• domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 04:22

 

 
 

PAMPLONA

Maya y Chivite aseguran que se trabaja para acabar con disturbios en el Casco Viejo

El alcalde de Pamplona ha asegurado que se "ha llegado a unos límites absolutamente impensables hace un tiempo".

Policía Municipal, Policía Foral y Policía Nacional intervienen en una rave en el puente de Aranzadi donde había más de 600 personas. PABLO LASAOSA
Policía Municipal, Policía Foral y Policía Nacional intervienen en una rave en el puente de Aranzadi donde había más de 600 personas. PABLO LASAOSA

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, han mostrado su preocupación por los disturbios en el Casco Viejo

Maya ha afirmado que entiende "perfectamente" la decisión de varios bares del Casco Viejo de la ciudad de cerrar este jueves por la tarde como respuesta a los sucesos ocurridos en las últimas semanas.

"Se ha llegado a una situación absolutamente intolerable", ha destacado el alcalde, que ha señalado que la agresión al titular de un establecimiento del Casco Viejo "es ya el colmo de los colmos", unido a "esa invasión que hubo de portales en la zona de San Gregorio". "Esto ha llegado a unos límites absolutamente impensables hace un tiempo y yo entiendo esa reacción", ha añadido en declaraciones a los periodistas.

Enrique Maya ha destacado que "estamos trabajando Ayuntamiento, Gobierno de Navarra, Delegación del Gobierno, todas las policías, para atajar en la medida de lo posible este grave problema, que no tiene una solución sólo policial" sino que "es más amplia". A este respecto, ha explicado que también se ha hablado con las universidades "porque es evidente que los jóvenes universitarios también inciden en esta aglomeración de personas en el centro".

Así, ha avanzado que se va a crear una mesa de trabajo con una "representación amplia" para "entre todos buscar soluciones". Según ha explicado, en este foro estarán presentes los grupos municipales, las universidades o los jóvenes, seguramente a través de la Mesa de Juventud. También ha señalado que se valora la participación de personas que "tengan un enfoque que vaya mucho más allá del tema de la seguridad" como psicólogos, expertos en "el entendimiento del comportamiento de las personas" y ver si las consecuencias de la pandemia "también ha tenido algún efecto en esta situación".

"En este momento es la prioridad número uno para mi porque si no hay seguridad, si la gente se siente insegura, no hay libertad y eso no se va a tolerar", ha manifestado Maya, que ha destacado que desde el Ayuntamiento "no vamos a parar porque Pamplona ha sido siempre una ciudad segura y va a seguir siéndolo".

El alcalde de Pamplona ha pedido a la juventud que "entiendan que si se encuentran cerrados esos bares es por una razón poderosa y absolutamente clara". Asimismo, les ha animado a que "se diviertan respetando las normas, respetando las reglas" y ha subrayado que "la ciudad está para disfrutar de ella pero no para que sea un lugar problemático". "Ese es el mensaje y estoy convencido que van a entenderlo la inmensa mayoría y de que van a responder", ha agregado.

CHIVITE: "FENÓMENO COMPLEJO"

En este mismo sentido, la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha manifestado este jueves que la violencia en las calles es un "fenómeno mucho más complejo de lo que pueda parecer, es multicausal y requiere una reflexión". "Vamos a poner propuestas en el Gobierno con el resto de instituciones y con la sociedad porque es un tema que nos preocupa de verdad", ha dicho.

Chivite ha respondido en el pleno del Parlamento a una pregunta oral de Geroa Bai sobre los disturbios en el Casco Viejo de Pamplona y ha indicado que "compartimos la preocupación en lo ocurrido en algunos contextos de ocio". "Estamos haciendo un análisis profundo, es un fenómeno complejo, que afecta a la convivencia, a diferentes sectores, al espacio público", ha expuesto.

Ha afirmado que "no hay una única solución" y ha opinado que por ejemplo "flexibilizando aforos en cultura y deporte, damos otras opciones de ocio que pueden contribuir a que la población pueda estar más dispersa en el espacio".

Chivite ha señalado que están manteniendo reuniones y conversaciones con distintos sectores e instituciones y que van a "seguir trabajando de manera trasversal, amplia y participada". "Estos actos violentos no son la mayoría, nos preocupan, pero la mayoría de las personas no son violentas", ha indicado, para abogar por una "labor pedagógica con el conjunto de la sociedad de lo que supone la convivencia y el respeto".

A su juicio, "quienes tenemos responsabilidades públicas debemos dar ejemplo porque si trasladamos tensión y conflicto, ese mensaje llega a la ciudadanía".

Por su parte, la portavoz de Geroa Bai, Uxue Barkos, ha señalado que "éste no es un problema exclusivo de Pamplona ni de Navarra" y ha indicado que es necesario un "rango de urgencia". "Balance vergonzoso de disturbios en el Casco Viejo de Pamplona", ha expuesto, para señalar que el 2 de septiembre "marca un hito, con un saldo de daños materiales y daños personales en profesionales del sector".

Barkos ha manifestado que "urge" tomar medidas para detener esta situación, "son medidas transversales, urgentes en lo relativo a seguridad". "Deberemos formular nuevas medidas a alternativas de ocio, programas de educación...; en algo se está fallando", ha señalado, para comentar que hoy jueves los hosteleros del Casco Viejo van a cerrar en protesta "con toda la razón".

Según ha comentado, "lo sufre la ciudadanía en general, vecinos del Casco Viejo y hosteleros y la crónica es absolutamente desbocada". "Requiere medidas de urgencia, medidas ya", ha apuntado.

REMÍREZ: LA SOLUCIÓN "NO ES SOLO POLICIAL"

Por su parte, el consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior del Gobierno foral, Javier Remírez, ha manifestado este jueves que la solución a los disturbios y a la violencia en la calle "no es ni debe ser solo policial".

Remírez ha respondido en el pleno de la Cámara a una pregunta de Navarra Suma sobre "los medios y recursos adicionales puestos a disposición de Policía Foral para hacer frente a los episodios de violencia en el marco de la celebración de botellones".

El consejero ha mostrado su "rechazo y condena" a los hechos violentos que se han producido en distintas fechas en la Comunidad foral y ha reconocido el trabajo que realizan los cuerpos policiales, "su buen hacer, su entrega y el convencimiento de trabajar de forma coordinada".

Ha explicado que desde el inicio de la pandemia el Gobierno foral, la Delegación del Gobierno y los municipios "hemos contado con todos los recursos policiales disponibles" y "se ha velado por el cumplimiento de las medidas de prevención sanitarias y también de los botellones".

Tras destacar también el trabajo de las policías locales, Remírez ha indicado que "estamos trabajando de manera coordinada, eficaz todos los cuerpos policiales desde el inicio de la pandemia, de la legislatura". "Navarra es una de las Comunidades más seguras del conjunto de España; se producen expresiones minoritarias de violencia y están provocando un trabajo profesional del conjunto de las policías", ha dicho.

Ha señalado que también hay que actuar desde el punto de vista preventivo y educativo, además que desde la actuación policial. "No solo debe haber respuesta policial", ha comentado, para afirmar que "este Gobierno pone todos los recursos que se requieren para actuar conforme a criterios de seguridad pública y ahí no vamos a escatimar".

Por su parte, el parlamentario de Navarra Suma José Suárez ha indicado que "estamos tratando un tema serio y merecemos una respuesta seria". Tras agradecer la labor a todas las policías, ha dicho que el de la violencia es un "tema profundo". "Nos preocupa qué puede pasar esta tarde en Pamplona y si estamos preparados para ello, si la Policía Foral está preparada y cuenta con los recursos necesarios", ha dicho.

Según ha continuado, "la realidad de los disturbios hay que afrontarla y se afronta a través de la Policía, de la Policía Foral y de la Nacional, no hay otra forma". "Este problema se convierte en un problema político porque se anteponen los intereses nacionalistas", ha dicho, para afirmar que "no se está contando con los recursos necesarios desde Policía Foral para afrontar las situaciones de riesgo que se derivan de la violencia".

Suárez ha expuesto así que la Unidad de Intervención no tiene turno de noche, "que lo alargan con horas extraordinarias". "Mandan la policías de Seguridad Ciudadana, sin los medios, sin la especialización, sin el número de agentes necesarios y los ponen en riesgo", ha apuntado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Maya y Chivite aseguran que se trabaja para acabar con disturbios en el Casco Viejo