SOCIEDAD

Silencio atronador de Bildu: los abertzales no condenan el "acoso y persecución" a dos trabajadores municipales

El Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado una declaración en la que condena la "actitud intolerante de un grupo de personas frente al programa Coworkids".

Varios niños sentados en el suelo de un colegio. EDUARDO SANZ/EUROPA PRESS
Varios niños sentados. EDUARDO SANZ/EUROPA PRESS

La Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado este viernes una declaración en la que condena la "actitud intolerante de un grupo de personas frente a las personas responsables de la puesta en marcha del programa Coworkids".

La iniciativa ha sido presentada por Navarra Suma y ha recabado el voto a favor de PSN y Geroa Bai. Por su parte, EH Bildu se ha abstenido, ha informado el Consistorio pamplonés en una nota.

La declaración ha sido aprobada ante "los hechos ocurridos el 30 de diciembre cuando personal municipal (la directora del área de Acción Comunitaria y una letrada) acudió al centro comunitario de San Jorge y fue recibido con gritos, caceroladas y pitadas".

Ante ello, el Consistorio ha denunciado "el acoso y persecución a que fueron sometidas dos trabajadoras municipales en el desempeño de su función el pasado día 30 de diciembre en el barrio de San Jorge en un acto de protesta por la implantación del nuevo servicio de infancia Coworkids".

El Ayuntamiento muestra su "apoyo y solidaridad a las dos trabajadoras" e insta a "quienes pretenden presionar y amedrentar a los trabajadores municipales en el desarrollo de su trabajo, a que cejen en su actitud impositiva y sus acciones de acoso".

POSICIÓN DE BILDU

El grupo municipal de EH Bildu en el ayuntamiento de Pamplona ha explicado en una nota de prensa que por la información aportada en la Junta de Portaovces, entienden, "no hubo acoso personal a las trabajadoras municipales" en el centro de San Jorge.

Además, el partido ha defendido que cualquier asociación, entidad o colectivo de la sociedad civil y los equipos preventivos y las asociaciones vecinales, "tienen legítimo derecho a protestar sobre las decisiones que adopta la corporación municipal, siempre y cuando las protestas se hagan de manera pacífica y sin recurrir a la violencia".

De este modo, la formación abertzale ha decidido no apoyar el texto aunque han querido solidarizarse con las trabajadoras "en la medida en que pudieron sentirse increpadas por el vecindario".

"Creemos que es imprescindible conjugar el derecho al respeto entre personas y al trabajo libre de coacciones, con el no menos importante derecho a la libertad de expresión, si este se ejerce de manera pacífica", han concluido.

PARALIZAR EL PROGRAMA

Bildu también ha anunciado que el próximo jueves propondrá paralizar la puesta en marcha del programa Coworkids, revertir los acuerdos del 5 de noviembre que lo hicieron posible, auditar los procesos de contratación a dedo de dos cargos afines a Na+ y licitar de nuevo los contratos de los servicios preventivos "para garantizar la atención a la infancia en  situación más desfavorabl"e como se ha venido desarrollando durante los últimos 20 años en 8 barrios de la ciudad.

“Ha comenzado el año y como dijimos ni el nuevo servicio está en marcha, ni los planes anunciados cubren las necesidades de integración de quienes más lo necesitan y Coworkids sólo se ha demostrado como una herramienta eficaz para que Navarra Suma lleve a cabo su venganza política contra los equipos preventivos y coloque a dedo y sin procesos de selección reales a dos cargos afines a su estructura”, ha denunciado la coalición soberanista.

 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Silencio atronador de Bildu: los abertzales no condenan el "acoso y persecución" a dos trabajadores municipales