• miércoles, 22 de septiembre de 2021
  • Actualizado 08:23

 

 
 

PAMPLONA

La intervención en el entorno de dos calles de la Milagrosa concluirá a finales de enero

Con actuaciones sencillas mediante pintado en suelo de una trama de color se pretenden significar las nuevas zonas peatonales.

Actuaciones de peatonalizacion, reurbanización y reorganización del tráfico se llevan a cabo en el barrio de la Milagrosa. MIGUEL OSÉS
Actuaciones de peatonalizacion, reurbanización y reorganización del tráfico se llevan a cabo en el barrio de la Milagrosa. MIGUEL OSÉS

El Ayuntamiento de Pamplona está ejecutando la primera fase de la intervención táctica de las calles Manuel de Falla y Río Urrobi y, a finales de este mes, comenzará la segunda fase para unir esos nuevos espacios generados con la avenida de Zaragoza y Blas de la Serna.

La crisis de la Covid-19 ha impulsado una mayor apuesta por la movilidad sostenible que, en el caso de esta reurbanización en la Milagrosa, ha tenido como consecuencia un adelanto de actuaciones, en forma de nuevos espacios peatonales y reorganización del tráfico, que ya estaban recogidas en un proyecto más ambicioso, ha destacado en rueda de prensa el concejal de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad, Fermín Alonso.

Se prevé que los trabajos de ambas fases estén concluidos para finales del mes de enero, tras una inversión que ronda los 200.000 euros. Los trabajos consisten en la redistribución del espacio mediante trama pintada en el suelo, en la instalación de mobiliario urbano y de jardinería y en la señalización de nuevos pasos de peatones.

Se generan espacios peatonales, a modo de plazas de tránsito y estancia, se restringe la circulación de vehículos en varios puntos (únicamente para el acceso a garajes), se establecen circuitos de tráfico y se eliminan plazas de aparcamiento, que se han compensado con una zona de estacionamiento verde habilitada en exclusiva para residentes del sector 3. La intervención sigue, por tanto, el mismo esquema que las realizadas en las calles Doctor Juaristi y María Auxiliadora, ambas a punto de concluir.

El concejal delegado de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad, Fermín Alonso, ha explicado los trabajos que se están llevando a cabo en la zona, con los que el Ayuntamiento quiere "avanzar más rápido en la recuperación de espacios públicos en el actual escenario de pandemia".

En cualquier caso, estas actuaciones son un adelanto del plan, también elaborado por fases, recogido en el proyecto definitivo de reurbanización ya redactado y que cuenta con un presupuesto aproximado de 3,5 millones de euros y que sí supone una obra completa en la zona.

PRIMERA FASE EN EJECUCIÓN

La primera fase de estos trabajos, que ya se está ejecutando desde finales de octubre, afecta a las calles Manuel de Falla desde su inicio, junto a la iglesia de San Fermín, hasta la intersección con calle Río Urrobi, incluida, así como el cruce con calle Guelbenzu. Las obras cuentan con un presupuesto de 97.555 euros y fueron adjudicadas a la empresa Construcciones Lacunza.

Se están perfilando ya varias plazas, que se generan para el tránsito peatonal y la estancia, ganando espacio al tráfico rodado, que se limita en la zona. Esas nuevas plazas se ubicarán frente a la iglesia de San Fermín; en la confluencia de Guelbenzu con Manuel de Falla; y en el centro de la actuación, a modo de plaza central, en la confluencia de las calles Río Urrobi, travesía Río Urrobi, Río Araxes y Manuel de Falla.

Con actuaciones sencillas mediante pintado en suelo de una trama de color se pretenden significar las nuevas zonas peatonales, incluyendo tanto nuevo mobiliario (bancos y papeleras) como elementos vegetales de distinto porte en jardineras que aportan más calidad al espacio urbano en unas calles sin ningún tratamiento vegetal actualmente.

Esas nuevas zonas peatonales conllevan la supresión de plazas de aparcamiento y la generación de nuevos recorridos internos para el tráfico rodado. Los vehículos no podrán circular, por ejemplo, por la futura gran plaza central, salvo algún recorrido perimetral.

Para paliar los estacionamientos eliminados, unas 90 plazas de aparcamiento de la zona se han transformado en zona verde, exclusivas para residentes del sector. Se trata de plazas ubicadas en la calle El Mochuelo, en el tramo de la calle Río Irati comprendido entre Río Queiles y Río Ulzama y en una pequeña bolsa de aparcamiento en la avenida de Zaragoza en el lado impar, entre las calles Río Queiles y El Mochuelo.

SEGUNDA FASE

La Junta de Gobierno ya ha adjudicado la segunda fase de estas actuaciones, que comenzarán en unos días y que se prolongarán hasta finales de enero. Esta segunda fase comprende dos tramos anexos a las obras de la primera fase.

Por una parte, se actuará en la calle Río Urrobi desde la avenida de Zaragoza hasta el cruce con la calle Río Irati y, por otra, en la calle Manuel de Falla desde la intersección hasta la calle Blas de la Serna. Tiene un presupuesto de 99.946,49 euros y también la ejecutará Construcciones Lacunza.

Se recurre a la redistribución del espacio mediante el pintado de una trama en calzada que va acomodándose a la geometría del espacio, a la vez que delimita las zonas de estancia y circulaciones de peatones. Se borrarán algunos tramos de pasos de peatones existentes, así como las líneas de los aparcamientos que se eliminan.

Las nuevas zonas de estancia creadas a lo largo de las calles Río Urrobi y Manuel de Falla, se equiparán con bancos y sillas, jardineras, papeleras... Para el calmado de tráfico, se ejecutará un paso peatonal elevado en el acceso a la calle Río Urrobi desde avenida de Zaragoza. Además, el tramo de Manuel de Falla entre la travesía de Guelbenzu y la calle Blas de la Serna se reducirá a un único sentido de tráfico, ganando espacio peatonal en el lado de los números impares.

Se marcarán con línea continua delimitadora los carriles de tráfico en los tramos de calle modificada de Río Urrobi y Manuel de Falla. También se marcará la incorporación del carril rodado de la calle Río Irati a Río Urrobi. Aquí se impide el giro a la izquierda para ampliar la zona central peatonal ya iniciada en la primera fase de la actuación. El espacio de la calle Río Araxes entre Río Elorz y Río Urrobi queda como fondo de saco, al tener escasa longitud.

REURBANIZACIÓN DEFINITIVA

Estas actuaciones de bajo coste siguen la línea marcada por el Proyecto de Reurbanización de las calles Manuel de Falla, Río Urrobi y Río Irati, redactado por el Ayuntamiento y pendiente de partida presupuestaria para poder ejecutarse.

Ese proyecto genera dos ejes en la zona: uno Norte-Sur, que unirá la plaza Felisa Munárriz con el nuevo desarrollo de Arrosadía por las calles Manuel de Falla y Río Irati; y otro Este-Oeste, desde la avenida de Zaragoza hasta el parque Ilargi Enea a través de Río Urrobi y Manuel de Falla.

El proyecto incluye el diseño de varias nuevas plazas peatonales que se perfilan en los trabajos que se están llevando a cabo actualmente, así como la reordenación del tráfico con nuevos sentidos de circulación que impedirán que los vehículos atraviesen esa parte de la Milagrosa como atajo para llevar a otros puntos del barrio.

El proyecto engloba la pavimentación de la superficie para su peatonalización y recorrido ciclista, alumbrado público en superficie y diseño de zonas de estancia con jardinería y arbolado. Se complementa, además, con otro proyecto de renovación de las canalizaciones de abastecimiento de agua y saneamiento, encargado por la Mancomunidad de la Comarca, para que la intervención sea global.

Esta reurbanización, con un coste de más de 3 millones de euros, se quiere desarrollar en tres fases con financiación en próximos ejercicios presupuestarios.

Precisamente ese proyecto de saneamiento determina el orden de ejecución de esa reurbanización definitiva. La primera de las tres fases se corresponde con la calle Río Irati, ya que se sitúa en la cota más baja de la pendiente de canalización de saneamiento.

En ejercicios posteriores se acometerían las fases 2 y 3, que se solapan con las actuaciones que se están llevando en la actualidad. Se ha tenido en cuenta esta circunstancia y el mobiliario urbano (jardineras y bancos) colocado ahora puede ser reutilizado en otras zonas de la ciudad cuando vaya a ejecutarse la obra o bien retirarse y volver a colocarse en la misma zona.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La intervención en el entorno de dos calles de la Milagrosa concluirá a finales de enero