SOCIEDAD

Los restos mortales de 46 víctimas de la Guerra Civil son inhumados en el cementerio de Pamplona

Los restos habían sido exhumados en Navarra en una decena de fosas durante los años 2016 y 2017.

Inhumados en el cementerio de Pamplona los restos de 46 víctimas de la Guerra Civil sin identificar. EUROPA PRESS
Inhumados en el cementerio de Pamplona los restos de 46 víctimas de la Guerra Civil sin identificar. EUROPA PRESS  

Representantes institucionales, familiares y ciudadanos han participado este lunes en el cementerio de Pamplona en el acto de inhumación de los restos mortales de 46 víctimas de la Guerra Civil no identificadas, cuyos restos han sido exhumados en Navarra en una decena de fosas durante los años 2016 y 2017.

Se trata de restos recuperados en el marco del plan de exhumaciones del Gobierno de Navarra, en colaboración con la sociedad Aranzadi.

El acto de inhumación ha sido organizado por la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra (AFFNA-36) y ha tenido lugar en el panteón dedicado a las víctimas del 36 en el cementerio de la capital navarra.

El acto, que ha dado comienzo con la recepción de los restos, dispuestos en cajas, en la puerta del camposanto, ha contado con la presencia de la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos; la presidenta del Parlamento foral, Ainhoa Aznárez; y el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón.

También han asistido representantes de UPN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN o Izquierda-Ezkerra, como el presidente regionalista, Javier Esparza; el candidato de Geroa Bai al Congreso Koldo Martínez; el parlamentario de EH Bildu Adolfo Araiz; la socialista Inma Jurío o la candidata de Izquierda-Ezkerra a la Presidencia del Gobierno foral, Marisa de Simón.

En su intervención en el acto, la presidenta Barkos ha destacado que este reconocimiento supone "un mensaje de esperanza para quienes tanto han sufrido y han esperado una respuesta por parte de las instituciones", además de "un mensaje a favor de los valores de la libertad, la justicia social y la solidaridad".

En su opinión, "frente a lo que algunos afirman, actos como el de hoy lejos de reabrir heridas permiten que las vayamos cerrando".

Ha afirmado que "las heridas de la violencia del franquismo siguen abiertas en las familias que la sufrieron" y ha lamentado que "durante mucho tiempo, demasiado, no hubo políticas públicas decididas que hicieran justicia, repararan a las víctimas y proyectaran una mirada ética al pasado".

Para la jefa del Ejecutivo foral, "las heridas están abiertas" porque "en este país todavía hay quien no ha condenado firme e inequívocamente las miles de desapariciones forzadas que provocaron las fuerzas sublevadas, la represión del franquismo y la dictadura".

Y ha advertido, además, de que "vivimos tiempos complicados, en los que resurgen posiciones extremas, nostálgicas de un pasado violento y antidemocrático".

Por eso, ha añadido, "debemos ser claros y rotundos en nuestra condena del franquismo y la violencia y a la hora de proyectar una mirada crítica desde la ética y los derechos humanos a un pasado que se construyó sobre el discurso del miedo y del odio".

"NO SON SIMPLES HUESOS, SE TRATA DE PERSONAS"

Por su parte, el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, que también ha intervenido en el acto, ha puesto en valor que "poco a poco va rompiéndose el manto de silencio que durante tantos años permitió la impunidad de aquellos crímenes", aunque "queda mucho por hacer todavía".

"Para nosotros los que hoy homenajeamos no son simples huesos como los denominan algunos, se trata de personas que fueron injustamente encarceladas, perseguidas y asesinadas", ha remarcado.

En este sentido, ha señalado que "detrás de estos huesos, de cada muerte injustificada, hay una vida, un nombre y apellidos, unos hijos y unos nietos que no descansan".

Y ha garantizado que "aunque nos acusen de ser buscadores de huesos, seguiremos trabajando para cerrar ese interminable duelo que dura ya demasiados años".

En representación de los familiares, ha tomado la palabra Ángel Urio, nieto de una víctima del franquismo, quien ha destacado que para los familiares este lunes es "un día muy importante, en el que se cierra el trabajo de muchos años desde las primeras noticias de ubicación de una fosa hasta las visitas con los testimonios y la exhumación".

"Falta la identificación por ADN y la entrega a los familiares, pero hoy suplimos con mucho cariño este paso. Portar estas cajas significa mucho para nosotros y para ellos, porque cada uno de ellos son una historia de vida y de muerte. Cada uno de ellos fue una persona que vivió y luchó por un mundo más justo, por los derechos de todos", ha resaltado.

El acto ha concluido con una ofrenda floral por parte de las autoridades y miembros de las asociaciones memorialistas, además de un aurresku en honor a las víctimas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los restos mortales de 46 víctimas de la Guerra Civil son inhumados en el cementerio de Pamplona