Pamplona cambiará los recorridos de las villavesas e inaugurará un parking intermodal que conectará con el centro

Una villavesa en el Paseo de Sarasate de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Las obras para "amabilizar el centro" arrancarán tras San Fermín y el 4 de septiembre se empezarán a notar los cambios.

El 4 de septiembre será la fecha clave en la que el centro de la ciudad de Pamplona empiece a sentir una trasformación de la ciudad en lo que a tránsito se refiere. Entre las novedades, un nuevo parking para los ciudadanos ubicado en Trinitarios y conectado con el centro de Pamplona sustituirá la opción de aparcar en el centro, puesto que las calles más transitadas se blindarán al transito de los vehículos privados.  

Así se ha comunicado este miércoles al detalle desde el propio consistorio en rueda de prensa. Tal y como ha reconocido el alcalde, Joseba Asirón, el plan para la "Amabilización del Centro" pretende una reforma integral de Pamplona. Además de reducirse el tráfico del coche, se acercarán las líneas de las villavesas al Casco Antiguo y se priorizará al peatón y a las villavesas.

Estas, por su parte, sentirán importantes cambios en sus líneas y en sus recorridos. Los trabajos llevar a cabo estas adecuaciones comenzarán después de San Fermín y el 4 de septiembre serán claramente perceptibles, tal y como ha anunciado el Ayuntamiento. 

Son los principales ejes de este plan que se está tejiendo en el Ayuntamiento de Pamplona y que este miércoles ha añadido estas dos novedades de cara al tránsito ciudadano. El parking intermodal del que ha hablado Asirón se instalará en frente del aparcamiento de autocaravanas recién construido en Trinitarios. Contará con el transporte público para poder acceder al centro y acercar al ciudadano. Concretamente, los hará con las propias villavesas del Ayuntamiento y, más en detalle, con las líneas 3,21, 16 y 17. 

Además, la Policía municipal va a estudiar el aparcamiento de la Rochapea más cercano al Casco Antiguo y el nuevo proyecto de Santo Domingo. Uno de los dos podría destinarse también a la rotación con similares características al de Trinitarios. 

CAMBIOS EN LAS VILLAVESAS

Cuatro nuevas líneas de villavesas y que antes no lo hacían se acercarán al centro de la ciudad a partir de septiembre. Además de que se modificarán algunas paradas, se acercarán a Navas de Tolosa las líneas 4, 9 y 12. Además, la línea 9 mejorara su frecuencia de 12 a 10 minutos con un nuevo autobús. 

La 3 se acercará al Casco Antiguo al pasar por San Ignacio en vez de por la calle Estella. También por Sarasate. Habrá cuatro nuevas paradas de villavesa en la calle Navas de Tolos. Se enfrentarán dos a dos, unas frente al Parlamento y otras en la intersección con General Chinchilla. Serán para las líneas 4,9 y 12. También parará la 16. En Sarasate pararán la 3 y la 8 y la 15. 

Así, se habilitarán paradas a la altura de la calle Amaya Nº12 y de la avenida de Zaragoza nº 13, que no tendrán marquesina. 

Se establecerá la prioridad semafórica para los autobuses en la plaza de la Paz, de manera que giren desde la calle Yanguas y Miranda a la avenida de Conde Oliveto

SE ABRE EL CRUCE DE BAJA NAVARRA CON PAULINO CABALLERO

Además, se dará acceso a los autobuses directamente desde la calle Paulino Caballero a la avenida de la Baja Navarra, reduciendo en 33 giros a la hora el número de autobuses que ahora deben realizar este cambio de dirección en la plaza de Merindades y en 2 o 3 minutos la duración de los recorridos en transporte público, con una mejora del tiempo de viaje de los usuarios y de la velocidad comercial de la red.

Hasta ahora, unos borlados prohibían esta conexión. El cruce se ejecutará con un semáforo y se habilitará un paso de peatones semaforizado a la altura del número 8. 

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, el presidente de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, Aritz Ayesa, la directora de Proyectos y Conservación Urbana, Cristina Arregi, y el director de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Xabier Ibáñez, han presentado este miércoles estos cambios. 

DOS FASES DEL PLAN

El Plan se presenta en dos fases: la primera, la que se realiza a lo largo del presente año, tiene un presupuesto de 606.284,63 euros y se centra en las actuaciones básicas para la adecuación del espacio urbano del centro tanto a las peatonalizaciones previstas, como a los cambios de tráfico, ampliación de aceras, cambios de señalética, construcción de isletas, traslado de marquesinas y adecuación de los sistemas de control de acceso al Casco Antiguo (colocados ya de forma provisional y a modo de pruebas desde diciembre).

Cumplimentada esta fase, de la que se informará a la ciudadanía a través del buzoneo de documentación con los cambios, a partir de septiembre se abrirá un periodo de 6 meses de seguimiento, análisis y evaluación continua de los cambios realizados, plazo en el que se ajustarán las medidas para minimizar posibles afecciones negativas.

Estos cambios implicarán la reducción de cerca de 15.000 desplazamientos diarios en vehículos privados por el centro, la intervención directa en 12 calles y la creación de dos nuevos espacios de circulación vecinal. El resto de cambios previstos dentro del mismo plan, ya fueron comunicados por el Ayuntamiento de Pamplona anteriormente. Son estos.