PAMPLONA

Recupera su "esplendor" original: la Catedral de Pamplona muestra su claustro restaurado cinco años después

Las obras han costado 4 millones y han sido sufragadas por el Gobierno foral, La Caixa, Fundación Caja Navarra y Arzobispado.

La consejera de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola; la directora territorial de CaixaBank, Isabel Moreno; el presidente de la Fundación Caja Navarra, Javier Miranda; el deán de la Catedral, Carlos Ayerra; y la dirección del proyecto, Leopoldo Gil, Violeta Romero y Nora Oroz presentan la restauración del Calustro de la Catedral de Pamplona. PABLO LASAOSA
La consejera de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola; la directora territorial de CaixaBank, Isabel Moreno; el presidente de la Fundación Caja Navarra, Javier Miranda; el deán de la Catedral, Carlos Ayerra; y la dirección del proyecto, Leopoldo Gil, Violeta Romero y Nora Oroz presentan la restauración del Calustro de la Catedral de Pamplona. PABLO LASAOSA  

La consejera de Cultura y Deporte del Gobierno de Navarra, Rebeca Esnaola, ha presentado este martes el resultado de las obras de restauración del claustro gótico de la Catedral de Pamplona, que se iniciaron en 2015 y cuya inversión, después del desarrollo de las trece fases de la obra, ha sido de cuatro millones de euros.

En la presentación han participado representantes de todas las entidades que han contribuido al coste de los trabajos. Así, además de la consejera, han estado presentes la directora territorial de CaixaBank, Isabel Moreno; el presidente de la Fundación Caja Navarra, Javier Miranda; y Carlos Ayerra, deán de la catedral.

La consejera de Cultura ha destacado en su intervención que "después de cinco años de restauración, el claustro gótico de la catedral de Pamplona recupera su esplendor original".

Esnaola ha recordado que "su estado de conservación mostraba síntomas de deterioro y era necesario detener las consecuencias negativas que la exposición a los agentes atmosféricos, a la contaminación y al paso del tiempo provocaban en el magnífico conjunto monumental".

Según ha explicado, la restauración ha consistido en "una intervención multidisciplinar y compleja, que había que afrontar tras un profundo estudio del monumento y con un diseño de obra pausado y escalonado".

Por su parte, Isabel Moreno, directora territorial de CaixaBank, ha destacado que "la restauración del claustro de la Catedral de Pamplona es un claro ejemplo de la importancia y el peso específico que tienen las actuaciones de la Obra Social La Caixa que, dentro de un presupuesto anual de 560 millones de euros para toda España, destina 14 millones de euros a Navarra".

El presidente de Fundación Caja Navarra, Javier Miranda Erro, ha puesto en valor "la capacidad de aunar esfuerzos de cuatro entidades tan diferentes, tanto públicas como privadas".

"Un bien común, como es esta joya artística e histórica de nuestra comunidad, es un buen motivo para que trabajemos colaborativamente, tal y como planteamos en nuestro Plan Estratégico. Ahora, es el momento de que la ciudadanía navarra pueda disfrutar de todo el trabajo de restauración realizado", ha manifestado.

INICIO DE LA OBRA EN 2015

Tras realizar una serie de estudios previos para detectar las necesidades y debilidades constructivas, en 2015 se iniciaron las tareas de restauración del claustro catedralicio financiadas por el Gobierno de Navarra.

En mayo de 2016, se suscribió un convenio de colaboración entre la Obra Social La Caixa, la Fundación Caja Navarra, el Arzobispado de Pamplona-Tudela, y el Gobierno de Navarra -a través de la Fundación para la Conservación del Patrimonio Histórico de Navarra- que culminó en diciembre de 2019 con la conclusión de las obras.

El coste total de los trabajos de restauración del claustro han sido de 4.076.761,7 euros, sufragado en un 55% por la Obra Social La Caixa y la Fundación Caja Navarra, un 34% por la Fundación para la Conservación de Patrimonio Histórico de Navarra y un 11% por el Arzobispado de Pamplona-Tudela.

Los proyectos y la dirección de obra han estado a cargo del arquitecto Leopoldo Gil, la técnica restauradora ha sido Violeta Romero y la arquitecta técnica, Nora Oroz, los tres adscritos a la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana.

Durante el desarrollo de los trabajos en la catedral, además del personal técnico del Servicio de Patrimonio Histórico, encargado de la dirección facultativa, han intervenido profesionales de Construcciones Leache; Sagarte; Petra; Artyco; Artus; Arsus Paper y otras empresas auxiliares en trabajos de cantería, andamiaje, analíticas en laboratorio, asesoramiento en materiales o campañas de difusión, ha explicado el Ejecutivo foral en un comunicado.

RECUPERACIÓN DE LA PIEDRA

El grueso de los trabajos se ha centrado en intentar devolver al soporte pétreo, en la medida de lo posible, la fuerza de la piedra sana, cerrando grietas, sujetando fragmentos que estaban a punto de caer, colocando aquellos que ya se habían desprendido, limpiando la superficie y aplicando capas de protección que pretenden ayudar a la correcta conservación de los materiales que componen el claustro gótico.

Más delicada era la situación de las fachadas exteriores, con su red de pináculos, antepechos, gárgolas, florones y tracerías. En algunas zonas la piedra se ha convertido en arena, sin posibilidad de recuperar las propiedades que tenía cuando, a finales del siglo XIII y durante el siglo XIV, se construyó el claustro de la catedral.

Se trata de espacios afectados por la lluvia a lo largo de los siglos, sin la protección durante mucho tiempo de los elementos vitales para la evacuación y recogida de aguas pluviales por lo que sufrían daños severos, especialmente en cuanto al desgaste de la superficie, grietas producidas por las heladas, roturas, y todo un conjunto de patologías que daban como resultado un estado de conservación muy frágil.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Recupera su "esplendor" original: la Catedral de Pamplona muestra su claustro restaurado cinco años después