CULTURA

"Despidiendo espacios singulares": el colegio Salesianos, escenario de una ópera antes de su derribo

Este jueves y viernes el alternativo escenario para la puesta en escena de "La Bohéme" de Puccini, en versión "ópera garage".

Colegio Salesianos Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Colegio Salesianos Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY  

El taller de mecánica del antiguo colegio de Salesianos en el centro de Pamplona será este jueves y viernes el alternativo escenario para la puesta en escena de "La Bohéme" de Puccini, en versión "ópera garage" que respeta la música y el libreto de este clásico de la lírica pero trasladado al siglo XXI.

"Es un espectáculo de opera en toda regla pero con una puesta en escena diferente", ha señalado en declaraciones a Efe la productora Macarena Bergareche, que llega a Pamplona tras visitar ya varias ciudades españolas siempre buscando "escenarios un poco clandestinos en los centros de la ciudad" que doten a esta "Bohéme" de la peculiar escenografía "underground" deseada para vivir la ópera "de otra manera".

Aunque sin coro ni orquesta por necesidades de espacio, sin amplificación y con acompañamiento de piano, "realmente el espectador va a ver una ópera cuyo texto y música es como si lo estuviera escuchando en un teatro convencional pero la puesta en escena es absolutamente diferente", ha incidido la productora, que reconoce que "esa diferenciación en gran parte nos la da la propia localización del espacio".

Un garaje, un desguace, una antigua carpintería, lo que fue una fábrica textil o, en el caso de Pamplona, en el antiguo colegio de los Salesianos que está previsto derribar son algunos de los espacios que han acogido la producción porque "nos dan la escenografía 'underground' que buscamos".

"Las texturas, las vidrieras siempre un poco derruidas nos dan ya una escenografía que en un teatro convencional hay que buscar", aunque esta versión también tiene una "fundamental puesta en escena con una dirección de iluminación muy lograda, muy buscada, que te mete en ese hábitat diferente. También la propia caracterización de los personajes, que los trae a los tiempos de hoy en día", avanza.

Así, los personajes principales siguen siendo Rodolfo (Pancho Corujo), pero aquí es un guionista de cine y va con un vestuario mucho más moderno; Mimí (Mariola Cantarero), es una estilista de una revista de moda: y Musetta (Ruth Teran), viste "muy sexi, moderna, contemporánea", de forma que "tanto en el maquillaje como en la peluquería también se ve esa diferencia".

Con todo ello se trata de "crear un espectáculo que conviva perfectamente con la ópera en un teatro convencional, pues cualquier amante de la ópera percibe en este espectáculo una calidad artística, tanto por los cantantes como por la producción y puesta en escena, que ha sido muy reconocida por la crítica de ópera en las últimas ciudades por las que hemos pasado".

Prueba de ello es que atraen tanto a "público habitual de ópera como a nuevos espectadores para quienes este es su primer contacto con la ópera", y en cuanto a edad, aunque al principio pensaron que podría acudir sobre todo público joven, han comprobado que es "de todas las edades, desde 30 hasta 70 años".

Con un aforo de 337 espectadores para cada una de las funciones en Pamplona, prácticamente vendidas ya, los asistentes se ubican en sillas alrededor de un cuadrilátero marcado en el suelo, en el que los cantantes actúan sin escenario elevado, una cercanía que "gusta mucho".

Además, en Pamplona la elección del ya cerrado colegio de los Salesianos "tiene un significado para los ciudadanos y muchísimos pamploneses podrán vivir una experiencia muy diferente. Estoy convencida de que vendrán antiguos alumnos que vivirán ahí su pequeño momento nostálgico, porque será antes del derribo del colegio", ha advertido Bergareche.

"Vamos por las ciudades despidiendo espacios singulares", ha reconocido con humor para indicar que "es cierto que este espacio de Salesianos tiene los días contados y en cuanto en cuanto termine ópera garage van a entrar las excavadoras y lo van a derruir", lo que le aporta un "plus y cierto sabor" a la experiencia.

En cuanto a su iniciativa, ha reconocido que muchos les han llamado "valientes" por su apuesta de abrir las fronteras de la opera clásica, pero para ello han tenido "la suerte de contar con un equipo de artistas que se han implicado y apostado por una producción más independiente", tanto con "La Bohème" como con su anterior producción en los mismos términos, "Lucía de Lammermoor" de Donizetti.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Despidiendo espacios singulares": el colegio Salesianos, escenario de una ópera antes de su derribo