PREMIUM  PAMPLONA

"Llama a los maderos": así fue la agresión okupa al dueño abertzale del Katu que ha logrado 'movilizar' a Bildu

La formación no ha dudado en pedir 'urgencia' a la Justicia para echar a los ilegales después de que agredieran a un miembro de la izquierda abertzale.

Momento en el que los okupas del narcopiso de Jarauta 13 abandonan en edificio. PABLO LASAOSA
Momento en el que los okupas del narcopiso de Jarauta 13 abandonan en edificio. PABLO LASAOSA  

Ni los problemas de droga, ni la supuesta violación acontecida en el piso municipal 'okupa' de la calle Jarauta número 13 han sido motivos suficientes para que EH Bildu decidiera actuar inmediatamente contra estos ilegales.

Ahora, tras meses de permisividad por parte del Consistorio que lidera Joseba Asirón, la situación parece haber cambiado de manera radical y las prisas del partido abertzale por 'acelerar' el proceso judicial abierto para echar a estas personas han crecido tras los últimos acontecimientos.

¿El motivo? La agresión al dueño del bar Katu, Vicente Ramón Gil Gumbao (Bixente), que fue supuestamente golpeado por un grupo de personas que 'okupaban' esta propiedad municipal este pasado viernes. Un hecho que ha logrado 'poner nerviosa' a la formación abertzale dados los vínculos estrechos de este propietario con el entorno de la antigua Batasuna.

De hecho, el Ayuntamiento de Pamplona ha confirmado que va a remitir este lunes los atestados redactados este fin de semana a propósito de los hechos ocurridos para que se incorporen al expediente abierto desde enero en el proceso judicial para la recuperación del uso de cuatro pisos de titularidad municipal ubicados en el número 13 de en los que residen de forma irregular varias personas que, al parecer, agredieron al hostelero.

En el vídeo que se adjunta más abajo de esta información se puede ver el momento en el que los 'okupas' acceden de una patada en la puerta al interior del bar 'Katu' y con gritos de "asesino" proceden, según se escucha, a darle un puñetazo. "Llama a los maderos", se oye también en estas imágenes en Navarra.com

Sin embargo, no es la primera vez que este establecimiento hostelero en pleno Casco Antiguo de Pamplona ha sido protagonista por otro tipo de hechos como haber participado en cuestaciones populares para recaudar dinero para los presos de ETA, así como para organizaciones proetarras como Jarrai.

A principios de los noventa, el nombre de este establecimiento saltó a los periódicos españoles después de que la policía matara a un etarra en el centro de Pamplona que pretendía atentar, desde dentro de un coche, contra un narcotraficante. Precisamente, el vehículo en que aguardaban los terroristas para perpetrar su matanza era propiedad de Alberto Carlos Ilundain Iriarte, etarra huido y copropietario junto a Bixente del Katu.

Tras este primer hecho, la policía se dispuso a registrar la zona en donde hallaron un importante arsenal en un local anexo al establecimiento de Pamplona.

En su interior, se encontraron: un subfusil modelo MATT, tres granadas, dos cargadores de pistola, tres de subfusil, cajas de munición y un manual de fabricación de explosivos. Unas armas que mandaron también al propio Bixente, el hostelero apaleado por los 'okupas', a la cárcel.

El vínculo de este establecimiento con la banda terrorista fue tal que, además de fotografías de etarras colgadas por las paredes, ETA usó su nombre para denominar a uno de sus comandos marcados por la sangre y el dolor.

El 'comando Katu' fue responsable del atentado perpetrado en el museo Guggenheim del Bilbao en 1997 y que terminó con la vida del joven ertzaina, Txema Aguirre, de 32 años y padre de un niño de 9 años en el momento de su asesinato.

En el momento de su desarticulación, el comando poseía detallada información de entre 30 y 40 policías, políticos y jueces españoles que eran, al parecer, objetivo terrorista.

EH BILDU 'APREMIA' A LA JUSTICIA

Dada la relación entre el hostelero pamplonés, la banda terrorista y el antiguo entorno de Batasuna, no es de extrañar que sus 'amigos' de Bildu hayan pedido a la Justicia de Navarra 'celeridad' en un proceso que antes importaba poco.

De hecho, el propio partido del alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, tardó cinco días en emitir una nota de rechazo ante la supuesta violación cometida en el piso 'okupa' y pasó de no tener información a personarse como acusación en este proceso.

En este sentido, y a raíz de los últimos acontecimientos, la formación abertzale ha exigido al juzgado de la capital navarra "tomar nota del deterioro de la convivencia" que se registra en la calle Jarauta por la "actitud y actividad que algunas personas" del edificio okupado tienen cuando durante meses Asirón y sus secuaces han sido conniventes con este tipo de prácticas ilegales que ahora parecen no gustarles.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Llama a los maderos": así fue la agresión okupa al dueño abertzale del Katu que ha logrado 'movilizar' a Bildu