SOCIEDAD

El acceso al Conservatorio Profesional en pandemia: alumnos de la Escuela Joaquin Maya vuelven a las aulas

Las sesiones afectan a 12 instrumentos, son bajo cita en espacios de grandes dimensiones y cumplen con las medidas de seguridad sanitaria.

Alumnos de la Escuela Joaquín Maya vuelven esta semana a las aulas para preparar el acceso al Coservatorio Profesional. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA (JESÚS GARZARON)
Alumnos de la Escuela Joaquín Maya vuelven esta semana a las aulas para preparar el acceso al Coservatorio Profesional. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA (JESÚS GARZARON)

Del 11 al 23 de junio están programadas las pruebas de acceso al Conservatorio Profesional de Música Pablo Sarasate. Como cada año, alumnos de diversos instrumentos de la Escuela Especial de Música Joaquín Maya han decidido presentarse a las pruebas del conservatorio, pero en esta ocasión, las 20 personas interesadas se han encontrado con la necesidad de hacer el preparatorio con sus instrumentos en una situación inusual marcada por las medidas sanitarias de seguridad decretadas durante el estado de alarma.

La peculiaridad de la enseñanza musical ha obligado a la dirección del centro a repensar sus dinámicas para estos días y, desde esa semana, algunas de las aulas más grandes (Aulas de lenguaje musical, aulas de ensayo de agrupaciones, Salón de Actos y Biblioteca) han reabierto sus puertas en horario reducido para el alumnado que se ha decantado por seguir su enseñanza musical de forma reglada. Hasta ahora, y desde marzo, toda la docencia de la escuela se había ido haciendo mediante sesiones on line.

El alumnado de la Escuela Especial de Música Joaquín Maya (calle General Chinchilla, 6) al que afectan estas pruebas son instrumentistas diversos: 3 de bombardino, 1 de clarinete, 1 de contrabajo, 5 de flauta, 2 de saxofón, 2 de trombón, 2 de trompeta, 2 de txistu, 2 de violín, 1 de violonchelo, 1 de acordeón y 2 de piano.

Solo puede acudir al centro con cita previa y en el horario prefijado por sus profesores, accediendo desde la entrada de la calle Padre Moret. Únicamente los músicos menores de edad podrán acudir acompañados al centro, siempre por un adulto que deberá quedarse fuera del edificio.

Las clases, como máximo, reunirán al alumno del instrumento, su docente y, en su caso, al pianista-repertorista. Todas las sesiones personalizadas, que son de una duración aproximada de 45 minutos, están teniendo lugar bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria: distancia física, uso de mascarillas –salvo los alumnos de instrumentos de viento-, desinfección de manos y pulverización higiénica entre ensayos, tanto de suelos, como de teclados y banquetas.

También se realiza de forma habitual la ventilación de los espacios, el acceso escalonado y la toma de temperatura a la entrada del edificio. Según las normas puestas hace días en conocimiento del alumnado, únicamente puede usarse el ascensor en caso de tener que trasladar instrumentos musicales de gran peso.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El acceso al Conservatorio Profesional en pandemia: alumnos de la Escuela Joaquin Maya vuelven a las aulas