SOCIEDAD

Obras en dos calles del centro de Pamplona: el Ayuntamiento las reurbanizará para peatonalizarlas

Acera y calzada quedarán a la misma cota, como en el resto de calles peatonalizadas del Casco Antiguo, y se invertirán unos 100.000 euros.

La comisión de urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona visita las obras de reurbanización de la Chantrea. PABLO LASAOSA
La comisión de urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona visita las obras de reurbanización de la Chantrea. PABLO LASAOSA

La semana que viene comenzarán las obras de reurbanización y repavimentación del final de la calle Ansoleaga y del primer tramo la calle San Francisco, hasta el convenio de Salesas, actualmente en rehabilitación.

La actuación consistirá en la transformación de ambos tramos a sección completa, pavimentando acera y calzada a una misma cota y generando una nueva línea de sumideros para la recogida de pluviales y para la recogida en la red de saneamiento de las bajantes de los tejados redes de saneamiento.

El presupuesto de estos trabajos asciende a 100.000 euros y el plazo de ejecución se ha establecido en dos meses. Con esta intervención, se visualizará de una manera más clara el carácter peatonal de la calle, eliminando las barreras arquitectónicas que suponen los escalones de los bordillos en las aceras estrechas actuales. Además, la igualdad de nivel entre calzada y acera homogeneiza la calle con el resto del Casco Antiguo (calle Nueva, Zapatería, Mayor, Jarauta…)

El tráfico de vehículos por las calles Ansoleaga, Campana y San Francisco se verá afectado durante los trabajos. Se prevé incluso que en algún momento de las obras sea necesario cerrar a la circulación la zona en la que se esté actuando. De esas modificaciones se irá dando cuenta conforme vaya avanzando la ejecución del proyecto, mediante la señalización de la propia obra, entre otros medios.

ACERAS MÁS ANCHAS

Las obras supondrán la demolición de parte de la calzada y de las aceras existentes para sustituirlas por una calzada central asfaltada de tres metros en la mayor parte del recorrido (no en vano la zona de actuación es una de las calles con tráfico de vehículos en el Casco Antiguo) y las correspondientes aceras, que se colocarán al mismo nivel que la calzada, y con tamaño variable según la zona. Estas se realizarán con un bordillo blanco que combine la pavimentación a base de losetas de 30x20 en color veteado acero.

La disposición de la nueva calzada permitirá la ampliación de las aceras actuales y la creación de pequeños espacios peatonales que se dotarán de bancos y elementos vegetales. Se mantendrán las plazas de aparcamiento actuales para personas con movilidad reducida, motos y la reserva de espacio de 10 metros de longitud para la Cámara de Comptos, además de los servicios existentes como los contenedores para la recogida de residuos.

Con la acera y la calzada a una misma altura es necesaria una nueva ubicación de los sumideros de recogida de aguas pluviales, que se colocarán ahora en el centro de la calle. Esta nueva disposición, junto con la recogida de bajantes de los edificios, generará la creación arquetas para un mejor funcionamiento y mantenimiento de redes. Esta mejora cuenta con la dificultad y curiosidad de una mineta de mampostería, que data de 1810, a la que se derivan las redes de pluviales y las bajantes de esa zona, y que el Ayuntamiento no quiere recargar con nuevas conexiones. La existencia de esa mineta y su mantenimiento exigen una especial delicadeza en la ejecución de los trabajos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Obras en dos calles del centro de Pamplona: el Ayuntamiento las reurbanizará para peatonalizarlas