PREMIUM  PAMPLONA

Los bares del centro de Pamplona cuelgan el cartel de ‘se vende’: la norma sobre las terrazas pone en riesgo a negocios y familias

Así han mostrado su descontento los hosteleros ante alguna de las medidas del PEPRI como retirar cada mediodía las terrazas.

Los hosteleros del Casco Viejo de Pamplona protestan contra la ordenanza municipal con la campaña 'Se Vende'. IÑIGO ALZUGARAY
Los hosteleros del Casco Viejo de Pamplona protestan contra la ordenanza municipal con la campaña 'Se Vende'. IÑIGO ALZUGARAY  

Varios carteles de ‘se vende’ cuelgan este sábado en muchos de los bares del centro de Pamplona.

Se trata de una protesta que los propios hosteleros del Casco Antiguo están llevando a cabo por su disconformidad con algunos de los puntos que recoge la nueva ordenanza del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Antiguo (PEPRI), impulsado por el Ayuntamiento de Asirón.

En concreto, una de las normas que más controversia está causando es la de la retirada de elementos propios de la terraza de 14 a 16 horas en el Casco Viejo.

Un aspecto que parece tener enfrentados a los vecinos y a hosteleros del centro de Pamplona y que, sin embargo, no parece contentar a ninguno de los dos sectores implicados. De hecho, algunos de los bares ya han mostrado su descontento a través de las redes sociales. 

"Así quiere nuestro Ilustre Ayuntamiento nuestra calle más emblemática de las 14:00 a las 16:30 h., desierta y muerta. Para los vehículos y contenedores, todo lo demás, fuera", añadía el bar restaurante Chez Belagua.

El Ayuntamiento anunció que desde el pasado 7 de enero se ha empezado a avisar a los bares del centro de la capital navarra de que no podrían mantener los elementos propios de la terraza, tales como barriles y mesas, en el exterior durante ese horario destinado a carga y descarga.

Tras varios días recibiendo avisos, la mayoría de los negocios hosteleros accedieron, pero los que no lo hicieron han terminado sancionados.

Los hosteleros aseguran que se trata de una medida que tiene bastante impacto para sus bolsillos y podría llevarles a tener pérdidas que pusieran en riesgo algunos de los puestos de trabajo.

Por eso, en los carteles puede leerse también el número de empleados que tiene el establecimiento y las familias que se encuentran detrás de él y que podrían verse afectadas con algunas de las medidas recogidas en el PEPRI.

El Ayuntamiento de Pamplona ya reconoció que era “una cuestión compleja” y que iba a mantener algunas reuniones con los hosteleros. Sin embargo, parece que esos encuentros no han llegado a buen puerto.

Asimismo, la otra cara de la moneda son los vecinos que se quejan del ruido y las molestias de los bares en el Casco Antiguo y que también mostraron su rechazo a este plan al no sentirse escuchados por el Gobierno municipal de Asirón.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los bares del centro de Pamplona cuelgan el cartel de ‘se vende’: la norma sobre las terrazas pone en riesgo a negocios y familias