PREMIUM  PAMPLONA

Cambios en las villavesas: un 'capricho' de Cuenca anula una de las paradas con más líneas de Pamplona

Cuatro villavesas verán modificados sus recorridos para acercarse más a uno de los nuevos aparcamientos de la ciudad con escaso uso.

La nueva parada de villavesa ubicada en la calle Biurdana. NAVARRACOM
La nueva parada de villavesa ubicada en la calle Biurdana. NAVARRACOM  

El afan del edil de Movilidad y Ecología Urbana de Pamplona, Armando Cuenca (Aranzadi), por desarrollar, cueste lo que cueste, su polémico plan de 'amabilización' para el centro de la ciudad continúa dando sus pasos.

En este caso, la perjudicada es una de las paradas por la que discurren hasta cuatro villavesas a su paso por la Rochapea.

Concretamente, la Mancomunidad ha informado mediante cartelería de que la parada ubicada en la avenida Guipúzcoa, a la altura del puente de las Oblatas, desaparece para recolocarla a unos 50 metros del parking creado por el equipo de Asirón en la Rochapea y que ha cosechado un pésimo resultado.

Las líneas que se verán afectadas por esta modificación son la L21, L16, L17 y la N4.

Desde el próximo lunes, 5 de marzo, la parada se ubicará en la calle Biurdana, frente al parque de Kosterapea y, como viene siendo costumbre, la villavesa no contará con un espacio propio para parar como sí lo tenía en la anterior ubicación.

En este caso, el autobús volverá a ocupar uno de los carriles por los que cada día circulan cientos de coches, obligándoles a parar hasta que los pasajeros del servicio público de transportes de Pamplona asciendan y desciendan de él.

También se habilitará una nueva parada en sentido contrario que se ubicará también en el parque de Kosterapea, junto al parking.

(La antigua parada que dejará de estar operativa desde el próximo lunes, 5 de marzo)

Se trata de una medida que podría tener como fin aumentar el número de conductores que dejen sus vehículos aparcados en el parking creado en Trinitarios y que fue 'vendido' por el propio Ayuntamiento como un 'gran aparcamiento intermodal' que iba a conectar la periferia de Pamplona con el centro con la máxima comodidad para los usuarios.

Lejos de las palabras y de un nuevo brindis al sol del cuatripartito municipal, el supuesto 'aparcamiento intermodal' se ha convertido en una parcela de tierra a la que se le han asfaltado varios caminos con brea y que no ha cosechado gran éxito por parte de los usuarios del vehículo privado.

(Desde su inauguración, pocos usuarios dejan sus coches en el aparcamiento intermodal creado en Trinitarios)

De hecho, a lo largo de todo el día, los vehículos que estacionan allí no suele superar la veintena cuando el número de plazas que se ofertan ronda las 180. En cambio, encontrar un sitio en la Rochapea es cada vez más complicado dada su proximidad con el centro de la capital navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cambios en las villavesas: un 'capricho' de Cuenca anula una de las paradas con más líneas de Pamplona