SOCIEDAD

Protestas y enfado de los vendedores en el mercadillo de Pamplona: indignados por su nueva ubicación

El consistorio implantaba este domingo dos accesos diferenciados para controlar el aforo y evitar las colas de los últimos domingos. 

Los vendedores de ropa y complementos no querían montar sus puestos por la nueva ubicación y por la separación de los puestos de textil del mercadillo de Landaben en Pamplona a causa de la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA
Los vendedores de ropa y complementos no querían montar sus puestos por la nueva ubicación y por la separación de los puestos de textil del mercadillo de Landaben en Pamplona a causa de la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA

Los cambios introducidos en el marcadillo de Landaben han molestado a los vendedores de ropa y complementos, que no estaban de acuerdo con la decisión del consistorio de separar sus puestos de los de comida y sólo unos pocos han montado sus puestos con enfado y malestar. 

La decisión, según el consistorio, buscaba eliminar las colas producidas en las últimas semanas debido a la limitación de aforo provocada por la crisis sanitaria del coronavirus, de forma que se decidió colocar dos accesos distintos, uno para los comestibles y otro para el resto. 

"Seguro que lo han hecho de buena fe y me consta que lo han trabajado, pero no nos compensa así, nosotros lo que queremos es poder vender", se lamentaba este domingo Soraya, del puesto "El jardín del Calcetín" y llegada desde Logroño. 

"Posiblemente no habrá soluciones buenas, pero esto se va a alargar y hay que encontrar soluciones menos malas. Hoy no deberíamos montar, era mejor otra opción aunque tuviéramos que venir sólo cada 15 días. Lo que queremos es poder vender", explicaba esta vendedora. 

Otro de las quejas mostrada era la falta de comunicación por parte del consistorio y la ausencia de información cuando han llegado para montar sus puestos. "La policía no ha dicho que ya se había publicado en los medios, pero a nosotros no nos habían informado de esto", se quejaban dolidos este domingo por la mañana después del madrugón. 

Con la nueva distribución decidida por el Ayuntamiento, los puestos de comestibles ocupan la misma zona de siempre, mientras que los de textiles y complementos han sido desplazados a la calle J, todo con accesos y aforos diferenciados controlados por miembros de Policía Municipal de Pamplona y Protección Civil. 

"Nosotros venimos y madrugamos para trabajar, pero de esta manera es complicado que entre la gente", explicaba Zaira, otra vendedora sobre las quejas de su sector. 

Otro de los vendedores, reflexionaba sobre la imposibilidad de vender en el mercadillo desde marzo. "La zona es muy estrecha para trabajar. No es lo mejor, no podemos montar así. Igual es mejor que nos llevaran a otro sitio para montar o desmontar", explicaba este vendedor. 

Francisco Javier Presentación, con un puesto de Ferretería, señalaba que el aforo diferenciado convierte el mercadillo en dos distintos. "No nos parece justo. Nos han desplazado de nuestra zona habitual a una en la que nunca ha habido mercado. La mayoría de los puestos no ha montado al inicio a modo de protesta. No sabemos cómo actuaremos en próximos domingos, no se había avisado a los vendedores de cómo iba a ser todo esto", ha añadido. 

El consistorio indicó que se optó por separar en dos zonas teniendo en cuenta que las personas que se acercan a los puestos de ropa y complementos permanecen más tiempo mirando los artículos, de forma que se agilizará la rotación de quienes acuden a los puestos de comestibles.

Ahora cada domingo se colocan 54 puestos de productos comestibles y 37 de no comestibles, la mitad de los que en situación normal hay adjudicados en el mercadillo y que se instalan de forma rotatoria cada fin de semana.

Inicialmente, tras la reapertura del mercadillo y teniendo en cuenta las medidas de la crisis sanitaria, solo se permitió la instalación de puestos de alimentación, a los que posteriormente se sumaron tres de flores y dos de ferretería, si bien en estos momentos ya participan todos los sectores habituales. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Protestas y enfado de los vendedores en el mercadillo de Pamplona: indignados por su nueva ubicación