PREMIUM  PAMPLONA

Más de 1.000 pisos de un barrio de Pamplona se rehabilitarán tras el nuevo convenio con Nasuvinsa

La sociedad pública de vivienda y urbanismo también ha adjudicado la construcción y explotación de la central de calor que complementa la regeneración energética.

Imagen de un trabajador de la construcción con un casco y arneses como medidas de protección ante posibles accidentes laborales. ARCHIVO
Imagen de un trabajador de la construcción con un casco y arneses como medidas de protección ante posibles accidentes laborales. ARCHIVO  

El Ayuntamiento de Pamplona y la sociedad pública de vivienda y urbanismo, Nasuvinsa, han firmado este jueves la renovación del convenio de colaboración para impulsar la segunda fase del proyecto Efidistrict, de rehabilitación energética del barrio de Chantrea.

Esta nueva fase permitirá ampliar el ámbito de actuación al resto del barrio y casi duplicar las 644 viviendas que se han acometido hasta ahora.

Una vez finalizadas las primeras obras de rehabilitación acometidas en las agrupaciones de Orvina desde hace dos años, y habiendo movilizado una inversión de algo más de 13 millones de euros, el plan de intervención global de Chantrea abre otra etapa que casi duplicará las cifras iniciales, a lo se suma, además, la adjudicación de la construcción y explotación de la Central de Calor de biomasa que alimentará las redes de calefacción del barrio.

Para la segunda fase se han sumado ya otras 62 comunidades de vecinos que tienen acuerdo para ejecutar la rehabilitación energética de sus edificios, lo que supone duplicar así la treintena de comunidades de la primera fase. En conjunto suman un total de otras 1.065 viviendas, cuyas actuaciones movilizarán una inversión que está previsto que se acerque a los 25 millones de euros.

El director gerente de Nasuvinsa, José María Aierdi, y el concejal delegado de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, han firmado esta mañana la renovación del convenio para la Txantrea y han estudiado los planes de ampliación de Efidistrict, cuyo proceso participativo entre las comunidades de vecinos ha comenzado este mismo año.

De acuerdo con el compromiso suscrito, el Ayuntamiento de Pamplona aportará 96.000 euros anuales para colaborar, junto con Nasuvinsa, en la financiación de los equipos de gestión, en el mantenimiento de la oficina de Efidistrict en la calle Huarte 32 de la Chantrea, que permanecerá abierta para prestar servicio de asesoramiento, asistencia técnica y acompañamiento a la ciudadanía y a las comunidades del vecindario, así como en los gastos correspondientes a estudios y otras contrataciones técnicas.

EXTENSIÓN A OTROS BARRIOS

A partir del modelo de gestión de Efidistrict, que está contribuyendo a mejorar sustancialmente la calidad de vida de las viviendas de Chantrea, entre los años 50 y 70, y a transformar el tejido urbano del barrio, Nasuvinsa ha iniciado este mismo año un plan para replicar esta misma estrategia de rehabilitación energética en barrios de cinco municipios de la Comarca de Pamplona: Ansoáin, Barañáin, Noáin, Villava y Zizur Mayor.

A su vez, de forma complementaria al proyecto de rehabilitación energética y regeneración de la Chantrea, la central de biomasa del barrio es ya una realidad. La sociedad pública Nasuvinsa, después de haber impulsado el anteproyecto y estudio de viabilidad el pasado verano, acaba de adjudicar a la firma ENGIE Servicios Energéticos S.A. la construcción y explotación, mediante concesión, de la Central y Red de Calor Chantrea, con una inversión total de 14,3 millones de euros.

Actualmente, la empresa adjudicataria está redactando los proyectos definitivos para la consecución de las pertinentes licencias de obras, que se iniciarán este mismo verano, con la previsión de que la instalación esté ya funcionando a finales del próximo año 2020. A partir de este momento, la concesión de la explotación de la instalación y comercialización de la energía generada contempla un plazo de 25 años, durante los que la empresa abonará un canon anual a Nasuvinsa.

APUESTA POR LA BIOMASA COMUNAL

La Central de Calor Chantrea dará suministro a las comunidades de vecinos y a edificios dotacionales que se adhieran a partir de 2020. Estará alimentada al 90% por biomasa forestal como alternativa de energía renovable, una materia prima de origen cercano y de explotación sostenible.

Esta fuente alternativa implica ventajas energéticas por la centralización de la generación de calor y la reducción de la dependencia exterior; ventajas medioambientales por la reducción de emisiones GEI; y ventajas económicas y sociales por aprovechamiento de la masa forestal de Navarra como motor de desarrollo local en el medio rural.

Esta infraestructura forma parte de un proyecto seleccionado entre las acciones financiadas por el Programa Operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional 2014-2020 de Navarra por apoyo a la eficiencia, la gestión inteligente y el uso de renovables, todo ello en el ámbito energético. Supone una iniciativa pionera a nivel estatal tanto por su modelo de gestión público-privada como por sus dimensiones, ya que llegará a poder dar suministro a más de 4.000 viviendas de la Txantrea, así como parte de los municipios colindantes de Burlada y Ansoáin.

La central tendrá capacidad para ofrecer suministro energético a 2.000 viviendas y 8 edificios públicos en una primera fase, llegando hasta más de 4.000 viviendas en una segunda fase. Asimismo, el contrato de concesión establece que las tarifas de venta de energía generada con biomasa por parte del concesionario deberán ser competitivas respecto a las tarifas existentes, actualmente referenciadas al barril Brent de petróleo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Más de 1.000 pisos de un barrio de Pamplona se rehabilitarán tras el nuevo convenio con Nasuvinsa