PAMPLONA

Hachazo al tráfico: las multas de Asirón surten efecto y reducen a la mitad los coches en el centro

La drástica caída de tráfico no se refleja en un aumento notable de viajeros en las villavesas que circulan por el centro de Pamplona.

Policía Municipal multa a unos vehículos en la zona restringida al tráfico y aparcamiento en la calle Padre Moret junto al Parlamento de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY
Policía Municipal multa a unos vehículos en la zona restringida al tráfico y aparcamiento en la calle Padre Moret junto al Parlamento de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY  

El supuesto plan de 'amabilización' del Ayuntamiento de Pamplona, promovido por el concejal Armando Cuenca (Aranzadi) y auspiciado por el alcalde Joseba Asirón (EH Bildu), ha dado sus primeros frutos y se ha reducido a más de la mitad el tráfico en el centro de la ciudad.

Según la información facilitada por el Consistorio, el tráfico por el Casco Antiguo de Pamplona ha bajado en un 53% desde que entró en funcionamiento en octubre el sistema de multas a los vehículos no autorizados a circular por el centro de la capital.

Cada día 11.456 coches transitaban por el Casco Antiguo, pero ahora la cifra se ha reducido hasta los 5.306 vehículos medidos durante este mes de febrero.

La bajada del 53% en el descenso de coches no se refleja con un aumento en el número de usuarios de las villavesas. Tal y como informa el Consistorio, el pasado mes de septiembre el número de viajeros en los autobuses urbanos que circulan por el centro aumentó un 5% después de las modificaciones de trayectos y paradas de las villavesas.

Por contra, el Ayuntamiento no ha informado del número de multas que ha impuesto a los numerosos conductores que aún desconocen por qué calles se puede transitar y han acabado siendo denunciados bien por las cámaras instaladas en la calle o bien por los agentes de la Policía Municipal. Las sanciones se elevan hasta los 90 euros.

A falta de esta cifra de sanciones recaudadas por el Consistorio dirigido por el cuatripartito, los comerciantes del Casco Antiguo y del Ensanche de la capital foral ya han presentado sus primeros números en un balance muy negativo tras la pérdida de clientes que se acercan hasta sus negocios. De hecho, en el mes de diciembre ya advirtieron de pérdidas de 10 millones de euros de facturación y la destrucción de 117 puestos de trabajo.

AUTORIZACIONES PARA PODER VIAJAR EN COCHE POR EL CENTRO

Un total de 16.496 vehículos cuentan con autorización del Consistorio para poder circular por el Casco Antiguo. Además, desde que se puso en marcha el sistema de accesos, el Consistorio ha concedido autorizaciones de acceso puntual (para un determinado momento concreto) a 10.627 vehículos y autorizaciones de acceso temporal (para un periodo de tiempo) a 6.401 vehículos. 

Por zonas de acceso, la principal entrada al Casco Antiguo se produce por la calle Nueva, lugar por el que acceden a diario una media de 1.496 vehículos. Por el Labrit entran al barrio 1.338 personas al día y por la avenida de San Ignacio, 949. La cámara de videovigilancia situada en la cuesta de Santo Domingo recogen un tránsito de 669 vehículos diarios, la de Estafeta 350 vehículos, la del portal de Francia 255 y la de Espoz y Mina 199. El acceso de San Antón lo utilizan 50 vehículos.

Desde el pasado mes de septiembre, en el que se pusieron en marcha los cambios en varias líneas del transporte urbano comarcal, el número de personas usuarias de las villavesas de las 6 líneas que transitan por el centro de la ciudad se ha incrementado en un 5,1%, pasando de 1.331.635 a 1.400.564 viajeros.

Esas seis líneas de referencia son la 3, la 4, la 6, la 9, la 12 y la 21, que vieron cómo se habilitaban nuevas paradas en el entorno de Navas de Tolosa o se modificaban sus recorridos para facilitar el acceso al Casco Antiguo y a los Ensanches.

En el conjunto de todas las líneas del transporte urbano comarcal el incremento de usuarios entre septiembre de 2017 y enero de 2018 fue de un 3,4%, punto y medio menos que el aumento de las líneas acercadas al centro de la ciudad. En septiembre del año pasado utilizaron el transporte urbano comarcal 3.165.050 personas y en enero de este 2018 un total de 3.273.708 personas.

En los últimos cinco meses la línea 21 (circular este: Ansoáin - centro) ha incrementado su número de personas usuarias en un 9,9%. En septiembre la utilizaban 109.964 personas y en enero de este año 120.900. La línea 12 Ermitagaña - Mendillorri ha aumentado un 6,7% (de 200.550 a 214.039); la línea 4, que une Barañáin y Villava, ha subido desde septiembre un 5,1% (de 672.180 a 706.563 personas); la línea 3, la circular oeste entre Ansoáin y el centro, un 4,9% (de 116.390 a 122.159 personas); y la línea 6, entre Rochapea y UPNA, un 4,2% (de 86.154 personas a 89.817 personas). La línea con menor crecimiento ha sido la 9, entre RENFE y la UPNA, con un 0,4% de subida (de 146.397 a 147.086 personas).

Si se toma como referencia el último año, desde enero de 2017 a enero de 2018, los aumentos en el número de viajeros de las líneas del transporte urbano comarcal han sido mayores. El total de personas usuarias se ha incrementado en un 8,4%, de 3.019.698 a 3.273.708. En ese mismo periodo anual la línea 21 ha crecido un 16,2% (de 104.005 a 120.900), la línea 6 un 9,3% (de 82.100 a 89.817), la línea 4 un 8,4% (de 651.553 a 706.563), la línea 3 un 7,2% (de 113.895 a 122.159), la línea 12 un 6,1% (de 201.681 a 214.039) y la línea 9 un 4,9% (de 140.185 a 147.086).


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Hachazo al tráfico: las multas de Asirón surten efecto y reducen a la mitad los coches en el centro