PAMPLONA

Pamplona pone fin a los 'líos' de papeles y simplifica sus relaciones con los vecinos a través de internet

Una nueva ordenanza impulsará la Administración Electrónica municipal para conseguir mayor eficacia y reducir costes y cargas administrativas.

Varias personas aguardan en una sala para poder realizar algún trámite municipal. IÑIGO ALZUGARAY
Varias personas aguardan en una sala para poder realizar algún trámite municipal. IÑIGO ALZUGARAY  

El Ayuntamiento de Pamplona ha promovido una Ordenanza para impulsar la Administración Electrónica municipal y lograr un funcionamiento "más eficaz, reduciendo cargas administrativas y costes de gestión".

La propuesta de ordenanza, resultado del trabajo llevado a cabo por un equipo multidisciplinar (asesoría jurídica, sistemas informáticos, personal de Animsa, Archivo Municipal y área de Igualdad), busca "facilitar la relación diaria de la ciudadanía con el Ayuntamiento, superando viejos esquemas de burocracia y trámites en papel, aumentando la transparencia, facilitando el control de la actividad administrativa y fomentando la coordinación con otras administraciones".

Cuando la nueva norma esté en vigor, la ciudadanía podrá elegir el cauce a través del cual se relacionará con la Administración. Será además una norma para simplificar trámites: la ciudadanía tendrá derecho a no presentar ningún documento que se origine en cualquier administración pública. Y se buscará además generalizar la identificación electrónica para las relaciones entre la Administración y la ciudadanía, relegando la necesidad de firma a los supuestos estrictamente tasados por la ley.

Estas son algunas de las principales novedades que recoge la propuesta de Ordenanza Reguladora del Procedimiento Administrativo Común y del Régimen Jurídico Electrónicos del Ayuntamiento de Pamplona, "una norma pionera que sitúa a Pamplona entre los primeros municipios en adaptar su marco a la Administración Electrónica".

La propuesta ha sido presentada este viernes en rueda de prensa por el concejal delegado de Transparencia, Innovación y Política Lingüística, Aritz Romeo, y la directora de la Asesoría Jurídica municipal, Mª Victoria Borja.

Según han indicado, "la nueva ordenanza se enmarca en el proceso de modernización que está impulsando el Ayuntamiento de Pamplona para convertirse en una administración del sigo XXI por su transparencia, administración electrónica, protección de datos personales, criterios sociales para la contratación pública e impulso de la innovación, entre otros ámbitos esenciales".

La propuesta, que será aprobada la semana que viene por la Junta de Gobierno Local, será sometida a un proceso de participación abierto a las aportaciones de la ciudadanía y las entidades asociadas. De forma paralela los grupos municipales también podrán hacer las aportaciones que estimen oportunas a través de los cauces internos del Ayuntamiento.

La previsión es llevar el texto resultante para su aprobación inicial al pleno del mes de noviembre, tras lo cual se abriría un nuevo trámite de información pública por el plazo de un mes para la formulación de reclamaciones, reparos u observaciones, de forma previa a su resolución y aprobación definitiva por el pleno, prevista para principios de 2019.

LA NUEVA ORDENANZA

La nueva Ordenanza viene a relevar a la actual Ordenanza de Administración Electrónica, que data del año 2010. La Ordenanza propuesta, además de adaptar la normativa reglamentaria municipal a la nueva regulación estatal vigente, desarrolla aspectos del uso de medios electrónicos, funcionalidades de la sede electrónica, precisiones sobre el uso de los diferentes medios de identificación y firma electrónica, entre otros aspectos.

El objetivo de esa nueva normativa pasa por "ofrecer a la ciudadanía una mayor seguridad jurídica en las relaciones con el Ayuntamiento de Pamplona, concretando, desarrollando y aclarando algunos aspectos de la normativa estatal".

La propuesta supone la realización de cambios internos en la Administración municipal, en la medida en que debe implantar los mecanismos para hacer efectivo este nuevo marco. Así, a nivel interno, el procedimiento debe ser íntegramente electrónico: el registro es electrónico y único, y registrará de entrada documentos originales electrónicos o copias auténticas de originales en papel; el expediente, que se impulsará de oficio y por medios electrónicos, es un índice electrónico que se compone de documentos electrónicos (pruebas, informes, dictámenes), tramitados y firmados electrónicamente; el archivo también será único y supondrá el almacenamiento por medios electrónicos, seguro y confidencial, de todos los documentos administrativos que se generen.

Desde el punto de vista de la tramitación de dichos expedientes, la clave es la firma electrónica, de todo el personal de la administración pública que tenga alguna responsabilidad en la tramitación del procedimiento. Junto con la firma electrónica asociada directamente a la persona, destaca la generalización de la actuación administrativa automatizada, a través de sellos de entidad, de órgano y de tiempo, esencialmente.

La administración electrónica se organizará de acuerdo a una serie de principios que detalla la ordenanza: el principio de servicio a la ciudadanía, el de simplificación administrativa, impulso de medios electrónicos, neutralidad tecnológica, interoperabilidad, confidencialidad, seguridad y protección de datos, transparencia, eficacia, eficiencia y economía, principio de cooperación y principio de participación.

Además, para la difusión de la información administrativa electrónica, se seguirán los principios de accesibilidad, el principio de exactitud de la información que se publique, el principio de actualización, el de garantía de protección de datos de carácter personal y el principio de consulta abierta de los recursos de información de acceso universal y abierto.

PRINCIPIO DE TRANSPARENCIA

Además de la nueva normativa de administración electrónica, en la elaboración de esta Ordenanza también se ha tenido en cuenta la Ley Foral 5/2018, de 17 de mayo, de Transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, que plantea el principio de transparencia como "un valor que ha de guiar la actuación de los poderes públicos de manera constante, modificando la forma de comportarse con la ciudadanía y de responder ante ella".

De este modo, y a fin de impulsar el principio de transparencia en la actividad pública municipal, la Ordenanza ha introducido todo un título, el XI, que regula la difusión y acceso de la información administrativa a través de medios electrónicos, como medio de garantizar y hacer efectivo el ejercicio de dicho principio.

La propuesta de Ordenanza Reguladora del Procedimiento Administrativo Común y del Régimen Jurídico Electrónicos del Ayuntamiento de Pamplona cuenta con doce títulos y 77 artículos, quince disposiciones adicionales, dos disposiciones transitorias y una derogatoria, que deroga la ordenanza de 2010, además de tres disposiciones finales.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona pone fin a los 'líos' de papeles y simplifica sus relaciones con los vecinos a través de internet