PREMIUM  PAMPLONA

El cuatripartito impone el euskera en Pamplona y la mayoría de ciudadanos pasan a ser de segunda fila

Los cuatro partidos nacionalistas imponen la obligación de saber euskera para trabajar en el consistorio y toda la ciudad se rotulará en este idioma como preferente. 

Itziar Gómez (Geroa Bai y Joseba Asirón (Bildu), esta tarde antes de imponer el euskera a todos los pamploneses. PABLO LASAOSA
Itziar Gómez (Geroa Bai y Joseba Asirón (Bildu), esta tarde antes de imponer el euskera a todos los pamploneses. PABLO LASAOSA  

El cuatripartito nacionalista de Pamplona ha aprobado este jueves la nueva ordenanza del euskera que discriminará a los ciudadanos de Pamplona que no hablen el vascuence, que pasarán a estar considerados de segunda fila. 

Bildu, Geroa Bai, Aranzadi-Podemos e I-E se han aliado para conseguir los objetivos nacionalistas e impedir así el acceso a la mayoría de los puestos de la administración a todo aquel que no conozca el euskera

La nueva ordenanza degrada a ciudadanos de segunda clase al 95% de la población, que no conoce ni utiliza ni conoce el euskera. Sin embargo, con la nueva ordenanza, Asirón rotulará toda la ciudad en euskera como predominante, dejando al castellano como acompañamiento. 

La aprobación de la ordenanza se ha escenificado con la exaltación de los concejales nacionalistas, como Itziar Gómez, de Geroa Bai, que de manera absolutamente desaforada ha dedicado todas sus intervenciones a atacar a UPN y PSN, en lugar de a defender el texto que propicia la imposición del vasco en Pamplona. 

"Se puede fomentar sin obligar al que no pase por el aro. Están imponiendo de manera inmisericorde el euskera a los ciudadanos de esta ciudad. Los ciudadanos están bastante hartos", ha señalado el portavoz de UPN, que ha confirmado que cuando la norma se aprueba de manera definitiva la llevarán a los tribunales por considerarla ilegal. 

Maya ha recordado que esta imposición del euskera forma parte de la hoja de ruta del nacionalismo para conseguir su soñada Euskalerria y la anexión de Navarra como subordinada del País Vasco, algo que ha encendido a los radicales vascos al quedar al descubierto la realidad de sus objetivos. 

Maite Esporrín (PSN) ha señalado que era un día muy triste para Pamplona. "La nueva ordenanza se aprueba sin consenso y van a a cometer una gran injusticia con la ciudadanía de Pamplona. El euskera va a servir como como herramienta política para discriminar a los ciudadanos", ha asegurado la concejal, que también ha anunciado medidas legales contra el texto. "Es una ordenanza impositiva y que pone de manifiesto la hoja de ruta de Asirón y sus socios, como el atropello que hicieron en las Escuelas Infantiles", ha añadido la edil socialista. 

Edurne Eguino, de I-E, ha vuelto a ejercer como la sexta concejal de Bildu en Pamplona para alabar la ordenanza del euskera y aplaudir la imposición del idioma en la capital alegando que es su lengua materna. 

Laura Berro, la concejal de Aranzadi-Podemos, también ha dedicado su tiempo no a defender la ordenanza, sino a atacar a UPN. 

TODO PRIMERO EN VASCO

A partir de la aprobación definitiva, este jueves ha sido la inicial, cualquier persona que desee trabajar como funcionario o que tenga una empresa con relaciones con el consistorio deberá avalar el conocimiento del euskera, de forma que la práctica totalidad de la ciudadanía quedará relegada y discriminada por los nacionalistas vascos. 

Toda la cartelería y documentación municipal pasará a estar rotulada primero lugar en vascuence, que se primará en todos los letreros de la ciudad.

"Cuando el texto sea a dos columnas, a la izquierda figurará el texto en euskera (primer lugar), y a la derecha, el texto en castellano; y cuando la disposición sea en vertical, en la parte superior se escribirá el texto en euskera (primer lugar), y en la parte inferior, el texto en castellano", dice la nueva ordenanza. 

Toda la publicidad municipal en medios de comunicación en castellano se hará también en vascuence, aunque la ordenanza prohíbe hacerlo en castellano en los medios en euskera, donde sólo se publicitarán en vasco. 

También obligará Asirón a que se cambien los "sellos, tampones, logotipos, membretes y elementos similares que haya en el consistorio" para que el euskera aparezca de manera predominante, al igual que en cualquier prenda de funcionarios municipales, donde todo deberá estar en vascuence. 

En cuanto al personal municipal,  Asirón prepara todo tipo de prebendas para el aprendizaje de la lengua, incluida la reducción del horario de trabajo y ayudas económicas para forzar a los funcionarios a aprender el idioma.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El cuatripartito impone el euskera en Pamplona y la mayoría de ciudadanos pasan a ser de segunda fila