PREMIUM  PAMPLONA

El pleno pamplonés aprueba algunas modificaciones que regulan los locales de ocio sin la "satisfacción" de los vecinos implicados

Se pide que los locales cuenten con licencia de bar y no de cafetería, así como evitar la salida de ruidos por la noche.

Varios vecinos de la plataforma 'Convivir en lo Viejo' se manifiestan en la puerta del Ayuntamiento antes de la celebración del pleno municipal. ÍÑIGO ALZUGARAY.
Varios vecinos de la plataforma 'Convivir en lo Viejo' se manifiestan en la puerta del Ayuntamiento antes de la celebración del pleno municipal. ÍÑIGO ALZUGARAY.  

El pleno del Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado la modificación del PEPRI (Plan Especial de Protección y Reforma Interior) del Casco Antiguo con el que se regula, entre otros, la normativa referida a los locales de hostelería.

Se trata de una propuesta en la que la mayoría de los grupos municipales han coincidido en que “no satisface” a vecinos afectados ni a propietarios de locales hosteleros.

La modificación ha contado con el visto bueno de EH Bildu, Podemos, Geroa Bai e Izquierda – Ezkerra y la abstención de UPN y PSN.

Algunas de las medidas propuestas fijan que los locales de ocio se rijan por sus propias normas y no por las de cafeterías, como hasta ahora muchos establecimientos están llevando a cabo. Asimismo, también se pide evitar que el ruido salga al exterior para no perturbar a los vecinos de esta zona de Pamplona.

En el pleno ha participado como representante de la plataforma ‘Convivir en lo Viejo’, Javier Hualde, quien ha expuesto la “profunda decepción” al no ser aceptadas ninguna de sus propuestas sugeridas.

Hualde ha afirmado que al inicio “se abrió un periodo de esperanza cuando el pleno instó al equipo de gobierno a revisar las licencias y añadir una moratoria”. Sin embargo, ahora reclama “un nuevo pacto de ciudad” para equilibrar “con decisión y prontitud” todos los barrios de Pamplona.

En este sentido, el representante de la plataforma ha instado a “luchar por ese equilibrio que otros han destrozado y este Ayuntamiento no quiere reconstruir”, ha dicho.

El concejal de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, ha reconocido que restablecer el equilibrio se ha convertido en uno de los “grandes retos” que se planteó el denominado Gobierno municipal del cambio.

Sin embargo, ha alegado que el problema del ruido en el Casco Antiguo se trata de un conflicto antiguo y que “ya en 1987 se decía que era un espacio saturado de bares”.

Respecto a la nueva modificación, Abaurrea ha defendido el trabajo realizado por los técnicos y ha pedido “un voto de confianza” para la propuesta.

Por su parte, Iñaki Cabasés de Geroa Bai, ha defendido que “con la crisis se ha producido una degradación de establecimientos comerciales que ha provocado una proliferación de los locales de ocio”. En este sentido, Cabasés ha expuesto que la modificación del PEPRI conlleva unas afecciones pero que “no van a satisfacer plenamente a nadie”.

El concejal de Podemos, Alberto Labarga, ha asegurado que “a veces se le pide demasiado a la normativa y que probablemente no pueda resolver todos los problemas”, al mismo tiempo que se ha declarado “optimista”. Además, ha apuntado a que los conflictos “no son siempre por las actividades hosteleras sino también por el uso del espacio público”. Así, ha pedido trabajar con la ciudadanía a través de programas de educación, entre otras propuestas.

Maite Esporrín, de PSN, también ha coincidido con el resto en considerar que “no van a resolver los graves problemas que existen” en el Casco Viejo. Además, ha matizado que el Ayuntamiento está limitado para actuar en la modificación de los horarios de los locales de noche. “No los podemos modificar”, ha añadido. Así, ha instado a modificar “el ruido y la suciedad” que se genera en el centro de Pamplona para “mejorar la salud y el medioambiente”.

Además, los socialistas también han mostrado su rechazo a las “respuestas genéricas” que las personas que han presentado alegaciones han obtenido por parte del Ayuntamiento de Pamplona.

En opinión de Edurne Eguino, de Izquierda Ezkerra, han mostrado su compromiso por luchar por “el derecho al descanso” y ha destacado que la situación actual es producto de “la mala gestión de UPN en este sentido”. Eguino ha asegurado que ese mal comportamiento ha llevado al Gobierno municipal a aplicar una moratoria y ha confiado en que esta aprobación “sea el punto de inicio”.

Por su parte, el concejal regionalista Enrique Maya ha reconocido que “existe un problema evidente” en esta materia y se ha defendido de las criticas añadiendo que en su tiempo “la mayoría del pleno creyó que fomentar la actividad hostelera en el Casco Antiguo era bueno para fomentar la economía e impulsar la zona”.

Así, ha mostrado su disposición a sumarse a las diferentes medidas para lograr que el Casco Viejo mejore pero ha advertido que “no será un camino de rosas”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El pleno pamplonés aprueba algunas modificaciones que regulan los locales de ocio sin la "satisfacción" de los vecinos implicados