PREMIUM  PAMPLONA

Las goteras siguen dando la 'bienvenida' a los turistas que acceden a Pamplona por la estación de autobuses

El problema se detectó en 2014, pero solo se ha solucionado poniendo cubos, fregonas y carteles por 'suelo resbaladizo'.

Goteras en la estación de autobuses de Pamplona.
Goteras en la estación de autobuses de Pamplona.  

Hace cuatro años que comenzaron los problemas con las goteras en la estación de autobuses de Pamplona y aún no se ha conseguido dar con el problema y, lo que es peor, poner remedio.

En 2014, apareció 'de la nada' la primera de las filtraciones de agua que afectó a algunas de las partes más transitadas de la galería comercial, que comprende varios negocios y un gimnasio de 1.600 metros cuadrados.

Desde entonces, la imagen de cubos, fregonas y carteles de precaución por "suelo resbaladizo" se han convertido en la estampa menos turística de uno de los primeros lugares por el que acceden muchos de los visitantes de Pamplona y lo peor de todo que el problema se ha extendido a otras partes como la bajada al aparcamiento, entre otros.

De hecho, la imagen que acompaña esta información fue tomada la pasada semana tras unos días de lluvias en la capital navarra, pero el problema viene de lejos a pesar de la 'corta edad' de la nueva estación de autobuses de la ciudad, inaugurada hace una década.

Tras varios años, los técnicos encargados de analizar el problema húmedo del centro de transportes de Pamplona aseguraron que se trataba de un problema estructural del edificio el que ocasiona una mala impermeabilización.

No obstante, la situación persiste ya que los técnicos argumentaron que era complicado encontrar el foco que origina esas filtraciones y, además, en caso de localizarlo habría que decidir cómo se iba a actuar y quién iba a asumir el coste de la obra.

Además, el hecho de que su superficie exterior esté 'forrada' de hierba no ayuda a mejorar la situación y después de unos días de lluvia, el agua consigue filtrarse hasta las plantas más subterráneas de la estación provocando quejas entre los comerciantes afincados en la infraestructura y algunos de los usuarios.

ASIRÓN PAGA 600.000 EUROS PARA LA ANTIGUA ESTACIÓN

A pesar de que el problema de filtraciones del agua en la estación nueva de autobuses debería ser un tema prioritario, el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, ha preferido invertir 600.000 euros en reacondicionar el edificio antiguo de estos transportes en la ciudad para instalar así el denominado proyecto 'Geltoki', uno de los caprichos de Bildu para Pamplona.

El uso de este edificio, para que se está buscando inquilinos que llenen los puestos creados por 2.000 euros al año es el de crear un espacio de "economía social".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las goteras siguen dando la 'bienvenida' a los turistas que acceden a Pamplona por la estación de autobuses