SOCIEDAD

La Navidad ya está en Pamplona: las calles del casco antiguo brillan con las luces más especiales

Los horarios se adaptarán a las restricciones sanitarias y se extenderán las noches del 24 y 31 de diciembre

El Ayuntamiento de Pamplona ha encendido este viernes la iluminación navideña en el centro de la ciudad, dos días antes de la fecha habitual. EFE/JESÚS DIGES
El Ayuntamiento de Pamplona ha encendido este viernes la iluminación navideña en el centro de la ciudad, dos días antes de la fecha habitual. EFE/JESÚS DIGES

 El Ayuntamiento de Pamplona ha encendido este viernes la iluminación navideña en el centro de la ciudad, dos días antes de la fecha habitual del 29 de noviembre, festividad de San Saturnino, y sin ningún tipo de acto convocado para evitar aglomeraciones por la crisis sanitaria.

Este año, ha indicado el consistorio pamplonés en un comunicado, el encendido de la iluminación navideña se ha adelantado "para aprovechar el fin de semana y también para engalanar la ciudad en una época en la que habitualmente se sale más a la calle, a pesar de las restricciones de este año por la evolución de la covid-19". A lo largo de la próxima semana se irá encendiendo también la iluminación prevista en los diferentes barrios de la ciudad.

El Ayuntamiento de Pamplona ha modificado el horario de encendido de la iluminación navideña para adaptarlo a las medidas que se han tomado de prevención y protección ante la Covid-19. El toque de queda establecido va a ser el que marque ese horario.

Así, las luces y la decoración navideña en calles, plazas y avenidas de toda la ciudad se apagarán a las 23,00 horas con carácter general y a la 1 de la madrugada las noches del 24 y 31 de diciembre y 5 de enero.

En general, destaca el Ayuntamiento de Pamplona, la propuesta para este año "resulta atractiva, llamativa y vistosa, con apuesta por una amplia variedad de formas y colores (blanco, azul, amarillo, rojo, rosa, verde, dorado y azul), ofreciendo en conjunto una alta sensación de luminosidad".

Los arcos que decoran las calles son también diversos en modelos y colores, creando una sensación de "descubrir" la ciudad iluminada y conocer todas las decoraciones.

Entre las novedades, están una gran bola 3D transitable en la plaza de San Francisco, de 5 metros de alto y 5 metros de ancho, un gran arco con guirnaldas en la Plaza de Libertad, nuevos motivos navideños en las fuentes de Merindades y Príncipe de Viana o la decoración especial para la fachada del Ayuntamiento, la Plaza Consistorial o la Plaza del Castillo.

La iluminación la ha llevado a cabo la empresa Iluminaciones Ximénez, adjudicataria del contrato licitado por el Ayuntamiento, que invertirá este año 156.337 euros.

Las luces, 100 % tecnología led, se han colocado en calles, plazas y avenidas de las principales zonas comerciales de Pamplona como Casco Antiguo y Ensanche, así como en otras de Martín Azpilcueta/San Alberto Magno, Iturrama, San Juan, Ermitagaña, Mendebaldea, San Jorge, Rochapea, Txantrea y Mendillorri.

En total, se han colocado 236 arcos lumínicos, a los que se unirán la decoración y luces de cuatro espacios emblemáticos como son la Plaza Consistorial, la fachada del Ayuntamiento, avenida de Carlos III y Plaza del Castillo.

La iluminación y la decoración navideñas permanecerán en la ciudad hasta el 6 de enero.

Este año, debido a las medidas establecidas para evitar la propagación de la pandemia, el belén del zaguán del Ayuntamiento tendrá un límite de aforo de seis personas.

La entrada se deberá realizar por la puerta principal y las salidas deberán efectuarse por la puerta lateral. Además, se ha señalado el recorrido que hay que seguir con flechas, y se han marcado las zonas donde se podrá parar a ver el belén para cumplir con el metro y medio de separación entre personas.

La representación, que evoca a la Pamplona del siglo XIX, sitúa al espectador en la entrada a la plaza por la calle del Carmen. En la zona central, junto a la fuente, se sitúa el nacimiento, tras el que se puede avistar la cuesta de Navarrería y la catedral de la ciudad, en cuyas escaleras está un canónigo mirando calle abajo hacia la escena principal.

El detalle con el que se ha elaborado esta escena hace que se aprecien perfectamente todos los detalles de la catedral, como las torres, las balaustradas o las campanas, entre las que se puede ver hasta el detalle del badajo de la campana María.

El espectador se encuentra a su derecha la fachada del palacio Marqués de Rozalejo, con una sola puerta central y dos grandes ventanas enrejadas a los lados (en lugar de las puertas con las que cuenta actualmente), tal y como muestran fotografías de la fachada del edificio de 1877. Por la calle de la derecha llegan los Reyes Magos, uno a caballo y los otros dos a camello, todos acompañados por un paje.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Navidad ya está en Pamplona: las calles del casco antiguo brillan con las luces más especiales