• miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 00:19

 

 
 

PAMPLONA

Plantan unos 'exclusivos' árboles en una parcela municipal 'tomada' por huertas ilegales

En Echavacoiz se van a plantar 20 ejemplares de olmos ibéricos donados por el Ministerio para la Transición Ecológica para la mejora genética de esa especie.

Algunos de los veinte olmos plantados en esta zona de Echavacoiz. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA
Algunos de los veinte olmos plantados en esta zona de Echavacoiz. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA

El Ayuntamiento de Pamplona está procediendo a la reforestación de las parcelas de Echavacoiz que hasta hace un par de meses ocupaban de forma ilegal trece huertas de ocio. A través de plantaciones de arbustos y de arbolado, se pretende recuperar una zona de paseo que une Echavacoiz Norte con la parte sur del barrio. Ayuntamiento y Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico van a colaborar para plantar en esas parcelas 20 ejemplares de olmo ibérico (Ulmus minor), que forman parte del programa nacional de conservación y mejora de los recursos genéticos de los olmos ibéricos.

Se calcula que hace 30 años que comenzaron a ocuparse esas parcelas con huertas ilegales. Son terrenos tipificados como viario público municipal, además de una parcela próxima al río Elorz (parcela 2358). En ese tiempo las personas que han estado haciendo un uso privado del espacio municipal han eliminado sin control alguno la vegetación de la zona, quitando arbustos y árboles, han instalado tuberías y motobombas para obtener agua del río y han obstaculizado el camino con diferentes materiales de desecho y residuos. 

Tras el desalojo las huertas, se están llevando a cabo labores de restauración del espacio, en una superficie que ronda los 3.000 metros cuadrados. Como la ocupación del suelo no se correspondía con los límites de la propiedad, lo primero que se ha realizado es un deslinde previo a la restauración. A continuación, se han empezado a realizar los trabajos de adecuación del terreno para, posteriormente, llevar a cabo la plantación. Se actúa para crear un marco de plantación de ocho metros en el vial y formar dos alineaciones a ambos lados del camino central. La densidad de plantación será de 0,4 árboles por metro cuadrado y la de arbusto, de uno por cada metro cuadrado.

Entre las especies que se plantarán se encuentran los veinte olmos resistentes a la grafiosis que se han solicitado al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD). El Ministerio pone a disposición de las entidades locales siete clones de olmos seleccionados, resistentes a esta enfermedad, que forman parte de un programa de investigación para la mejora de sus recursos genéticos. La restauración se completará con la plantación de otras especies arbustivas y de más arbolado de la serie de vegetación potencial asociada al clima de Pamplona, como roble pubescente, encina, arce, abedul, nogal, serbal y la propia de ribera, fresno y alisos y entre los arbustos, bardaguera, lonicera, viburnun, crataegus y pacharán para potenciar la biodiversidad.

CONSERVACIÓN Y MEJORA DEL OLMO IBÉRICO

Ante el grave problema de la grafiosis agresiva (Ophiostoma novo-ulmi), que ha diezmado las poblaciones de olmos en España y en todo el mundo, el entonces Ministerio de Agricultura y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), iniciaron en 1986 un programa de colaboración para intentar revertir la situación. El objetivo fue conservar los recursos genéticos que se estaban perdiendo e iniciar un programa de mejora genética clásica para la selección de individuos resistentes, como la mejor alternativa a largo plazo para la supervivencia de los olmos.

La conservación de esos recursos genéticos de los olmos ibéricos se realiza mediante la propagación (por semillas o estaquillas) de los ejemplares seleccionados en campo y su posterior plantación en bancos de conservación. Estas plantaciones permiten el estudio de otros aspectos biológicos y ecológicos. Se trata de bancos de conservación ex situ en los que están representados ejemplares de todas las especies de olmos y todo su ámbito de distribución en España, con la intención de no perder la diversidad genética de los olmos ibéricos, aspecto que en la naturaleza no está garantizado.

El programa de mejora en sus comienzos se centró en incrementar la baja resistencia a la grafiosis del olmo común (Ulmus minor) mediante su cruzamiento con otras especies de olmos asiáticos, que son resistentes a la enfermedad. Pero al observarse que, aunque muy escasos, ciertos ejemplares autóctonos mostraban resistencia en los ensayos, el programa priorizó la mejora de olmos de origen exclusivamente ibérico con el fin de formar una base genética suficiente para recuperar la presencia de los olmos comunes en el paisaje rural.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Plantan unos 'exclusivos' árboles en una parcela municipal 'tomada' por huertas ilegales