PAMPLONA

Oleada de bajas médicas en una huelga encubierta en Policía Municipal de Pamplona a 5 días de San Fermín

Descontrol absoluto en el cuerpo dirigido por Bildu, el jefe desaparecido y escasez de efectivos para las patrullas de tráfico y proximidad en la calle. 

Jesús Munárriz, jefe de la Policía Municipal de Pamplona, junto a Aritz Romeo, concejal de Bildu, Joseba Asirón y Xabier Ibáñez, director del área nombrado por Bildu. PABLO LASAOSA.
Jesús Munárriz, jefe de la Policía Municipal de Pamplona, junto a Aritz Romeo, concejal de Bildu, Joseba Asirón y Xabier Ibáñez, director del área nombrado por Bildu. PABLO LASAOSA.  

A sólo 5 días de San Fermín agentes de la Policía Municipal de Pamplona ha comenzado una huelga encubierta con decenas de bajas médicas por cada turno de trabajo que ha impedido patrullar con normalidad desde la tarde del jueves

Ni el área de Seguridad Ciudadana, controlado por Bildu, ni el Ayuntamiento de Asirón, han informado de lo ocurrido, a pesar de que más de 30 policías, de forma súbita, han llamado para informar al trabajo que se encuentran enfermos y que no acudirán a trabajar. 

Un ley impide a los cuerpos de policía hacer huelga, por lo que han utilizado la fórmula de la enfermedad para, perfectamente sincronizados, torpedear los turnos del servicio de calle, algo que afecta a los servicios de tráfico y de proximidad. 

Según ha podido conocer este medio, los turnos se han tenido que reorganizar con mandos, personas que han doblado turno, etc, dejando por ejemplo otros servicios, como denuncias, retén, etc, con sólo un policía.

Fuentes internas de Policía Municipal han indicado que, a pesar de que el jefe de Policía Municipal, Jesús Munárriz; y el director de área, Xabier Ibáñez, ambos nombrados por Bildu, estaban al corriente de lo que iba a suceder, ni siquiera se han interesado durante la tarde del jueves ni llamaron al jefe de sala para interesarse por la organización de los turnos, que se recompusieron como pudieron.

Habitualmente patrullan la ciudad entre 3 y 6 coches patrullas, llegando hasta 8 en momentos álgidos, como por ejemplo se espera este fin de semana presanferminero en Pamplona. Sin embargo, si la huelga encubierta continúa, la Policía Municipal apenas dispondrá ya de dispositivos para cubrir todos los turnos, menos a sólo unos días de la semana más exigente del año, con encierros, actos y noches de San Fermín. 

REIVINDICACIONES QUE NO CESAN

Las reivindicaciones y el mal ambiente generado por determinados sindicatos no han cesado en el cuerpo municipal en los últimos años. A pesar de que estos mismos sindicatos y la oposición en su momento (Bildu, Geroa Bai, I-E) agitaron toda la responsabilidad contra los anteriores gestores de UPB, un año después de la llegada de Bildu al consistorio la situación sigue igual y no tiene visos de cambiar. 

Destaca entre las más activas en estas medidas de protesta permanente en Policía Municipal la misma agente que no hizo el control de alcoholemia a la edil de Cultura, Maider Beloki, antes en APM y ahora en un nuevo sindicato, Sipna. A pesar de que no tiene representación, UGT le invita a participar en las reuniones y mantiene el mismo tono y actitud que en los mismos últimos años, cuando participaba en escraches con el anterior alcalde, Enrique Maya

El miércoles de esta semana se produjo una reunión sindical en la que se volvieron a solicitar "mejoras para los agentes de Policía Municipal para conseguir unas condiciones de trabajo dignas"

Según algunas fuentes, el jefe de Policía Municipal y el director del área han prometido que van a intentar algunos nuevos pagos para detener la situación, como el "doble festivo" para los policías en los casos de los días de San Fermín que los policías consideran de más trabajo, como el 6, el 7 y el fin de semana. Esta promesa se ha hecho de manera puntual, sin que exista ninguna modificación del convenio


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Oleada de bajas médicas en una huelga encubierta en Policía Municipal de Pamplona a 5 días de San Fermín