PREMIUM  PAMPLONA

Los cajeros de bitcoins llegan a Navarra: estos son los secretos que esconden las monedas del futuro

Antes de que el bitcoin saltase a la fama, cuatro navarros que supieron ver sus oportunidades cuentan cómo funcionan estos cajeros que ellos mismos han diseñado.

El cajero de bitcoins
El cajero de bitcoins  

La fiebre de las criptomonedas ha llegado a Navarra, y lo ha hecho con tal fuerza que, desde hace poco más de dos meses, Recreativos Miravalles, el salón de juegos de la avenida de Sancho el Fuerte de Pamplona, lleva haciendo funcionar los dos primeros cajeros de bitcoins de la Comunidad foral.

Detrás de ellos se encuentra una estructura empresarial formada por cuatro navarros. Uno de ellos, el pamplonés Daniel Valdés, cuenta a Navarra.com en qué consisten.

Valdés comienza dejando claro que tiene experiencia como minero de la criptomoneda más popular de todas. Dicho de forma sencilla, 'minar' un bitcoin consiste en 'resolver' un problema matemático a través de un ordenador en el que, el primero en dar con la solución, se lleva una unidad de esta divisa digital.

Por otro lado, este problema matemático es una operación que sirve para gestionar las transacciones que se realizan con los bitcoins a diario en el mundo. De esta forma, se puede decir que es una moneda gestionada por los propios usuarios de la red (que son recompensados llevándose uno) y no por organismos centralizados, como ocurre, por ejemplo, con el euro.

El bitcoin fue creado en 2009. Por aquel entonces, su valor apenas llegaba al de un euro. Sin embargo, poco a poco fue ganando popularidad. En 2014 alcanzó un pico llegando a situarse en los 800 euros. Pero el gran salto se dio entre octubre y diciembre de 2017, cuando la moneda se disparó hasta rondar los 16.000 euros.

En estas fechas se desató la fiebre de los mineros. Numerosos usuarios y empresas comenzaron a adquirir potentes ordenadores para ser los primeros en resolver las operaciones matemáticas y hacerse así con varias de estas monedas (lo que, por cierto, hizo que los precios de los componentes de ordenadores, en especial de las tarjetas gráficas, se disparasen también).

Por otro lado, hay que aclarar que la historia de la 'minería' se puede comparar con la de la gallina de los huevos de oro: tiene un fin. Uno de los factores que hace tan codiciado al bitcoin es que tan solo existen 21 millones de unidades y, actualmente, ya se han minado 18, por lo que tan solo quedan 3 millones de estas monedas por 'descubrir' y poner en circulación.

Volviendo al tema central, Valdés llegó al mundo del bitcoin cuando 'todo era campo'. Empezó a minar hace casi una década, cuando tenía 22 años. Ahora, con 31, ya tiene tres empresas.

"Me introduje en este tema porque vi que los bitcoins eran rentables y que se podía hacer negocio a través de ellos. Finalmente creé mi empresa, que se dedica por entero a las criptomonedas, no solo al bitcoin, porque no hay que olvidar que existen 1.600 divisas digitales en el mundo", explica.

Tras ver y analizar las oportunidades de este mercado con sus socios, con quienes mantenía relación gracias negocios anteriores, iniciaron un camino que les ha llevado a abrir las tres empresas en Navarra en un periodo de dos años.

"Empezamos siendo dos y terminamos siendo cuatro. Por otro lado, las características de la legislación española sobre las criptomonedas, que está un poco en el aire, es el motivo de que el negocio esté dividido en tres empresas", apostilla.

Estas entidades son, Aurorablockchainsl, con la que están desarrollando su propia criptomoneda, Micryptobot, una sociedad que permite hacer trading automático (y manual) y, finalmente, Automatedcrytomachines. "Con esta última hacemos y fabricamos cajeros automáticos para bitcoin y máquinas de vending basadas en criptomonedas", continúa Valdés.

¿PARA QUÉ SIRVEN LOS CAJEROS?

Valdés cuenta que estos cajeros han sido diseñados por ellos junto a otra empresa colaboradora. Según afirma, "sirven para que cualquier persona pueda comprar y vender bitcoin", aunque especifica que, de momento, "solo funcionan con dinero en efectivo".

No obstante, afirma que ya están desarrollando una segunda versión de los cajeros 100% suya que va a permitir "comprar y vender cualquier criptomoneda a través de dinero físico y de tarjetas de crédito". Además, aunque de momento hay pocos y no llevan mucho tiempo, si la llegada de estos cajeros funciona, afirma que "prevén instalar unos 600 a nivel nacional".

"Estos cajeros tienen los beneficios de que te saltas todo el registro previo que conlleva una casa de cambio, porque lo puedes comprar en efectivo al momento. Es un proceso mucho más ágil", agrega.

Además, Valdés especifica que los cajeros están conectados a internet "y te dan todos los datos del bitcoin a tiempo real".

Por otro lado, el minero cuenta que estar en el bitcoin no implica necesariamente tener dinero. "El problema es que mucha gente cree que tiene que comprar el bitcoin entero. La realidad es que tú puedes comprar simplemente decimales de esta moneda. No es tarde para invertir. Uno puede probar metiendo 50 o 100 euros en esta moneda para iniciarse", argumenta. 

"Esto funciona como el mercado de bolsa tradicional, aunque su volatilidad hace que ganar dinero sea más fácil...o también perderlo, por lo que hay que invertir con cabeza", sentencia.

¿EL DINERO DIGITAL SERÁ LA TUMBA DEL EFECTIVO?

Valdés cree firmemente que a las criptomontedas (no solo al bitcoin, ojo), todavía les queda mucho camino por delante. Cuando se hizo con sus primeros bitcoins, su valor no llegaba a un euro, ahora su cada uno se compra por unos 7.000.

"Lo que le ocurre actualmente al mercado de las critomonedas es que es muy pequeño. Toda la capitalización del mercado sería el equivalente a lo que vale Apple hoy en día. Ahora mismo, todo el mercado de las 1.600 criptomonedas que existen vale trescientos cuatro mil millones, algo que es muy poco respecto al mercado de las divisas tradicionales. Esto significa que las criptomonedas tienen por delante mucha capacidad de expandirse", explica.

"Mi teoría es que el Bitcoin acabará siendo un refugio de valor, como el oro. Es una moneda limitada, actualmente hay dieciocho millones y el tope serán 21. Esto hace que, aunque sean divisibles, no sean suficientes como para que se normalice su uso en todo el mundo. No se podrán utilizar, por ejemplo, para comprar el pan. Creo que serán otras criptodivisas las que en un futuro se normalicen para realizar transacciones a diario porque serán mucho más numerosas", expone.

Por otro lado, Valdés augura que las monedas tradicionales, como el euro o el dólar, desaparecerán: "Las divisas tradicionales tal y como las conocemos van a desaparecer, pertenecen a un modelo totalmente desfasado. Si cada vez que necesitas dinero lo imprimes, este va valiendo menos. En cambio, la criptomoneda, al estar limitada y ser progresivamente más aceptada para ser utilizada en las transacciones, va a ir incrementando su valor".

"Una criptomoneda, al estar descentralizada y que no haya ningún ente regulador que diga el precio que tiene supone que se autoregula por el mercado", continúa.

En este sentido, Valdés señala que el normalizar el uso de monedas digitales permitirá al usuario tener el control total de la moneda, que dejará de estar en manos de los bancos. "Él decidirá como y cuando invertir, qué hacer con su dinero y si quiere cambiarlo a euros o no. Por otro lado, si desaparecen las divisas tradicionales porque se aceptan las criptodivisas para cualquier operación, también los usuarios podrán decidir a qué moneda cambiarla", concluye.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los cajeros de bitcoins llegan a Navarra: estos son los secretos que esconden las monedas del futuro