• martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 20:30

 

 
 

PAMPLONA

No habrá 'juevincho': hosteleros del Casco Viejo cerrarán por la violencia de las últimas semanas

Según Juan Carlos Oroz, portavoz de Anapeh, la gota que colmó el vaso fue la paliza que recibió el pasado jueves el encargado de un bar.

El primer Juevincho en Pamplona bajo las nuevas restricciones debido a la segunda ola del coronavirus. MIGUEL OSÉS
El primer Juevincho en Pamplona bajo las nuevas restricciones debido a la segunda ola del coronavirus. MIGUEL OSÉS

Hosteleros del Casco Viejo de Pamplona cerrarán este jueves a partir de las seis de la tarde sus establecimientos, hasta el día siguiente, para protestar por el "descontrol" que se produce en las calles del barrio durante las jornadas del llamado "juevincho".

La "gota que ha colmado el vaso", ha explicado a Efe el portavoz de la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería (Anapeh), Juan Carlos Oroz, ha sido la paliza que recibió el pasado jueves el encargado de un bar del Casco Viejo de Pamplona.

El hostelero fue trasladado a urgencias hacia las 22,00 horas tras recibir una paliza por parte de varios jóvenes tras un incidente previo en el bar, unos hechos que está investigando la Policía Municipal.

Durante los jueves han tenido lugar altercados en este barrio de Pamplona, como los de la noche del 27 de agosto, que se saldó con 11 jóvenes detenidos y ocho policías municipales heridos, y el 2 de septiembre.

En Pamplona se habla de la tarde-noche del los jueves como del "juevincho" en referencia a una campaña, que ya no secundan los establecimientos, que ofrecía un vino de calidad y un pincho a dos euros, lo que creó en la ciudad la costumbre de acudir a locales de hostelería en esa jornada.

Pero ahora "ningún hostelero hace ningún evento para atraer a la gente, absolutamente nadie lo hace", ha afirmado Oroz, quien ha lamentado que "se sigue utilizando esa palabra y nos sentimos de alguna manera señalados, como si nosotros estuviésemos creando un evento que llamase a las masas y nada más lejos de la realidad".

Los jóvenes acuden al Casco Viejo "porque han adquirido la costumbre de salir los jueves" y "el ambiente se lo crean ellos en las calles, sobre todo con botellón y nosotros no podemos controlar eso".

"No nos beneficia esa algarabía, ese macrobotellón que hay en nuestras calles sobre todo los jueves y eso lo vamos a demostrar de esta manera, bajando las persianas precisamente un jueves", ha indicado.

El cierre, ha comentado, no está organizada por ninguna asociación, sino que ha surgido entre los propios hosteleros de la calle San Nicolás, donde se encentra en establecimiento del hostelero agredido.

El seguimiento del cierre en las calles más afectadas, como San Nicolás y Estafeta, "está prácticamente confirmado al cien por cien y hay otras zonas de Pamplona que también se están sumando, como Navarrería, Calderería o Plaza del Castillo", ha precisado.

El objetivo, ha insistido, es denunciar "el descontrol y falta de seguridad que se respira en las calles. Hemos decidido decir basta ya y hasta aquí hemos llegado".

Oroz ha considerado que en este problema confluyen varios factores, entre ellos el hecho de que, "al no existir ocio nocturno, la gente se concentra más todavía en el Casco Viejo, porque no funcionan discotecas, no funcionan bares de copas que hay en otros barrios".

Además, ha destacado, "el aforo en los bares está muy limitado, porque no hay barras y el consumo tiene que ser en mesa" y por este motivo "se convierte la calle en una gran masa de gente con muchísimo botellón".

"La masificación, el alcohol y probablemente alguna otra sustancia lleva a algunos a crear situaciones totalmente indeseables", ha resaltado el portavoz de los hosteleros, quien ha subrayado que "tenemos miedo, inseguridad" por su mobiliario, por sus establecimientos e "incluso a veces por nuestra integridad física, como pasó el viernes".

Oroz ha señalado que el compañero agredido ya ha salido del hospital y, además de los daños físicos, siente "la impotencia y la indignación que todo esto nos supone a todos".

SE VAN SUMANDO ASOCIACIONES

A través de un comunicado, la Asociación de Salas de Fiestas, Baile y Discotecas de Navarra (Asbana) y la Asociación Casco Antiguo se han unido a Anapeh en la protesta contra esta insostenible situación.

Como solución a este tipo de situaciones, el sector de la hostelería propone ampliar los horarios, permitir el consumo en barra y que el ocio nocturno pueda expandirse a más zonas de la ciudad y más locales, evitando así las aglomeraciones en algunos puntos de la ciudad.

Desde el sector no se entiende que "se permitan todo tipo de conductas en el exterior y que una vez finalizado el toque de queda no se permita a la hostelería recuperar sus horarios habituales, en especial en lo que se refiere al ocio nocturno, discotecas y bares especiales".

A juicio de los hosteleros, esta flexibilización "contribuirá a que las personas que optan por el ocio nocturno puedan expandirse por diferentes zonas de la ciudad y en un mayor número de locales, evitando así las aglomeraciones en algunos puntos que conllevan todo tipo de problemas, tanto para la hostelería como para los vecinos de las zonas afectadas y la ciudadanía en general".

"Con esta medida no se pretende criminalizar a la juventud, que ha soportado largos meses de restricciones, sino a esos pequeños grupos que amparados en el gentío aprovechan para realizar actos vandálicos y agresiones que no se pueden tolerar en una sociedad democrática. La juventud necesita una solución y la ampliación de horarios y consumo en barra ayudará a proporcionarla", han destacado las asociaciones de hostelería.

En este sentido, han remarcado que los hosteleras del Casco Antiguo de Pamplona cuentan con el apoyo de ANAPEH, de la Asociación de Hostelería, Comercio del Casco Antiguo de Pamplona y ASBANA, que se "suman y ampara esta iniciativa, consecuencia de unas medidas que tardan demasiado en revertirse y que están ocasionando graves consecuencias".

MAYA: "TRABAJAR UNIDOS"

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha abogado por "trabajar todos unidos" en la búsqueda de soluciones ante los incidentes que se han venido produciendo, sobre todo en el Casco Viejo de la ciudad.

En declaraciones a los medios, Maya ha asegurado que es "la prioridad número uno" y ha remarcado que "lo que está ocurriendo es preocupante y en el momento en que ocurrió lo del jueves pasado, que fue muy duro, nos pusimos a trabajar inmediatamente".

Así, ha explicado que se ha reunido con representantes de la hostelería y con el vicepresidente del Gobierno de Navarra, Javier Remírez, con el que comparte, ha dicho, "la preocupación y el hecho de trabajar todos unidos hasta solucionarlo".

"La verdad es que tenemos que solucionar este tema, no puede estar una ciudad sometida al miedo de que después de un 'juevincho' o cualquier otro día que haya un poco de juerga pueda tener efectos sobre los locales", ha manifestado el alcalde de la ciudad. Ha destacado, además, que "se entró en portales de vecinos, lo cual ya es un paso adelante terrible que no podemos permitir"

"Estamos entre todos intentando buscar esas soluciones", ha reiterado Maya, que ha destacado que "no vamos a parar hasta conseguir reducir esto hasta el final". "Una ciudad sin seguridad no es una ciudad que pueda funcionar y no podemos permitir que nadie se sienta inseguro en Pamplona", ha sentenciado.

Maya ha señalado que una de las cuestiones relacionadas con esta cuestión es "a ver si de una vez se puede aprobar esa ley antibotellón, porque todos estamos de acuerdo en que el botellón no genera nada bueno". Por otro lado, ha planteado que, dentro de esta ley, se pueda hacer una "regulación específica" para evitar la venta de alcohol en los comercios de alimentación.

El alcalde ha destacado que otra cuestión que se planteó, tanto con hosteleros como con el vicepresidente, fue "hasta cuándo la limitación horaria y de aforos, que es una cuestión que está encima de la mesa", que "compete al Gobierno de Navarra". En este sentido, ha afirmado que "tenemos todos la percepción de que si se volviese a esa normalidad se evitaría en la medida de lo posible esa acumulación en determinados lugares".

Finalmente, Enrique Maya ha trasladado su apoyo al hostelero del Casco Viejo de Pamplona que fue "brutalmente agredido".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
No habrá 'juevincho': hosteleros del Casco Viejo cerrarán por la violencia de las últimas semanas