfiles con serios síntomas de desadaptación personal, social y escolar que hacen pensar en la existencia de un riesgo de desarrollo de conductas disruptivas. Las unidades familiares incluidas cuentan con factores de riesgo como problemas graves de salud mental, falta de apoyo familiar, presencia de violencia de género, separaciones o reconstituciones problemáticas o, incluso, familias que han estado en el programa y a las que se suma un nuevo menor.

PROGRAMA DUO

A lo largo del 2020, han participado en el programa Date Una Oportunidad 42 unidades familiares, compuestas por 42 mujeres y 57 hijos e hijas (30 chicas y 27 chicos). El programa contempla dos modalidades de intervención. La de residentes en la que las mujeres hacen uso de alguno de los 18 apartamentos municipales que el programa tiene adscritos con pisos compartidos y sin alojamiento en la que las mujeres permanecen en su domicilio.

En muchos casos, las familias pasan por las dos modalidades de intervención. El año pasado, 26 unidades familiares (26 mujeres y 38 hijos) hicieron uso de los apartamentos municipales. Las otras 16 unidades familiares (16 mujeres y 19 hijos) permanecieron todo el tiempo en sus domicilios.

El 62% de las mujeres llegaron al programa por haber estado en situación de violencia de género. Su media de edad es de 51,5 años (la más joven tiene 19 y la mayor 81) y la de su hijos de 9 años. La mayoría de ellas tiene un hijo. Un 67% proceden de fuera de España y la duración media de su permanencia en el programa es de 20,5 meses.

ATENCIÓN PSICO-SOCIAL Y EDUCATIVA

El objetivo de DUO es facilitar la gestión de atención psico-social y educativa de mujeres con hijos que deben afrontar solas, o con apoyos insuficientes, carencias en diversos ámbitos: el personal, el familiar, la precariedad económica, la escasa formación y desempleo o la precariedad laboral, y la falta de alojamiento. El Servicio Municipal de Atención a la Mujer (SMAM) se encarga de la derivación de las familias a este programa.

Para poder participar, las mujeres deben encontrarse en alguna de las siguientes situaciones: padecer violencia de género que no requiera especiales medidas de seguridad, pero sí una intervención dirigida a la recuperación de la propia mujer y de sus hijos; estar inmersas en procesos de separación con convivencia conflictiva o no apropiada para los hijos; encontrarse en procesos de abandono de la prostitución; necesidad de adoptar medidas de protección (separación) hacia los menores por la detección de indicios de maltrato o abusos sexuales por parte del progenitor; o mujeres gestantes o con hijos menores de cuatro meses que no cuentan con recursos económicos y de vivienda propios y que deben afrontar su embarazo y maternidad en solitario por carecer de apoyos familiares y/o sociales, o por resultar estos insuficientes.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Programa de Intervención Familiar de Pamplona atendió el año pasado a 165 menores y 117 adultos