PAMPLONA

Una calle de Pamplona estrena el nuevo aparcamiento en 'espiga invertida': así tienes que dejar el coche

Se ha puesto en marcha en el tramo de la calle Cuesta de la Reina entre la avenida de Bayona y la plaza de la Audiencia de Navarra. 

Nuevo aparcamiento en
Nuevo aparcamiento en "espiga invertida" en la calle Cuesta de la Reina de Pamplona. MIGUEL OSÉS  

Los conductores que durante estos días hayan transitado por las calles del barrio de San Juan de Pamplona habrán podido observar un cambio significativo en las plazas de aparcamiento de la Cuesta de la Reina.

Se trata de una modificación en la señalización horizontal que obliga a los coches a aparcar su vehículo de una manera muy distinta a la que hasta ahora se conocía en la ciudad.

Hasta la fecha, en Pamplona las plazas de aparcamiento estaban pintadas para aparcar en línea, el coche queda alineado de forma paralela a la acera, o en batería, con el eje frontal hacia la acera y ligeramente inclinado en la mayoría de los casos. 

Sin embargo, los técnicos municipales de Pamplona han implantado ahora un nuevo sistema que ya se conocía en otras ciudades y que se denomina de "espiga invertida". Los vehículos se aparcan justo al contrario que en batería, marcha atrás. Esto exige señalizar antes la maniobra a los vehículos que circulan inmediatamente detrás para dejar el coche justo con el 'morro' en el sentido de la circulación. 

El consistorio de Pamplona ha tomado esta medida aprovechando las obras del carril bici de la avenida de Bayona buscando así también un mayor y mejor aprovechamiento del espacio. En los pocos días desde que se implantó el sistema, los usuarios han aparcado correctamente de una manera poco acostumbrada en la capital navarra. 

Los expertos en Seguridad Vial mantienen que este tipo de aparcamiento al revés de lo que hasta ahora se conocía genera muchos aspectos positivos. Por ejemplo, los vehículos que retoman la marcha desde el aparcamiento tienen mejor visibilidad al salir en el sentido de la circulación, evitando accidentes e incluso atropellos que ocurren con la incorporación marcha atrás. 

También se considera una mejora para descargar el maletero, que siempre quedará ahora junto a la acera, no en la carretera de la circulación. Además, en esta posición del vehículo los niños cuando se bajen del coche tendrán el freno de las puertas para caminar siempre hacia la acera, sin el peligro de que salgan a la vía de circulación. 

Este sistema de aparcamiento en "espiga invertida" se ha utilizado ya en otras ciudades, incluso algunas localidades de Navarra también los han probado con éxito. Algún técnicos mantienen que este tipo de aparcamiento supone un ahorro de superficie del 10% en cada plaza por el tipo de maniobra necesaria. 

También se considera que este tipo de aparcamiento reduce la velocidad en las ciudadades, ya que obliga a frenar, parar y maniobrar para aparcar, al contrario de un aparcamiento en batería de cara, que es casi inmediato. 

Los expertos reconocen que unos de los puntos débiles del estacionamiento en "espiga invertida" es la reducción de la visibilidad para encontrar plazas libres, debido a la nueva disposición de los coches, por lo que se recomienda su implantación principalmente en vías sin mucho tráfico. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una calle de Pamplona estrena el nuevo aparcamiento en 'espiga invertida': así tienes que dejar el coche