PAMPLONA

Pamplona coloca la reproducción de una estela del siglo II con los primeros nombres de mujeres aparecidos en la ciudad

La estela fue localizada en 1895 en la calle Navarrería, pero su ubicación inicial pudo estar en la necrópolis sur de la ciudad romana, Pompaelo.

Inauguración de la reproducción de una estela del siglo II que recoge los primeros nombres de mujeres de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Inauguración de la reproducción de una estela del siglo II que recoge los primeros nombres de mujeres de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY  

El Ayuntamiento de Pamplona ha inaugurado este jueves en la Plaza Santa María la Real la reproducción de una estela del siglo II que recoge los primeros nombres de mujeres de la ciudad de los que se tiene constancia. Según ha señalado el Consistorio en una nota, la reproducción de la estela "responde al compromiso de recuperar para la memoria histórica de la ciudad la presencia y las aportaciones de las mujeres".

Así, señalan que "quiere ser un homenaje a las primeras mujeres que se conocen de la historia de la ciudad, las primeras que dejaron tallados sus nombres en piedra y con ello su voluntad de ser nombradas y recordadas". En el acto han participado el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, el concejal de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, y la concejala especial de Igualdad, Laura Berro. El ritmo del acto lo ha puesto la música de viola interpretada por María Fernández y la txalaparta de Hutsun Txalapartariak que acompañarán los bertsos de Alazne Untxalo.

Además, este jueves la arqueóloga María García-Barberana ofrecerá una conferencia a las siete y media en Civican en la que recordará cómo se vivía y se moría en la Pompaelo romana y cual era el papel de la mujer. Lleva por título ‘Pompaelo, sus costumbres funerarias y el papel de las mujeres en la Pamplona romana’.

ESTELA APARECIDA EN 1895

La estela fue localizada el 17 de octubre de 1895 en la calle Navarrería de Pamplona pero su ubicación inicial pudo estar en la necrópolis sur de la ciudad romana situada entre las calles Merced-Tejería-Labrit. Festa, Rustica, Stratia y Antonia son los nombres que aparecen en la estela, cuatro ciudadanas que vivieron durante los primeros años de apogeo de la Pompelo vascorromana del siglo II.

Allí habrían paseado por sus pequeñas calles enlosadas y porticadas, asistiendo a fiestas, comprando en el pequeño mercado situadlo en lo que hoy es el Arcedianato o utilizando las termas de la Mañueta o de la plaza del Castillo durante los días y las horas reservadas para las mujeres.

El libro ‘Ellas, las mujeres en la historia de Pamplona’ editado en 1998 por el Ayuntamiento, recuperó la información referente a esta estela romana documentada en el Boletín de la Comisión de Monumentos. Iturralde y Suit la dio a conocer por vez primera, pero la auténtica “editio princeps” es de Fita. Posteriormente, Taracena y Vázquez de Parga continuaron los análisis epigráficos e históricos y su posterior publicación. La estela se encontraba en bastante mal estado, fracturada en la base y bastante deteriorada. Quizás como consecuencia de haber tenido otros usos ajenos al origen de su construcción. Se encuentra custodia en el almacén de arqueología del Gobierno de Navarra.

En algunos estudios se señala que se trata de una inscripción funeraria, fechada en la segunda mitad del siglo II y dedicada a cuatro personas difuntas: a Sixtilio, a su madre o esposa Antonia, a su hermano Sereno y a su hermana, quizás llamada Stratia. El monumento fue erigido por sus herederas, puede que sus hijas, llamadas Festa y Rustica, quienes la costearon con sus propios recursos. Esta dedicatoria es en cierta medida original ya que lo más común es encontrar estelas dedicadas por el marido a la mujer o a los hijos, ya que estos eran los que poseían los medios económicos para hacerlo.

Según se recoge en la memoria técnica de la recuperación de la estela, Festa y Rustica pertenecerían a una familia de terratenientes, a una familia de clase alta o "casas fuertes locales" que quizás fueron las primeras en aculturizarse y adoptar formas de vida romanas a cambio de ciertos cargos en la administración local. Festa y Rustica pertenecerían a esta clase y poseían una considerable fortuna ‘heredes de suo’ (de su dinero) como para poder ofrecer una estela funeraria a sus familiares.

LA ESTELA, AL DETALLE

En 2013, en el pleno municipal celebrado el 7 de marzo se aprobó “iniciar un proceso liderado por el Consejo de la Mujer y enmarcado en el II Plan de Igualdad, que garantizara la participación de todos los agentes sociales que trabajan en la ciudad con temas de igualdad, con el fin de elaborar una propuesta encaminada a que ciertas calles, lugares, o edificios públicos de la ciudad lleven el nombre de mujeres, o de oficios de mujeres, que han tenido relevancia especial para la ciudad”.

Asimismo, se acordó utilizar como bases de la propuesta los diferentes libros y estudios publicados por el Ayuntamiento de Pamplona. Se constituyó un grupo integrado por asociaciones de mujeres, políticas y técnicas municipales denominado ‘Nombrar a las mujeres en la ciudad’ con el objetivo de recuperar para la ciudad y las generaciones futuras la memoria histórica de la que habían sido protagonistas muchas mujeres olvidadas en los reconocimientos y honores a lo largo de los años.

En febrero de 2016 y desde este grupo, la historiadora e historiador Ana Diez de Ure y Paco Roda presentaron la idea de colocar una reproducción facsímil de una estela funeraria en un espacio público que sirviera como homenaje a las primeras mujeres que se conocen de la historia de la ciudad. Según se recoge, los objetivos de esta propuesta eran visibilizar la aportación a la historia de Pamplona de estas vecinas y homenajear a las primeras mujeres vasco romanas en la historia de Pamplona.

La estela cuenta con relieves representados en el semicírculo superior: tres rosetones en el centro y un creciente de luna hacia arriba con una estrella de ocho puntas. Tiene unas medidas de 146x90x25,5 centímetros.

Su colocación en un lateral de la plaza Santa María quiere recordar la ubicación de la original en la necrópolis sur, que empezó a ser desmantelada en el siglo III para destinar la piedra a otros usos y construcciones que exigía el momento expansivo de la ciudad. La reproducción de la estela ha sido asumida por el área de Conservación Urbana y Proyectos del Ayuntamiento de Pamplona habiéndose desarrollado todo el proyecto de forma conjunta entre las dos áreas municipales, Igualdad y Conservación Urbana.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona coloca la reproducción de una estela del siglo II con los primeros nombres de mujeres aparecidos en la ciudad