PREMIUM  PAMPLONA

Maya pone en marcha Pamplona en 24 horas: "Vuelve la avenida del Ejército y arreglaremos Pío XII y la amabilización"

El nuevo alcalde recibe en su despacho a NAVARRA.COM para explicar sus primeras medidas de choque tras cuatro años de Bildu en el consistorio.

Enrique Maya, alcalde de Pamplona, el primer día de trabajo tras regresar al despacho de primer edil en el consistorio. PABLO LASAOSA
Enrique Maya, alcalde de Pamplona, el primer día de trabajo tras regresar al despacho de primer edil en el consistorio. PABLO LASAOSA  

Enrique Maya ha vuelto este lunes a abrir la puerta del despacho de alcaldía, aquel que dejó en 2015 y al que se encomendó volver durante los cuatro años de cuatripartito vasco en Pamplona.

El mismo sábado, a los pocos minutos de tomar posesión por segunda vez como alcalde de la ciudad, tomó las primeras decisiones con una organización provisional que quiere convertir en definitiva la próxima semana, con el nombramiento de sus concejales en sus respectivas áreas.

En sólo unas horas, ha nombrado a un nuevo jefe de la Policía Municipal de Pamplona y ha puesto en marcha la organización municipal con su equipo de alcaldía, tras encontrarla vacía, al contrario de lo que ocurría en otros cambios de poder, donde las personas salientes aguardaban para que la transición fuera más sencilla. "Cuando hemos llegado, estaba todo vacío. Tampoco lo critico. Ha sido un cambio de poderes educado pero distante. En otras áreas, la mayoría de los cargos siguen para que haya una continuidad hasta la nueva estructura", ha indicado.

En su gabinete, ha nombrado a Juan Echenique, periodista que ya estuvo al frente del puesto en la anterior etapa de Maya en el consistorio, mientras que la nueva jefa de protocolo es Marta Urbiola, hasta la fecha, asistente del grupo regionalista en el consistorio.

¿Cómo vuelve un alcalde al despacho que ya ocupó? "Ha sido una sensación extraña, cierto sentimentalismo por volver adonde había estado cuatro años. Al mismo tiempo, como si no hubiera pasado tanto tiempo. Pero sobre todo, la responsabilidad de ser alcalde", ha expuesto Maya.

El nuevo alcalde de Pamplona, durante la sesión de fotos para esta entrevista en su primer día tras la toma de posesión. PABLO LASAOSA

En ese mismo despacho se ha encontrado desaparecidas las banderas de Navarra y de España. "Las volveré a colocar, por supuesto", ha explicado esta misma tarde tras recibir a este medio. Igual ocurrirá con el retrato del Rey, que Bildu desplazó de lugar y redujo a la mínima expresión, en su estilo burlesco. "No son asuntos de prioridad número 1, pero hay que hacerlas. Igual que la decoración municipal, que tengo claro que hay que cambiar muchas cosas, pero no nos vamos a obsesionar".

La avenida del Ejército es uno de los asuntos que Bildu modificó en su odio contra la institución militar, sin que nadie lo demandara. "Este mismo martes, lo comunicaré en la junta de portavoces. Vuelve el nombre a la avenida y Catalina de Foix seguirá teniendo el mismo espacio que ya tenía en el entorno del Archivo General", ha apuntado Enrique Maya.

AGRADECIMIENTOS

El alcalde ha agradecido personalmente el trabajo del anterior jefe de policía, Jesús Munárriz, del cual ha alabado su etapa al frente del cuerpo. "Ha aceptado el cambio con disposición. El nuevo jefe, Javier Goya, es un hombre de la casa, una persona con gran experiencia en temas organizativos. Creo que lo va a hacer muy bien. He querido tomar esta decisión rápida ante la llegada de San Fermín, para que tenga el mayor tiempo posible", ha señalado.

En la primera mañana de Maya al frente del consistorio, los grupos municipales también se han reunido para reorganizar los despachos, ya que los cambios de fuerzas y número de concejales obliga a readaptar los espacios.

También hay que abordar los sitios en el pleno municipal. Aún sin confirmar, todo indica que el PSN (5) podría ocupar uno de los extremos, mientras que Navarra Suma (13), la parte central del salón municipal, y Bildu (7) se ubicaría en el otro tramo de asientos, con Geroa Bai (2) cerrando la mesa por el extremo contrario.

El nuevo alcalde de Pamplona, durante la sesión de fotos para esta entrevista en su primer día tras la toma de posesión. PABLO LASAOSA

El nuevo alcalde quiere volver a un número similar de concejalías delegadas de su anterior etapa, dando más peso a asuntos como la movilidad y la sostenibilidad. "La Policía Municipal debe asesorar sobre estas decisiones, pero quiero que sea Urbanismo quien trabaje el futuro de la ciudad", manifiesta Maya.

El 3 de julio, previsiblemente, se celebrará el primer pleno, en el que aprobará la nueva composición municipal. Maya no quiere perder tiempo y espera que, para Sanfermines, todo el mundo esté ya ubicado en su puesto. Asegura el primer edil que no habrá cuotas entre los partidos que conforman Navarra Suma y que no influirá la presencia de Ciudadanos (Fernando Sesma) y PP (Carmen Alba) entre los 13 ediles de la formación. "Estamos trabajando juntos muy bien".

TEMAS 'CALIENTES'

Maya no rehuye los temas 'calientes' que los cuatro años de Bildu han dejado en Pamplona. Decenas de problemas para resolver con premura sobre los que los ciudadanos han reclamado ya medidas inmediatas.

Acerca de la pasarela de Labrit, el nuevo regidor de Pamplona aplica el sentido común. "Ha tenido daños que se tienen que subsanar por parte de los responsables. Pero no hay que retirarla, porque el propio equipo de arquitectos mantiene que es recuperable. Lo que queremos es que se solucione y se abra cuanto antes. Contaremos con los técnicos, con confianza. Se ha tratado mal a muchos profesionales", subraya Maya.

Pío XII es otro asunto al que se quiere entrar de forma inmediata, como se prometió en la campaña electoral. "Vamos a recuperar plazas de aparcamiento en rotación y a eliminar ese espacio sin aprovechamiento entre la calzada, el carril bici y la acera. Además, se mantendrá el carril bici solo en uno de los carriles, pero será de doble dirección. Lo vamos a hacer con los vecinos y comercios, hablando con ellos. El equipo técnico se pondrá en marcha también cuanto antes", sentencia.

También se quiere recuperar el acceso de coches al Ensanche a través de Padre Moret, la calle entre Baluarte y el Parlamento que Bildu cerró al tráfico dentro de su plan de amabilización para impedir la llegada de los vecinos al Casco Antiguo. "No queremos que los coches vayan por José Alonso, así que habrá que analizar la situación, para que los coches puedan subir al centro por el Portal Nuevo desde la Rochapea y, de ahí, acceder al centro y al Ensanche", explica Maya sobre cómo reorganizar el tráfico para recuperar la confianza de los ciudadanos en su acceso al centro de la ciudad.

Las ideas para mejorar la capital navarra bullen en la cabeza del alcalde, como la peatonalización del paseo de Sarasate con tráfico rodado limitado, la recuperación del Bosquecillo, la mejora de la conexión de San Juan con el centro a través de un nuevo bulevar o cómo conseguir más aparcamientos en la Milagrosa y en otros barrios de la ciudad.

El nuevo alcalde de Pamplona, durante la sesión de fotos para esta entrevista en su primer día tras la toma de posesión. PABLO LASAOSA

Sobre sus pactos de gobierno, Maya no esconde el 'dolor' causado por la postura del PSN, que se ofreció para recibir los votos de Bildu hasta el último momento. "En mi anterior etapa, traté de conseguir un gobierno conjunto sin éxito. Ahora, después de las palabras de Maite Esporrín, creo que eso no se puede ofrecer. Quizá no es el momento, aunque no escondo que es nuestro principal interlocutor y que nuestras relaciones personales son buenas", reflexiona Enrique Maya, a la espera también de que se configure el Gobierno de Navarra para saber cuál es la postura final de los socialistas.

Su idea es preparar un borrador de presupuestos para septiembre y hacer una propuesta a los grupos para someterlo a negociación. "Insistiremos, pero estoy acostumbrado a que no me aprueben los presupuestos, aunque creo que se podrán suavizar las cosas y fomentaremos que haya buenas relaciones. Hablaré con el PSN y con Geroa Bai, pero desde luego, no me sentaré con Bildu, ya que tenemos con ellos una barrera infranqueable", resume el alcalde.

"Nuestro objetivo es devolver la normalidad a la ciudad. De cara a San Fermín, habrá asuntos que ya no podemos tocar, porque están ya concedidos, como las txoznas en la plaza de Recoletas. Desde luego, no ocurrirá en los próximas Sanfermines, y este año se extremará la vigilancia para el cumplimiento de normas y horarios. No puede ser que haya quejas de vecinos y que las monjas no pudieran ni acceder a su edificio", ha concluido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Maya pone en marcha Pamplona en 24 horas: "Vuelve la avenida del Ejército y arreglaremos Pío XII y la amabilización"