PREMIUM  PAMPLONA

El barrio de la Rochapea ultima sus nuevas defensas ante posibles inundaciones

La Comisión de Urbanismo visita las obras, que han tenido un presupuesto de 532.000 euros, el 66,35% financiado por la UE.

Vista aérea de la zona de los Corralillos y de la Rochapea en una inundación.
Vista aérea de la zona de los Corralillos y de la Rochapea en una inundación.  

El barrio de la Rochapea de Pamplona ultima sus nuevas defensas ante posibles inundaciones. Las obras realizadas entre el puente de El Vergel y el de Oblatas están próximas a su finalización y este miércoles por la mañana han sido visitadas por la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de la capital navarra, con la presencia del alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, y el concejal delegado de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea.

Entre otras medidas, se han elevado las cotas en el aparcamiento disuasorio de los corralillos del gas y en la pradera en la que se instala en San Fermín el recinto ferial para evitar que las posibles avenidas lleguen a inundar las calles Errotazar y Río Arga y afectar a las viviendas allí construidas, según ha informado el Ayuntamiento de Pamplona en una nota.

Las obras se enmarcan en el proyecto de protección T-50 de la margen derecha del río Arga en Rochapea y han contado con un presupuesto certificado final de 532.288 euros, ligeramente superior al inicial (508.089,20 euros), debido a dos trabajos que la empresa adjudicataria hubo de realizar, según ha indicado el Consistorio.

En concreto, el Ayuntamiento de Pamplona ha explicado que se trató, por una parte, de dos catas para el desagüe de la zona y, por otra, de imprevistos de canalización de los cables de fibra óptica del Consistorio que aparecieron en el alumbrado, así como canalizaciones en el propio alumbrado y otras conexiones.

La Unión Europea financiará a través de los fondos FEDER un 66,35 por ciento de ese presupuesto, un porcentaje inferior al 80 por ciento inicial, debido al retraso en la puesta en marcha de los trabajos.

El Ayuntamiento pamplonés ha señalado que a pesar de hacer licitado las obras en mayo, el Ayuntamiento no recibió hasta octubre un informe de la Confederación Hidrográfica del Ebro autorizando el proyecto. Las obras comenzaron en octubre tras cumplir los trámites administrativos y mercantiles preceptivos. Esas ayudas de fondos FEDER no tienen carácter plurianual, por lo que al no haberse abonado la totalidad de las facturas a 31 de diciembre, no se ha podido obtener el 80 por ciento de financiación.

ACTUACIONES REALIZADAS

En la zona del aparcamiento disuasorio en torno a los corralillos del gas, se han adelantado las defensas contra el río mediante recrecimientos y elevaciones de motas. Se ha creado un muro que delimita el aparcamiento en la zona anexa a la calle Río Arga, se ha construido un nuevo acceso-salida en rampa a esa misma calle y se han colocado varias zonas de escaleras para que los peatones puedan acceder al aparcamiento.

Se ganan espacios para los viandantes en dos zonas: la ubicada en el 'triángulo' que conformaban la calle Río Arga, el polideportivo del colegio Santo Tomás-Dominicas y la zona de descarga de los corrales del gas, que se convertirá parcialmente en zona verde; y la ubicada en otro 'triángulo' entre la entrada a los corralillos del gas y el Club de Remo, que a partir de ahora, dará continuidad al parque fluvial. Esa zona, tramo inicial del encierrillo, cuenta con un nuevo pavimento que sustituye al adoquín anterior.

En la zona que ocupa el aparcamiento para residentes y que se utiliza en San Fermín para instalar el recinto ferial, también se ha recrecido el murete que separaba el parking y la calzada, y se han establecido nuevos pasos tanto para peatones mediante escaleras de subida y bajada como para los vehículos, con accesos en la plaza de Pompeyo.

En estos momentos, se está trabajando en un nuevo acceso a esa zona, no previsto inicialmente en el proyecto y solicitado por la Casa de Misericordia durante el transcurso de las obras, por la parte de la rotonda en la que confluyen las calles Río Arga y Bernardino Tirapu.

A estas actuaciones se suma la elevación de la calzada en el tramo comprendido entre el puente de la Rochapea y esa rotonda de la calle Río Arga. Además, se han subido unos centímetros los pretiles que delimitaban en la calle Río Arga, entre el aparcamiento disuasorio de los corralillos y el puente de las Oblatas, la pradera del parque fluvial y la acera y la calzada. De esa forma, se ha elevado la cota a la misma altura que en el resto de la obra para prevenir también la salida del agua en esa zona en caso de avenidas.

Las obras han requerido demoliciones, movimientos de tierra, nuevas pavimentaciones, y trabajos de cerrajería y jardinería en la zona entre el puente del Vergel y en puente de Oblatas, respetando siempre el entorno natural del río. Se ha incluido también un sistema de recogida de aguas pluviales de las zonas verdes en pequeños pozos de filtración con arena, siguiendo las directivas europeas que buscan una mejora del estado de las aguas continentales (drenaje urbano sostenible).


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El barrio de la Rochapea ultima sus nuevas defensas ante posibles inundaciones