PAMPLONA

Bildu vuelve a patinar: Pamplona se queda sin su clásica pista de hielo para las próximas Navidades

Las obras del mercadillo por el proyecto Geltoki en la antigua estación sacaron la pista al exterior, pero ninguna empresa se ha presentado al concurso. 

Dos chicos patinan en una pista de hielo.
Dos chicos patinan en una pista de hielo.  

A escondidas y sin ninguna transparencia. Así ha llevado Bildu la expulsión de la clásica pista de hielo de todas las Navidades en Pamplona y que sacó fuera de la antigua estación de autobuses de Pamplona por el proyecto Geltoki, un mercadillo de asociaciones afines al cuatripartito.

Si nada cambia, Pamplona no tendrá pista de hielo durante los próximos días de Navidad, ya que ninguna empresa se ha presentado al concurso para instalarla en el paseo de Sarasate, la ubicación que el cuatripartito había propuesto para este año. 

De hecho, el pliego de condiciones establecía que el 1 de diciembre, tal día como hoy, ya debería estar funcionando, cosa que no ha sucedido. Queda por ver si hay tiempo material de volver a convocar a toda prisa un nuevo concurso que anime a otras empresas. 

Todo ocurre porque Asirón y el cuatripartito quieren dotar de espacio a sus asociaciones afines y van a destinar casi un millón de euros para obras y mejoras en la antigua estación de autobuses, a costa de dejar a la ciudad sin ese espacio para otras situaciones, como la pista de hielo. 

En otros años, la pista de hielo se inauguraba en Pamplona incluso antes de San Saturnino, para alargar los días en los que los pamploneses podían disfrutar de la instalación. Junto a la pista de hielo, también se montaban atracciones de movimiento (norias, caballitos, etc) que cientos de niños y familias disfrutaban durante los días festivos. 

Bildu impedirá también que eso ocurra este año en Pamplona gracias a sus prioridades: un mercadillo para las asociaciones amigas de sus socios del cuatripartito que va a costar casi un millón de euros.

El consistorio había fijado en 1.000 euros el canon mínimo a pagar por el adjudicatario, pero el hecho de ser una pista exterior, sin otras atracciones y fuera del espacio infantil de la antigua estación de autobuses ha llevado a que ninguna empresa quisiera optar por el paseo de Sarasate

La idea de Asirón y su grupo era la de instalar la pista en la zona más cercana al Parlamento con un horario de mañana y tarde. El condicionado fijaba en 6 euros por persona y hora el uso de la instalación, si bien dejaba a criterio de las propuestas las tarifas y el canon a pagar. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Bildu vuelve a patinar: Pamplona se queda sin su clásica pista de hielo para las próximas Navidades