• lunes, 15 de agosto de 2022
  • Actualizado 18:23
 
 

PAMPLONA

La decoración de Bildu en el Ayuntamiento de Pamplona: cambian cuadros históricos por carteles de San Fermín

El Consistorio retiró hace unos meses 10 cuadros de los reyes de Navarra después de 1512 y un escudo de los Borbones con las armas de Navarra.

Recreación de los cambios en la decoración del Ayuntamiento de Pamplona.
Recreación de los cambios en la decoración del Ayuntamiento de Pamplona.

El escudo de Pamplona en una representación de 1598 en la pared central del zaguán, la exhibición del Privilegio de la Unión, las mazas y las llaves de la ciudad en los espacios laterales y la reproducción de carteles históricos de San Fermín en la escalera noble son los elementos que componen la propuesta decorativa para el vestíbulo y el acceso a las dependencias municipales de la Casa Consistorial.

Esta propuesta se basa en argumentos históricos, pretende tener un carácter permanente y pretende, también, "constituirse como un espacio simbólico funcional y accesible a la ciudadanía", según ha informado el Ayuntamiento en una nota.

El Consistorio, gobernado por Bildu, retiró hace unos meses 10 cuadros de los reyes de Navarra después de 1512 y un escudo de los Borbones con las armas de Navarra que presidía un lugar destacado del zaguán del Ayuntamiento que data del año 1735, y ahora les busca sustituto. 

Asirón reconoció en su momento no asumir "su valor simbólico" porque "fueron reyes que humillaron a la ciudad y se arrogaron la legitimidad de Navarra", en referencia a algunos de los personajes históricos, como Fernando el Católico, que colgaban de las paredes del Ayuntamiento desde hace décadas. 

CAMBIOS DECORATIVOS

La plasmación gráfica de la propuesta ha sido realizada por la empresa Muraria bajo las indicaciones realizadas por técnicos del Archivo Municipal y de Artes Plásticas del Ayuntamiento de Pamplona.

La línea de trabajo se centra en "fenómenos de consenso, colectivamente aceptados como referentes comunes, ajenos a cualquier sesgo interpretativo o excluyente (escudo, mazas, llaves de la ciudad)". Utiliza, además, bienes del patrimonio cultural de la ciudad de titularidad municipal y de gran valor simbólico, desconocidos o poco accesibles para la ciudadanía (documento del Privilegio de la Unión o el escudo de 1598), ha añadido.

En el zaguán y en la escalera principal se quiere trasladar "un discurso unitario de la ciudad de Pamplona como proyecto colectivo de futuro que se fundamenta sobre bases forjadas por un pasado compartido durante siglos".

Por ello, para llevar a cabo la decoración de esos espacios se apela a símbolos de Pamplona, al Privilegio de la Unión como acta fundacional de la ciudad o a las fiestas de San Fermín como hecho cultural de proyección internacional.

Estas intervenciones se engloban dentro de los "trabajos de actualización y mejora" de diversas dependencias de la Casa Consistorial que se inició el pasado verano y que "ha optimizado, por ejemplo, la sala de prensa municipal, la sala de comisiones o espacios comunes como vestíbulos o pasillos".

FRENTE A LA PUERTA PRINCIPAL

Para la pared central del zaguán, visible incluso desde la plaza Consistorial, el proyecto apuesta por recuperar el escudo de la ciudad. Hasta el año pasado ese espacio había estado ocupado por un escudo barroco de madera policromada procedente del Consejo Real de Navarra con las armas de la monarquía borbónica. Ahora se propone colocar allí el escudo de la ciudad, pero no el actual, "sino una representación histórica fechada en 1598, la primera representación polícroma del escudo de la ciudad de Pamplona".

El escudo forma parte del primer inventario de los 'privilegios' de la ciudad, una documentación cuya gestión en un archivo único decretó el Privilegio de la Unión en 1423. Además de ser una representación manuscrita "única y gran valor plástico", a la vez que bastante desconocida por la ciudadanía, está vinculada a un pleito abierto en 1596 por problemas en la implantación del sistema administrativo moderno de la ciudad. "Por tanto, es también símbolo de la renovación y el funcionamiento de la institución municipal", ha expuesto el Consistorio.

ESPACIOS LATERALES DEL ZAGUÁN

En los dos espacios laterales del zaguán, hasta el año pasado ocupados por bancos y plantas, se pretende "reforzar el discurso histórico de una ciudad como Pamplona" con la colocación de tres elementos: un facsímil del Privilegio de la Unión de 1423, las mazas y las llaves de las seis puertas de la ciudad y de la puerta de toriles.

El facsímil se ubicaría en uno de los espacios como "referente documental de la ciudad, como verdadera acta fundacional de la Pamplona moderna", ha expuesto el Ayuntamiento. Su colocación en el vestíbulo permitiría un acceso permanente al documento por parte de la ciudadanía, cuando ahora solo es posible contemplarlo en consulta en el Archivo Municipal o cuando se exhibe con motivo del Privilegio de la Unión. Se propone para completar el espacio extraer algún fragmento del texto y serigrafiarlo en la pared, así como colocar una representación de los tres antiguos burgos.

Las mazas y las llaves de la ciudad, que se encuentran actualmente en el despacho de Alcaldía en la llamada Planta Noble de la Casa Consistorial, se exhibirían en vitrinas en el otro espacio del zaguán simétrico al anterior.

Las tres mazas simbolizan el poder municipal y la importancia de Pamplona como cabeza del reino. El conjunto de las tres mazas data de finales del siglo XVIII o comienzos del XIX, reutilizando algún elemento de la primera maza elaborada en 1555. En cuanto a las llaves, seis de ellas se corresponden con las seis puertas que tenía antaño la ciudad fortificada y la séptima, la de toriles, símbolo de las fiestas tradicionales de Pamplona y ejemplar del XVIII que presenta las armas de la ciudad.

CARTELES HISTÓRICOS DE SAN FERMÍN

Para la decoración de los paños de ambos lados de la escalera noble se propone una selección de carteles históricos de las fiestas de San Fermín. Se trataría en todos los casos de originales litografiados de época que cumplen las características necesarias para su exhibición permanente en el Ayuntamiento, garantizando su conservación y seguridad.

Esos carteles sustituirían a los cuadros de reyes de Navarra pintados en el siglo XVIII por Diego Díaz del Valle retirados hace unos meses.

Los carteles, según el Ayuntamiento, ofrecen "una multiplicidad de mensajes y lecturas desde diferentes perspectivas, a cualquier público que acceda al edificio, ya sea pamplonés o visitante". Además, son obras de arte de gran formato surgidas de los artistas locales más representativos de los últimos siglos, ofrecen una imagen de la ciudad a lo largo de más de 100 años, muestran la evolución y los avances de la sociedad pamplonesa (costumbres, vestimenta, actos...), suponen un testimonio visual de la entrada en la ciudad de la modernidad (especialmente a través de la llegada de la industria, la tecnología) y, lógicamente, reflejan la propia historia contemporánea del diseño gráfico.

OTROS ELEMENTOS DE INFORMACIÓN Y DECORACIÓN

Según el Ayuntamiento, a la exhibición de elementos se deben unir los contenidos informativos, que se supeditan al carácter decorativo de los espacios. La propuesta considera que en esos espacios debe primar la actividad institucional, por lo que deben configurarse de "forma funcional, simbólica y dinámica, tratando de evitar que se proyecto una imagen de espacio expositivo o de museo".

Por ello, "el tratamiento de la información se plantea de manera sutil y discreta, con un sistema básico de identificación in situ, mediante cartelas con datos básicos (autor, fecha, título identificativo) y un código QR que permita el acceso a una información más completa mediante dispositivos móviles".

Se proponen, asimismo, sistemas complementarios de información en la web municipal, www.pamplona.es. El acceso se llevaría a cabo mediante los códigos QR ubicados junto a cada pieza y podría consistir en fichas descriptivas, audioguías o una visita virtual, esta última ya accesible desde 2015.

La propuesta recoge también elementos externos de diseño que potenciarían el resultado final del conjunto decorativo. Entre ellos, el recubrimiento de paredes con un material vinílico de altas prestaciones; la sustitución de la lámpara clásica que presiden el zaguán y que, según el Ayuntamiento, "no tiene valor ornamental", por una pieza de diseño moderno de iluminación led de bajo consumo; o unas vitrinas expositivas para las mazas, las llaves de la ciudad y el facsímil del Privilegio de la Unión de "diseño también moderno, ligeras, que no sean protagonistas del espacio y que cumplan las condiciones de seguridad y conservación necesarias".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La decoración de Bildu en el Ayuntamiento de Pamplona: cambian cuadros históricos por carteles de San Fermín