PAMPLONA

Enrique Maya, ante las primarias en UPN: "Mi proyecto para Pamplona se basa en la sensatez y el rigor"

El exalcalde de Pamplona se presenta frente a María Kutz a las elecciones internas para elegir al candidato para liderar la lista de Pamplona. 

Enrique Maya, candidato a las primarias de UPN para la alcaldía de Pamplona. PABLO LASAOSA
Enrique Maya, candidato a las primarias de UPN para la alcaldía de Pamplona. PABLO LASAOSA  

Enrique Maya Miranda, arquitecto de 59 años, opta este domingo a liderar por tercera legislatura consecutiva la lista de UPN al Ayuntamiento de Pamplona dentro de las primarias del partido regionalista. 

Maya fue alcalde de Pamplona entre 2011 y 2015 y actualmente ejerce como líder de la oposición como lista más votada en Pamplona. Antes de su entrada a la política fue responsable de la gerencia de Urbanismo del consistorio pamplonés. 

La votación, a la que concurren el propio Maya y María Kutz tendrá lugar este domingo 22 de abril. Los militantes del comité local de UPN con derecho a voto podrán participar en estas elecciones primarias de 10 horas a 14 horas en el hotel Tres Reyes.

¿Cuál es el motivo principal para presentarse a las primarias para liderar la lista de UPN al Ayuntamiento de Pamplona?

La ilusión y también la responsabilidad de trabajar por mi ciudad, por Pamplona, en este momento tan importante en el que es fundamental que no se repita este cuatripartito de nacionalistas (Bildu y Geroa Bai) y populistas (Podemos-Aranzadi e IE). Porque en otras cuatro años más así acabarían con la Pamplona de la que siempre hemos estado orgullosos.

¿Qué piensa que puede ofrecer a los afiliados de UPN para que le escojan como candidato de la formación para las elecciones?

Conozco Pamplona, amo Pamplona, siempre he trabajado por Pamplona, como técnico de urbanismo en el Ayuntamiento, como Alcalde y como portavoz de UPN en la oposición. Creo ser una persona sensata y con capacidad de gestión. Tengo un proyecto para Pamplona basado en acciones concretas en todos los barrios, la sensatez y en el rigor, para que nuestra ciudad vuelva a la normalidad perdida en estos tres años. 

En caso de ser elegido candidato de UPN ¿con qué tipo de perfiles le gustaría contar para su lista municipal?

Deben integrarse personas con experiencia en la gestión municipal y personas más vinculadas a la actividad profesional en la empresa privada. El día a día municipal exige concejales que den la cara frente a personas e ideas tan radicales como las de Bildu y Podemos para defender sin miedo los valores de UPN. Y además hay que pensar en que el futuro pasa por los jóvenes y por ello, es prioritario seguir incorporándolos al equipo.

¿Qué debe ofrecer UPN a la ciudadanía para recuperar el gobierno municipal de Pamplona?

Lo estamos haciendo ya. Por un lado seguir realizando una oposición rigurosa y contundente para poner en evidencia el desmadre y el sectarismo de este cuatripartito, que todo lo hace para llevarnos como sea a su soñada Euskalherria. Por otra parte, presentar una alternativa ilusionante para el futuro, basada en proyectos concretos que respondan a problemas reales; facilitar la creación de empleo, apoyar a quienes peor lo están pasando y defender sin complejos nuestros principios, que son los de la mayoría de los pamploneses, y nuestras tradiciones.

Todo hay que hacerlo de una forma cercana a los ciudadanos, hablándoles cara a cara, con ilusión por nuestro futuro, escuchando y explicando la realidad. Muchos nos dicen que los políticos estamos alejados de esa realidad y en eso tenemos que mejorar y vamos a hacerlo.

En 2019 es casi seguro que será tiempo de pactos y acuerdos. ¿Con qué partidos contaría usted para poder gobernar en Pamplona?

Siempre hemos dicho que no hay mayor engaño que ocultar los pactos antes de las elecciones. Nosotros no engañamos y hablamos claro. Sólo caben pactos de gobierno con PSN, PP y Ciudadanos. Con Bildu y Podemos-Aranzadi tenemos un línea roja infranqueable. Con otros partidos sólo caben los acuerdos puntuales en materias tales como empleo, servicios, ámbito social o urbanismo. En todo caso, nunca aceptaremos ninguna condición que directa o indirectamente ponga en duda el modelo institucional de Navarra como Comunidad Foral en España 

¿A falta de un año para terminar la legislatura, cuál es su balance del Gobierno municipal del cuatripartito en Pamplona?

Tremendamente negativo, porque dirige todas sus acciones a cumplir paso a paso la hoja de ruta del nacionalismo vasco para Navarra y, por tanto, gobiernan sólo para unos pocos y contra la inmensa mayoría. Están dejando de lado las prioridades de la ciudad, tirando por tierra el trabajo de décadas con el que se consiguió hacer de Pamplona una capital puntera y la ciudad más segura, más verde y con mayor calidad de vida de España y una de las mejores de Europa.

¿Cuáles cree que han sido, a su juicio, los principales errores y aciertos del alcalde actual de Pamplona?

Aunque no se trata de un error, sino algo premeditado, lo peor es que Bildu no quiere una ciudad libre, una ciudad en la que cualquiera pueda pasear sin verse acosado por pintadas o insultos o una ciudad donde, simplemente, los comerciantes puedan expresar libremente su disconformidad con las decisiones del Ayuntamiento. Quieren una ciudad de segunda, con una economía menor, muy encerrada en sí misma, comercio sólo pequeño, de cercanía… Una ciudad con una única cultura y, sobre todo, con una única ideología.

Especialmente intolerable fue la expulsión de las familias de escuelas infantiles. Pequeños desterrados de sus escuelas, apartados de sus educadoras, por el pecado de no saber euskera. En la misma línea, la imposición del euskera en plazas públicas que no lo necesitan (valorándolo al máximo en la convocatorias).

Me cuesta mucho encontrar algún acierto. Destacaría los que significan dar continuidad a proyectos anteriores como Lezkairu y Salesianos.

¿Cuáles serían sus principales proyectos para Pamplona en caso de ser elegido alcalde/sa de la ciudad?

Vamos a poner en marcha un proyecto de ciudad centrado en lo concreto y en lo que de verdad importa, con actuaciones en los barrios y el objetivo de recuperar el prestigio de la ciudad.

En Pamplona se va a dejar de hablar de ikurriñas y okupas y se va a volver a pensar en ascensores urbanos, en aparcamientos subterraneos, en reurbanizar el Paseo Sarasate, en abrir nuevas plazas públicas en el Casco Antiguo, en el Oscus o en la Manzana Piloto, entre Calle Mayor y Jarauta; de apartamentos tutelados para nuestros mayores; de atender las necesidades de los barrios con más necesidades como Milagrosa o Echavacoiz; de cultura de verdad y no de ideología; de permitir una educación de calidad en el idioma que elijan las familias; de crear empleo haciendo más sencillo abrir un negocio; de Escuelas Taller, emprendimiento y juventud, porque en el fondo, todo esto se sostiene sólo si se genera empleo

En cuanto a las preocupaciones de los ciudadanos, ¿cuáles cree que son las principales entre los vecinos de Pamplona?

A mí me llegan dos preocupaciones: el empleo, sobre todo para los jóvenes, y la deriva de esta ciudad hacia el separatismo y el populismo. Esta ciudad lleva un rumbo muy preocupante y está perdiendo calidad de vida; ya no es la más limpia, ni la más segura. Además, su imagen se está deteriorando porque quien ahora gobierna no se fija en los problemas de las personas sino en sus obsesiones, ikurriña y euskera a todas horas. Y con los impuestos tan altos que ha puesto el Gobierno de Navarra, la gente tiene lógicamente miedo a que las empresas se acaben marchando.

¿Cuál sería su decisión si gobierna sobre la amabilización del Casco Antiguo y el proyecto de Pío XII?

Rehacer lo mal hecho. Con la amabilización han hecho una isla inaccesible y es imprescindible volver a abrir al coche la calle Padre Moret y la calle Nueva. Hay que impulsar los aparcamientos en el Casco, empezando por el de las Huertas de Santo Domingo, urbanizar el Paseo de Sarasate;  permitir la movilidad en coche de los vecinos sin tener que dar insoportables vueltas por Pamplona.

En cuanto a Pío XII tengo esperanzas de que la obra se paralice. Hay recursos de vecinos y comerciantes, a los que tengo que reconocer su esfuerzo en defender sus derechos. Y si siguen adelante, veremos cómo revertirlas de la forma menos gravosa posible para las arcas municipales. Pero en todo caso tendremos que hacerlo porque esto es una auténtica chapuza.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Enrique Maya, ante las primarias en UPN: "Mi proyecto para Pamplona se basa en la sensatez y el rigor"