• domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 12:43

 

 
 

SOCIEDAD

Pamplona construirá apartamentos tutelados para mayores de 60 años en Azpilagaña

El Ayuntamiento de Pamplona ha informado que también se han adjudicado casi 300.000 para reformar una escuela infantil y que estudiará posibles obras en el C.D. Larraina.

Un adjudicatario de vivienda de VPO recibe las llaves de su nueva casa tras un sorteo de viviendas protegidas ARCHIVO
Una persona sostiene las llaves de una vivienda. ARCHIVO

El Ayuntamiento de Pamplona y Nasuvinsa van a firmar un convenio por el que se levantará en Azpilagaña un edificio de apartamentos tutelados de protección oficial destinados al alquiler para personas mayores de 60 años. El edificio acogerá también un centro comunitario para el barrio y una jubiloteca, que tras la construcción quedarán de titularidad municipal.

Se levantará un bloque de nueve plantas con 36 apartamentos, de los que 34 tendrán dos habitaciones y dos, una habitación, ha informado el Consistorio pamplonés en una nota.

Gerencia de Urbanismo conocerá el miércoles el texto del convenio por el que el Consistorio pamplonés hará una cesión gratuita del derecho de superficie de la parcela y Nasuvinsa diseñará el proyecto, se encargará de llevar a cabo las obras y gestionará después el alquiler, que se reservará a personas empadronadas en Pamplona. Los criterios para la adjudicación serán conforme a los aplicados a las viviendas de protección oficial.

Está previsto que Nasuvinsa complete el proyecto y solicite licencia de obras a final de mayo o en el mes de junio. La parcela municipal objeto de la cesión del derecho de superficie está ubicada en la calle Río Alzania número 18, frente a la plaza Manuel Turrillas, junto a la Escuela Infantil y una zona verde.

De 510 m2, es de uso dotacional público, calificación que permite destinarla a residencia comunitaria. La jubiloteca tendrá una superficie útil aproximada de 280 m2 y el centro comunitario de 265 m2.

El plazo para la construcción del edificio y la obtención de la licencia de primera ocupación es de cinco años desde la firma de la escritura pública del suelo en favor de Nasuvinsa.

REFORMAS EN UNA ESCUELA INFANTIL

Por otro lado, el organismo autónomo Escuelas Infantiles Municipales de Pamplona ha adjudicado este martes las obras de la segunda fase de la reforma que se está acometiendo en la E.I. Goiz Eder. Se trata de trabajos que afectan tanto a espacios interiores, como aulas y talleres, como a espacios exteriores, con mejoras en la su accesibilidad.

Las obras las llevará a cabo la empresa Erki Construcciones Sostenibles S.L. por un importe de 297.717,14 euros, un 11,5% por debajo del precio de licitación, que fue de 336.744 euros.

Esta intervención está prevista que se inicie en julio, una vez que acabe el actual curso, y que se prolongue durante cuatro meses, ha explicado el Consistorio pamplonés en un comunicado. Parte de las obras se desarrollarán con el próximo curso ya empezado, aunque se han planificado los trabajos para que no interfieran en el correcto devenir de las clases con los menores.

Esta actuación da continuidad a la realizada durante 2020. En el caso de los trabajos en interiores, se trata de adaptar los talleres tanto en medianos como en mayores, tal y como se hizo en la primera fase en lactantes y caminantes.

Para ello se plantea la ejecución de un tabique separador con puerta anti-atrapa dedos y la disposición de los lavabos tanto de alumnos como de profesores.

Se colocará pavimento continuo de PVC en aquellos espacios que no cuenten con él como el aula de medianos y su comedor, así como la totalidad de los dormitorios. También se mejorarán los techos de aulas y comedores, proporcionando una mejor absorción acústica y un techo desmontable que permitirá un mejor mantenimiento.

Además, se procederá a la motorización de todas las ventanas de los dormitorios, a la sustitución de iluminación por equipos con tecnología Led y al pintado de las paredes de aquellas zonas donde se actúa.

Se incorporará el mobiliario necesario para la trasformación, consistente en unos muebles separadores entre aula y comedor que, aun siendo físicamente el mismo espacio, necesitan de dicha posibilidad de diferenciación.

Asimismo, en el entorno exterior del edificio, se procederá a la adecuación de los laterales de las plataformas de salida de lactantes-caminantes, construyendo la parte inferior de los vuelos de las rampas y cerrando por completo dichos laterales por medio de piedra caliza para evitar que los niños puedan entrar en dichos espacios.

Se construirán también desde cero las plataformas de salida de medianos y mayores, como réplica a las anteriores, en el lado oeste de la escuela. Se modificarán las carpinterías de acceso a dichas plataformas, para conseguir un acceso con eliminación de barreras físicas.

Para la utilización óptima de las zonas exteriores, se procederá al cierre de los espacios perimetrales del edificio que vuelan sobre el pavimento de grava y que en la actualidad han sido cerrados temporalmente mediante diferentes elementos, como cajas de plástico, policarbonatos o palés de madera.

También se prevé el cierre perimetral de la actual valla de cierre de la escuela, mediante bandejas de chapa perforada hasta la altura determinada por la normativa, para evitar riesgos de atrapamiento.

Finalmente, se plantean algunos cierres en espacios exteriores (jardines o superficies duras) mediante el mismo sistema actual de cierre de barrotes. Y se ejecutará una nueva cubierta de patio exterior que da continuidad a la existente, permitiendo una discriminación de grupos en el espacio exterior, debido al cierre parcial del mismo.

OBRAS EN LARRAINA

Por último, el Consejo de Gerencia de Urbanismo conocerá la aprobación inicial del estudio de detalle presentado por el Campo de Deportes Larraina, que plantea demoler algún pequeño edificio y modificar otros sin que eso suponga aumentar la edificabilidad total del ámbito.

El objetivo es adecuar el actual edificio de accesos a las instalaciones deportivas, cuya configuración ha quedado obsoleta e insuficiente para dar servicio a los socios con que cuenta actualmente el club.

El plan municipal establece que la superficie edificable máxima autorizada debe ser menor o igual que la actual. No se permite la ampliación, pero sí la sustitución. Teniendo esto en cuenta, el estudio de detalle plantea la demolición de algunas pequeñas construcciones existentes. Se trata de tres edificaciones anexas añadidas a los volúmenes principales. A cambio, amplía las edificaciones en idéntica cuantía en el espacio situado junto a la entrada al club, para agrandar el vestíbulo de acceso y la zona de taquillas y servicios. De esta manera, la edificabilidad no será superior a la de 2.993 m2 existentes.

El Campo de Deportes Larraina nació como club deportivo y de ocio en 1932, creando la primera piscina comunitaria de Pamplona. En los últimos años ha pasado de 1.000 socios en 2012 a 1.300 en 2016, lo que, según la documentación presentada en el estudio de detalle, ha permitido acometer diferentes actuaciones de mejora y renovación de las instalaciones, comenzando por el cambio total de la zona de vestuarios o zona de aguas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona construirá apartamentos tutelados para mayores de 60 años en Azpilagaña