• martes, 24 de mayo de 2022
  • Actualizado 21:07

 

 
 

SOCIEDAD

Sin besos ni abrazos: así son las "visitas" que reciben los residentes en la Casa de Misericordia de Pamplona

De momento nadie puede entrar en el recinto aunque el Gobierno de Navarra lo permite desde el 1 de junio.

Los familiares con residentes en la Casa de Misericordia de Pamplona solo pueden hablar con ellos por teléfono o a una distancia de unos dos metros en la valla que separa el centro con la acera de la Vuelta del Castillo. Así son las "visitas". De momento, sin besos ni abrazos desde que se decretó el estado de alarma por el coronavirus. A partir del lunes 15 de junio ya podrán acceder al interior.

No obstante, los residentes en La Meca ya pueden salir a pasear por la zona verde, pero siempre dentro del recinto. El Gobierno de Navarra permite desde el 1 de junio las visitas de familiares, pero en este centro todavía no se puede acceder.

Desde este miércoles 10 de junio las residentes de las unidades convivenciales de las plantas II y III del Pabellón Sancho, han podido hacer uso del comedor habilitado en las instalaciones de la cafetería. Con la habilitación de este nuevo recinto, todas las personas residentes comen y cenan ya en sus distintos comedores. El uso de la cafetería como comedor, cerrada en los últimos meses al público, durará mientras se ultiman las obras del nuevo comedor correspondiente al Pabellón Sancho.

No hay novedades en el apartado médico, aunque están a la espera de nuevos resultados de pruebas PCR, que sirvan para facilitar nuevas altas médicas de personas que todavía se encuentran recuperándose del Covid-19.

Desde el pasado 5 de junio, la totalidad de las personas residentes que se habían reubicado en el complejo AH San Fermín de Burlada, se encuentran de vuelta en la Casa. Desde la Casa de Misericordia queremos agradecer a la propiedad de este establecimiento su generosidad a lo largo de todas estas semanas, en las que el hotel ha sido una extensión de nuestra institución.

La Meca está preparando el recinto que se destinará para las visitas a los residentes. Este recinto consta de diez carpas independientes, situadas en el jardín principal. Cuando las visitas sean permitidas por la autoridad sanitaria, se realizarán bajo un protocolo sanitario severo, con cita previa, por un solo familiar y con un tiempo máximo de media hora por residente y semana.

Las visitas, cuando lo decida la autoridad sanitaria, se podrán realizar siempre y cuando no  existan casos confirmados de COVID-19 o residentes en periodo de cuarentena por haber tenido contacto estrecho con alguna persona con síntomas o diagnosticada de esta enfermedad y se utilizará un sistema de cita previa. Todas las visitas se podrán realizar siguiendo el procedimiento acordado y con los equipos de protección adecuados al nivel de riesgo, tanto por parte de familiares como de residentes.

El protocolo de las visitas establece diversas medidas de prevención, tanto durante como después de la misma, como desinfección de manos y toma de temperatura, uso obligatorio de mascarilla quirúrgica tanto por parte del visitante como por parte del residente, así como la  distancia de seguridad de dos metros, evitando el contacto físico. Entre otras recomendaciones, se pide que la persona acuda directamente desde su casa por entender que si lo hace desde otros lugares más concurridos el riesgo de contagio es mayor

Así mismo, se establecerá un sistema de registro de visitas y se habilitarán espacios específicos para las visitas con circuitos de entrada y salida claramente señalizados.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sin besos ni abrazos: así son las "visitas" que reciben los residentes en la Casa de Misericordia de Pamplona