PAMPLONA

El nuevo carril bici que une dos barrios de Pamplona permite que los ciclistas eviten un peligroso cruce

Además de mejorar la conectividad en bicicleta, las actuaciones van a propiciar una mejora de la seguridad para todos los usuarios de la vía pública.

Carril bici en la Avenida de Bayona. MIGUEL OSÉS
Carril bici en la Avenida de Bayona. MIGUEL OSÉS

El Ayuntamiento de Pamplona ha finalizado las obras de puesta en marcha de un nuevo tramo de carril bici que ya une el barrio de Buztintxuri con la Rochapea, enlazando la vía ciclista que llega a la intersección entre la avenida de Guipúzcoa y calle Ferrocarril con la de la calle Nazario Carriquiri.

Esta nueva infraestructura permite que los ciclistas salven el cruce de Santa Engracia, que por sus características y su elevado volumen de tráfico suponía un paso peligroso.

El nuevo tramo de carril bici es bidireccional, discurre a cota de la calzada y tiene una longitud de 160 metros y una anchura de tres metros. Al igual que el resto de carriles bici que se están implantando en la ciudad, cuenta con una banda de protección de medio metro, en la que en este caso se han colocado separadores de goma y bolardos.

Al comienzo y al final de este tramo se han construido sendos pasos ciclistas, que permiten conectar esta vía ciclista con las infraestructuras existentes. Estos pasos han sido pintados de rojo, con objeto de advertir correctamente de la situación de estos pasos al resto de usuarios de la calzada y las aceras.

En este nuevo trazado de carril bici se pueden distinguir dos tramos. El que se inicia en la intersección entre la avenida de Guipúzcoa y la calle Ferrocarril discurre por un vial de acceso existente entre la calzada y las viviendas de Santa Engracia. Para poner en marcha la nueva infraestructura se ha prohibido el acceso con vehículos a esa zona, lo que además ha permitido habilitar un nuevo espacio para el uso peatonal.

El segundo tramo, que transcurre sobre el puente de las vías de tren, se ha implantado estrechando en la calzada los carriles para vehículos, con lo que se consigue que éstos deban reducir considerablemente la velocidad, mejorando la seguridad de todos los usuarios de esta vía.

Con la entrada en vigor de la Ordenanza de Movilidad y la prohibición implícita del tráfico ciclista por las aceras, el cruce de Santa Engracia se evidenció como uno de los puntos más peligrosos de la capital para las bicicletas, debido a la intersección de dos vías y a la presencia en una de ellas de un elevado volumen de tráfico, según ha explicado el Ayuntamiento.

La solución puesta en marcha acaba con este problema, ya que dota al ciclista de un espacio propio en la vía, que únicamente comparte calzada con los vehículos en los cruces, que están debidamente señalizados tanto horizontal como verticalmente.

Además de mejorar la conectividad en bicicleta entre los barrios de Buztintxuri y la Rochapea, las actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Pamplona van a propiciar una mejora de la seguridad para todos los usuarios de la vía pública en esta zona.

Por una parte, en la intersección entre la avenida de Guipúzcoa y la calle Ferrocarril, se han prohibido algunos giros para los vehículos y se ha implantado un tramo de carril bus que permite la salida adelantada de los autobuses cuando el semáforo da paso.

Además, en el tramo de vía que transcurre en el puente sobre las vías del tren, el estrechamiento de los carriles destinados a los vehículos va a suponer que éstos reduzcan su velocidad, reduciendo la peligrosidad.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El nuevo carril bici que une dos barrios de Pamplona permite que los ciclistas eviten un peligroso cruce